Inicio / Predicas Cristianas / Compra la verdad y no la vendas

Compra la verdad y no la vendas

Predicas Cristianas

INTRODUCCIÓN

Es terrible para una persona, para un matrimonio o para una nación, ignorar la verdad. La ignorancia de la verdad atrae catástrofes en la vida. Ojalá Dios te marcara hoy para que desearas con todo tu corazón, no solamente conocer la verdad sino también abrazarla y caminar en ella.

Si no conoces la verdad, si no la abrazas y caminas en ella te queda una sola opción y es vivir engañado y confiar en mentiras. Y eso significa que cuando tú abrazas la mentira, tomas decisiones conducido por el engaño. Si conoces la verdad y la abrazas, tú tomas decisiones de acuerdo a ella y la verdad te alumbra y te guía.

Una mujer se juntó con un hombre que no quiere saber nada del evangelio; ella se convirtió después de haberse juntado con él y de esto han pasado muchos años. Una vida triste, desgraciada, él nunca se ha querido casar, y la mujer está muy afligida. Ella le echa la culpa al marido que es celoso, malo y no quiere saber nada con Dios; también hace responsable de su desgracia a su familia.

Anuncios 1

La mujer anda buscando a quién echarle la culpa fuera de ella. Yo le hice ver que cuando eligió al hombre, no tenía una revelación correcta acerca de la persona con quién ella tenía que unirse. La verdad te guía a cocinar, al trabajo que debes desempeñar; la verdad te guía en todos los aspectos de tu vida, así como criar a tus hijos y te ayuda para que tu matrimonio funcione bien.

A quien conoce la verdad, el matrimonio y la crianza de los hijos les funciona bien. Algunos padres señalan que han hecho todo bien en cuanto a la crianza de sus hijos, pero no entienden por qué su hijo les salió mal. Si tus hijos te salieron mal, seguramente has hecho todo mal. Tu hijo chiquito era completamente inocente pero luego se volvió rebelde y no supiste cómo trabajar esa rebeldía, te faltó luz.

¡Necesitamos conocer la verdad y abrazarla!, y el dueño de la verdad es Dios. Si necesitas conocer la verdad debes buscar a Dios y por sobre todo, amarlo con todo tu corazón. Quien ama a Dios entra en intimidad con Él; Dios no les da perlas a los chanchos, pero a quienes le aman, les da su revelación y les abre su corazón. ¡Los que le aman tienen abundancia de revelación! La verdad no es matemática, física o filosofía; la verdad la revela Dios. La verdad es revelación y Jesús declaró: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” (Juan 8:6). También dijo: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12).

Cuando hay mucho suicidio en el país es por falta de luz; cuando hay deserción escolar, es por falta de luz. Cuando la deuda de un país se va a más del doble en el período de gobierno de turno es falta de luz.

Si hubiera luz y se conociera la verdad, estas cosas no sucederían.

Durante muchos años ninguna de las empresas del estado era deficitaria, ahora hay muchas así, y cuando estas cosas ocurren, está faltando conocimiento de la verdad, ya que ésta nos guía por un buen camino.

Anuncios 2

Algunos dicen que la deuda del país se ha triplicado lo que significa que cuando ya no estemos, les dejaremos un legado de endeudamiento a nuestros hijos y nietos. ¡No hemos vivido sabiamente y con falta de luz! Yo no le echo la culpa al estado ni a los funcionarios públicos, tampoco a los políticos, aunque tengo ganas.

Ustedes son la luz del mundo, dijo Jesús a sus seguidores. ¡La falta de luz en un país es responsabilidad nuestra! Vosotros sois la luz del mundo…vosotros sois la sal de la tierra. Si la iglesia accede a la luz y obra conforme a la luz, el país va a mejorar.

NEHEMÍAS REEDIFICA LOS MUROS DE JERUSALÉN

Nosotros dimos comienzo a un ayuno de veintiún días porque queremos ver la nación transformada por el poder de Dios. Leemos en Nehemías 1:1: “Palabras de Nehemías hijo de Hacalías. Aconteció en el mes de Quisleu, en el año veinte, estando yo en Susa, capital del reino…” Nehemías era un cautivo más de Israel y llevaba setenta años en cautiverio.

En ese momento estaban bajo dominio persa. Hoy en día es Irán. ¡Éstos son los que quieren aplastar a Israel! Continúa diciendo Nehemías: “… vino Hanani, uno de mis hermanos, con algunos varones de Judá, y les pregunté por los judíos que habían escapado, que habían quedado de la cautividad, y por Jerusalén. Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego. Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos”.

Anuncios 3

Sobre Nehemías cayó un peso muy grande por los hijos de Israel. Dios tenía un plan con él. Nehemías estaba bien, era copero del rey; si bien era un esclavo, era un “esclavo de primera”. Vivía en el palacio y tenía un grado de confianza por parte del rey. Él era quien probaba el vino y luego se lo daba al rey. Ese cargo era muy importante porque en aquel entonces cuando querían matar a un monarca envenenaban el vino o la comida, así que el copero del rey era una persona importante. Digamos que estaba acomodado.

Nehemías no tenía necesidad de ir a Jerusalén ni de preocuparse por nada. Él y su familia estaban bien y comían de los manjares del rey. Pero de pronto Dios viene con un plan.

Evidentemente Nehemías era un hombre sensible a Dios, y señala la Biblia que cuando se enteró que los muros estaban caídos, las puertas quemadas y el pueblo estaba en gran afrenta, muy mal, este hombre se sintonizó inmediatamente con la situación, se sentó y lloró, entonces oró y ayunó. ¿Por qué? Porque comenzó a buscar en Dios qué hacer con esa circunstancia.

La ciudad llevaba setenta años destruida, pero cumplidos los setenta años, Dios despierta a Nehemías y éste comienza a clamar y a llorar delante de Dios para que pase algo en Jerusalén. Cuando la luz viene, comenzamos a interesarnos en cosas en las que nunca nos interesamos. ¡Cambiamos las prioridades cuando somos alumbrados por la verdad!

Fue terrible saber que todos los muros de la ciudad estaban caídos, o sea que había desprotección, al estar caídos los muros. Hay desprotección en la iglesia o en las familias cuando los muros están caídos. Hay desprotección en las personas cuando sus muros de defensa están caídos. ¿Qué son los muros de protección?

Acerca Jorge Marquez

Jorge Marquez
Misión Vida para las Naciones. Dirección: Av. 8 de octubre 2335, Montevideo, Uruguay. TEL: (598) 2402 7777

Revise

Evangelio de Hoy - Siempre tendrás aceite

Siempre tendrás aceite

Evangelio de Hoy.. Siempre tendrás aceite mientras tengas vasija en qué recibirlo; el Señor nunca dejará de llenar tu vasija de unción fresca si mantienes una en tu corazón dispuesta a ser llena de la Palabra y del amor de Dios; si tienes vasijas ocupadas con cosas que no agradan al Señor, desocúpalas..

Deja un comentario