Inicio / Bosquejos Biblicos / ¿De donde proviene nuestra confianza?

¿De donde proviene nuestra confianza?

El Evangelio de Hoy

El Señor es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? El Señor es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?” (Salmo 27:1)

David era un rey conforme al corazón de Dios (Hechos 13:22), sin embargo, registra la Biblia que en una ocasión, David, propuso ante toda la asamblea de Israel trasladar el arca de Dios a Jerusalén, y para ello utilizó un carro nuevo (1 Crónicas 13:7).

Llevaron el arca de Dios con cánticos y alabanzas, hasta que un hecho transformó esa alegría en tristeza: Uza extendió su mano para sostener el arca porque los bueyes que la trasladaban tropezaron, y en ese instante la ira de Dios se encendió contra Uza y murió inmediatamente.

En la Biblia, los carros y los caballos significan el esfuerzo humano, es decir, cuando el hombre pone su confianza en métodos humanos. Un ejemplo de esto lo trae el propio salmista cuando declara:

Anuncios 1

Estos confían en carros, y aquéllos en caballos; más nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria.” (Salmos 20:7)

Muchas veces, aun como David, queriendo hacer algo para Dios confiamos más en los métodos y mecanismos humanos que en la dirección absoluta del Señor para perfeccionar Su voluntad en nuestras vidas.

Cuando queremos cumplir con la voluntad de Dios a nuestra manera, en el fondo le estamos diciendo a Dios que nuestro método es más inteligente y mejor elaborado que Su propósito eterno, esto es un claro reflejo de que no estamos depositando toda nuestra confianza en Él.

David aprendió a confiar en Dios en medio de las dificultades, de hecho, su seguridad aumentaba cuando se encontraba en situaciones de vida o muerte; en estos casos, vemos que David no se sentaba a planificar cómo derrotar a su enemigo (así fuere un ejército de acampando para matarlo) sino que clamaba intensamente por el socorro de Dios.

Danos socorro contra el enemigo, porque vana es la ayuda de los hombres“. (Salmos 60-11)

Anuncios 2

Muchas veces estamos en medio de una dificultad y pensamos que un familiar, un profesor, un amigo, o un compañero de clases o del trabajo, será quien nos podrá ayudar a solucionar nuestro problema, confiando en que será la persona idónea para guiarnos a tomar la mejor decisión, y olvidamos que claramente la Palabra de Dios nos dice que debemos buscarlo primeramente a Él y que la ayuda que nos pueda proporcionar el hombre, es vana.

Aprender a confiar en Dios no es un acto que comienza con un hecho y que se acaba allí, esto es una decisión que día a día se perfecciona en nuestro corazón. Muchas veces, para lo que nos resulta más fácil depositamos nuestra confianza en Dios, pero para las mayores dificultades, acudimos a los hombres.

Depositar nuestra certeza en Dios significa tener siempre un cántico nuevo de alabanza aun en medio de una situación difícil, depositar todas nuestras cargas en Jesús y saber que Dios nos dará mucho más de lo que les pidiéramos a nuestros padres terrenales (Mateo 7:9).

Imagínese que se unen los malignos, sus angustiadores y sus enemigos en su contra ¿Qué haría? Lo que hizo David, fue dirigir un cántico a Dios diciéndole que Él era Su luz y Su salvación, por lo tanto, no tenía nada de qué temer.

Conclusión

Anuncios 3

Sabemos que David, como ser humano, muchas veces se sentía acorralado por la persecución de sus enemigos, pero clamó al Señor y la respuesta de Dios fue que los malignos, sus angustiadores y sus enemigos tropezaron y cayeron; es decir, David no tuvo que diseñar una estrategia de guerra en contra de sus enemigos, porque Dios hizo la obra haciendo que ellos se confundieran entre sí.

Deja en manos de Dios todo aquello que te angustia, dirige al Rey tu canto y espera la respuesta, porque aunque un ejército acampe contra ti, tú socorro viene de Dios que hizo los cielos y la tierra.

© El Evangelio de Hoy. Todos los derechos reservados.

El evangelio del Dia.. Bosquejos para Predicar

Acerca Evangelio de Hoy

El ministerio Evangelio de Hoy existe con el solo propósito de proclamar el evangelio de Jesucristo a las naciones. Unase a nuestro ministerio y comparta la palabra de Dios con sus hermanos. Envíenos sus predicas cristianas, bosquejos biblicos, y mensajes cristianos para ser publicado.

Revise

Predicas Cristianas - El Pablo del evangelio

Promesa cumplida

Evangelio del Dia.. Confía en Dios y Sus promesas, deposita toda tu fe en Él, y permite que tu vida y testimonio sean para siempre glorificar a Dios...