Inicio / Bosquejos Biblicos / La sobrenaturalidad de Dios

La sobrenaturalidad de Dios

Evangelio de Hoy – Bosquejos Biblicos

INTRODUCCIÓN:

La palabra promesa proviene del término griego “epangelia” y significa “aviso para la información, el asentimiento o el compromiso. Un divino aseguramiento de lo bueno” de manera que en otras palabras lo que Dios desea hacernos entender es que cuando el promete algo pase lo que pase lo cumple.

Dios anhela revelarnos su sobrenaturalidad, Dios anhela que nosotros seamos testigos de su grandeza, Dios anhela que así como el pueblo de Israel nosotros participemos todo el tiempo de sus maravillas, pero antes es necesario que activemos algunos principios que son irrelevantes, para que se active en nosotros la plenitud de su gran poder.

DESARROLLO DEL SERMÓN:

Aspectos que en la activación de la sobrenaturalidad de Dios:

1. Debemos convencernos de que nuestro Dios es todopoderoso:

Éxodo 15:11 “¿Quién como tú, Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios?”

Salmo 136:3-9 “Alabad al Señor de los señores, porque para siempre es su misericordia; al único que hace grandes maravillas, porque para siempre es su misericordia; al que hizo los cielos con entendimiento, porque para siempre es su misericordia; al que extendió la tierra sobre las aguas, porque para siempre es su misericordia; al que hizo las grandes lumbreras, porque para siempre es su misericordia; el sol para que señoree en el día, porque para siempre es su misericordia; la luna y las estrellas para que señoreen en la noche, porque para siempre es su misericordia”

Jeremías 32: 17 “¡Ah, Señor Jehová!, tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder y con tu brazo extendido. Nada hay que sea difícil para ti”

2. Debemos dejar de vivir en base a lo que vemos y empezar a vivir en base a lo que no vemos:

La Biblia habla de tres clases de hombres: hombres naturales, hombres carnales y hombres espirituales ¿Qué características posee cada uno de ellos?

El hombre natural es aquel que vive apoyado en su intelecto y sus emociones. La palabra dice que ellos no perciben las cosas del Espíritu, sino por el contrario consideran que ellas son locura (1 Corintios 2: 14)

El hombre carnal es aquel que aunque ha conocido a Dios vive como si nunca lo hubiera conocido. El hombre carnal es aquel cristiano que no madura y aunque ha oído y ha visto el poder de Dios le cuesta creer y moverse en lo sobrenatural. La diferencia entre el hombre natural y el hombre carnal es que los naturales buscan siempre soluciones basadas en la lógica a sus problemas, en cambio el carnal no cree que haya una solución a sus problemas.

El hombre espiritual es aquel que ha aprendido a creer no solo que Dios existe, sino que todo lo que el dice es real. Es aquel que como el apóstol San Pablo ha aprendido a moverse no por vista, sino por fe; en otras palabras es aquel que se mueve no en base a lo que dicen las circunstancias, sino en base a lo que dice Dios.

Reflexionemos ¿Qué clase de gente somos? Es necesario si queremos empezar a ser testigos del poder de Dios nos movamos de posición.

3. Debemos convertirnos en gente obstinada por la sobrenaturalidad de Dios:

Las personas obstinadas son aquellas personas “tercas”, persistentes, capaces de mantener pase lo que pase un deseo.

Una cosa es estrellarnos con un milagro, y otra cosa es procurar un milagro. Ahora, la diferencia entre los que se estrellan con los milagros y los que los procuran es que aquellos que accidentalmente se encontraron con el poder de Dios no valoran ni cuidan tal privilegio y por eso lo pierden pronto; pero aquellos que procuran el poder de Dios lo valoran tanto que no dejan que nada ni nadie los separe de él, y por eso caminan siempre de victoria en victoria y de bendición en bendición.

Ejemplos de gente obstinada:

Eliseo (2 Reyes 2: 1-14) Aunque trataron de desanimarlo con comentarios mal intencionados, él siguió a Elías hasta el día de su partida, y esto atrajo una doble porción del Espíritu de Dios en su vida.

Bartimeo (Lucas 10: 46-52) Aunque quisieron callarlo, él no estaba dispuesto a desaprovechar la que podría ser su única oportunidad para recibir el milagro que había anhelado toda su vida, y gritó mas fuerte. Jesús lo escuchó y lo bendijo con su poder sanador y salvador.

La mujer siro fenicia (Marcos 7: 24-30) La fe de esta mujer fue ampliamente desafiada, sin embargo su obstinación y determinación para recibir su milagro produjeron un gran milagro en la vida de su hija.

Zaqueo (Lucas 19: 1-10) La palabra enseña que este hombre quería ver a Jesús pero por causa de la multitud y de su estatura no le era posible. De manera que tomó la decisión de subirse a un árbol sin importar lo que la gente pudiera decir por causa de su condición social, y aunque había tanta gente alrededor del maestro solo este hombre tuvo el privilegio de atenderlo personalmente en su casa.

CONCLUSIÓN Y MINISTRACIÓN:

La Biblia registra otras historias de personas que estaban dispuestas a hacer lo que fuera necesario con tal de disfrutar del poder de Dios pero no podemos mencionarlas por el tiempo. Sin embargo es necesario que hagamos conciencia del desafío que Dios nos está proponiendo en este tiempo. Hemos dicho que este año es el año de la sobrenaturalidad de Dios, pero si queremos ser partícipes de ella debemos:

1. Convencernos de que el es todo poderoso
2. Dejar de vivir como si fuéramos hombres naturales o carnales y empezar a movernos como gente que le cree a Dios.
3. Debemos convertirnos en gente obstinada por la sobre naturalidad de Dios.

Aleluya.

Acerca Evangelio de Hoy

El ministerio Evangelio de Hoy existe con el solo propósito de proclamar el evangelio de Jesucristo a las naciones. Unase a nuestro ministerio y comparta la palabra de Dios con sus hermanos. Envíenos sus predicas cristianas, bosquejos biblicos, y mensajes cristianos para ser publicado.

Revise

Bosquejos Biblicos - El servicio de Dios

Oportunidades de Dios

Evangelio del Dia.. Bosquejos para Predicar.. En éste momento vamos a ver cinco maneras en que Dios le hizo un llamado muy particular a Israel para arreglar sus vidas y la nación entera no entendió el idioma de Dios y la desgracia fue inevitable. Que Dios nos dé entendimiento para poder comprenderle y no echar..

Deja un comentario