Bosquejos Biblicos - Ministremos a otros

Ministremos a otros

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos Texto Biblico: Hechos 9.10-19; 22.12-16

Introducción:

Cada vez que prestamos un servicio a un hermano o amigo, debemos hacerlo con la idea que estamos sirviendo a Dios. Procuremos que nuestro servicio a otro sea un DISFRUTE y no una carga. Pablo dice que hay que servirles a todos, pero especialmente a los de la familia de la fe (Gálatas 6.10).

Estudiemos el ejemplo de Ananías, quien ministró a Saulo:

I. FUE COMISIONADO POR EL SEÑOR (Hechos 9.10-16)

A. Dios habla de machas maneras (Hebreos 1.1). A Ananías le habló en visión (vers. 10)

B. Dios también le había hablado a Saulo en visión (vers. 12)

C. Dios ya había escogido a Pablo, pero quería que Ananías lo ministrara para darle mayor bendición (vers. 15)

D. Nosotros hemos sido comisionados por el Señor para que ministremos a otros; pero no impongamos las manos con ligereza (1 Timoteo 5.22)

E. La ministración no se limita a imponer manos y orar por otros. Es algo más que eso.

II. DETALLES DE LA MINISTRACIÓN DE ANANÍAS

¿Qué hizo Ananías por Saulo?

A. Le ministró sanidad (9.17-18)

B. Le ministró el bautismo en el Espíritu Santo (9.17)

C. Lo bautizó en agua (9.19; 22.16)

D. Le profetizó (22.14-15)

III. NOSOTROS DEBEMOS MINISTRAR A OTROS

A. Debemos anhelar ser llamados por Dios a ministrar a otros en ocasiones especiales.

B. No sólo oremos por las personas, también ministremos hablándole de Dios, profeticémosle.

C. Dios nos llamará en algún momento a ministrar a alguien que nos ha hecho daño, y tenemos que hacerlo.

Conclusión:

Cada uno de nosotros podemos ser un Ananías, y los Saulos son los amigos, familiares y hermanos en Cristo que nos piden una ayuda espiritual. DISPONGÁMONOS A MINISTRAR A OTROS

© Miguel Angel Robles. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy.. Bosquejos para Predicar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *