Inicio / Bosquejos Biblicos / La justicia comienza por casa

La justicia comienza por casa

Bosquejos Biblicos:

Texto: Job 11:13-18

Introducción

Normalmente nos quejamos de las injusticias que vemos en la sociedad, de las injusticias que se cometen en el país por los gobernantes, nos molestan y hasta nos indignan. Pero muchas veces pasamos por alto o no vemos las injusticias que cometemos en nuestro propio hogar, o las injusticias que cometemos contra nuestra propia familia.

En los versículos 15 al 18 vemos un estilo de vida que todos queremos tener, sin miseria, sin temor, con confianza, con esperanza. Pero la condición para ese estilo de vida la encontramos en los versículos 13 al 14: disponer el corazón, buscar a Dios, quitar la iniquidad pero también hay algo que quizás es lo que nos esta robando la bendición de nuestro hogar: no consentir que more en nuestra casa la injusticia.

Y ahí hay una palabra que tenemos que tomar muy en cuenta: consentir, pues eso significa permitir o dejar que se haga una cosa, quiere decir que si hay injusticias en nuestra familia, en nuestro hogar, es porque nosotros lo estamos permitiendo o dejando que ocurran, o nosotros las estamos cometiendo.

Tenemos que saber que Dios es un Dios de justicia, y por eso mismo nosotros como sus hijos tenemos que ser personas justas en el trato con los demás.

En la palabra de Dios hay advertencias para aquellos que están edificando sus familias sin justicia (Jeremías 22:13)

En este versículo hay dos palabras que son muy importantes en la familia: justicia y equidad. Definamos que son justicia y equidad:

Justicia: dar a cada uno lo que le pertenece o le corresponde.

Equidad: dar a cada uno lo que merece y también ser imparcial en el trato o un reparto.

Como podemos aplicar la justicia y la equidad en nuestro hogar para que la bendición, la paz, la esperanza de nuestro Dios venga sobre nuestra familia

I. Impartiendo disciplina con equidad (Hebreos 12:5-6)

Dijimos que equidad significa darle a cada uno lo que merece, en el caso de la disciplina es darle a cada persona lo que sus actos merecen. ¿No es cierto que nos molesta y decimos que meten preso al que se roba una gallina y dejan libre al que mato a una persona?

El versículo nos dice que Dios a quien ama disciplina y azota al que toma por hijo, el disciplina con equidad: pastores, servidores, borrachos, ladrones, etc. Reciben de Dios la disciplina o el castigo.

Muchas veces pasamos por alto el castigo de nuestros hijos pero somos muy drásticos y duros con los hijos de nuestra pareja o viceversa, muchas veces pasamos por alto todas las faltas de nuestra hija y no dejamos pasar ni un pequeño error de nuestro hijo.

Muchas veces nuestro hijo tiene permiso de hacer lo que le da la gana y nuestra hija no tiene permiso ni siquiera de salir a la puerta de la calle.

II. Siendo justos en el trato con nuestro hijos (Génesis 25:27-28)

Si hay algo que daña el corazón de nuestros hijos es que no los tratemos con justicia, pues somos parciales, tenemos un hijo preferido que tratamos mejor que a los demás. Muchas veces hemos fracasado en matrimonios anteriores y nos hemos unido con personas que vienen con sus hijos, y es una injusticia velar solo por el bienestar de los nuestros y desatendernos de los de nuestra pareja.

No es bueno que consintamos que nuestros hijos vean mal o menosprecien a los hijos de nuestra pareja (Jueces 11:1-2) muchas veces nos damos cuenta de las injusticias, menosprecios, humillaciones que nuestros hijos les hacen y no hacemos nada para evitarlo.

III. Reconociendo que nuestros hijos no merecen tener el corazon dañado con el rencor (Proverbios 22:11)

¿Quien no quisiera que sus hijos sean amigos del rey? Hablando en terminos espirituales, ¿quien no quisiera que sus hijos sean amigos de Dios?

El versículo que hemos leído nos dice para ser amigos del rey tenemos que procurar la limpieza del corazón.

Pero que triste realidad es que nosotros los padres en lugar de buscar que nuestros hijos tengan un corazón limpio que agrade a Dios, se los contaminamos con nuestros rencores, con nuestros enojos, con nuestros odios.

¿Por qué vamos a tratar de poner en contra el corazón de un hijo hacia un padre? Hay malos esposos que son excelente padres, porque vamos a querer que nuestros hijos odien a la familia de su papa.

IV. Siendo equitativos en la administración de las finanzas familiares (Proverbios 11:24)

El salario familiar es para cubrir las necesidades de toda la familia, para ser repartido equitativamente según las necesidades de los miembros de la familia.

  • Cuando estamos siendo equitativos ni justos en la administración de nuestras finanzas
  • Cuando hacemos gastos o tomamos deudas sin consultar con nuestra pareja
  • Cuando gastamos solo en nuestros caprichos sin ver las necesidades de la familia.
  • Cuando no permitimos que ayudemos a nuestros hijos que no viven con nosotros y que no son de este matrimonio.
  • Cuando por mantener un vicio no proveemos para el sostenimiento de nuestra familia.
  • Cuando somos impulsivos para gastar lo que es de nuestra familia.
  • Cuando solo queremos ayudar a nuestra familia y no a la familia de nuestro cónyuge.

V. Honrando a nuestros padres y aprovechando con agradecimiento lo que se nos dan (Efesios 6:1-3)

No es justo que nuestros padres se maten trabajando para que los hijos no aprovechen ni valoren todo el esfuerzo que los padres hacen.

© Oscar Flores. Todos los derechos reservados.

El Evangelio de Hoy: Bosquejos para Predicar

Acerca Pastor Oscar Flores

Pastor Oscar Flores
Pastor de Tabernáculo Bíblico Bautista Amigos de Israel de Santo Tomas desde el año 2009, graduado en el Seminario Teológico Bautista de El Salvador, y ordenado al pastorado. Siempre estoy agregando nuevos bosquejos que espero que sean de bendición para sus vidas y para sus ministerios. Whatsapp: +503 6313-7669

Revise

Bosquejos Biblicos - El servicio de Dios

Oportunidades de Dios

Evangelio del Dia.. Bosquejos para Predicar.. En éste momento vamos a ver cinco maneras en que Dios le hizo un llamado muy particular a Israel para arreglar sus vidas y la nación entera no entendió el idioma de Dios y la desgracia fue inevitable. Que Dios nos dé entendimiento para poder comprenderle y no echar..

Deja un comentario