Inicio / Bosquejos Biblicos / La belleza de una mujer de Dios

La belleza de una mujer de Dios

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos.. Texto de la Predicación: 1 Pedro 3:1-6

Introducción

A partir de ahora, Pedro comenzará a hablar a las mujeres de estas diversas congregaciones en Asia Menor. Muchas de estas hermanas habían llegado al Señor. Escucharon y creyeron en el evangelio.

Pero al parecer, sus maridos aún no habían creído en el evangelio. Así que muchas de estas hermanas estaban casadas con hombres incrédulos.

Esto, por supuesto, sería un choque muy grande para su fe. Porque tendrían que someterse a hombres que no tenían temor del Señor. Y cualquiera podría pensar que, entonces, bajo la incredulidad de su fe, ellas ya no debían someterse a sus maridos.

Anuncios 1

Sin embargo, Pedro muestra lo contrario. Dice: “Mujeres, estad sujetas a vuestros maridos. También a los que no creen en la Palabra” (vers. 1). Su función como mujeres seguía siendo la misma, sin importar quiénes fueran sus esposos.

De esta manera, Pedro nos muestra que el carácter de una mujer virtuosa siempre será la misma, independientemente de la condición en que se encuentre: soltera o casada; con un hombre creyente, o uno incrédulo; con un hombre maduro, o un inmaduro.

Y el texto nos muestra tres cosas que hacen a una mujer hermosa:

  • Conducta
  • Carácter
  • Su temor del Señor

Desarrollo

 I. Su conducta

a. El versículo 2 dice que el marido será ganado: “al observar su conducta casta”.

La palabra “casta” también puede traducirse como pura, recta, sin pecado, sin culpa, y hace referencia a una mujer que vive conforme al evangelio de Cristo. Una mujer santa, piadosa, consagrada, apartada del mal, de las calumnias y las mentiras.

Anuncios 2

Esta palabra indica que la mujer debe ser “libre de culpa”, no porque ella ya no cometa ningún pecado; de hecho, el esposo viviendo tan cerca de su mujer conoce sus secretos más oscuros. Libre de culpa significa que la mujer lleva una vida tan ejemplar que, a pesar de que el esposo conozca lo peor de ella, la considera como una mujer virtuosa.

b. El versículo 2 también debe dice que debe ser “respetuosa”.

Y yo agregaría, “respetuosa” con su marido. Una de las fallas más grandes de las mujeres cristianas es que tratan a sus esposos con aspereza y con ira. Les hablan a sus maridos como si fueran sus hijos, los tratan como niños y como superiores a ellos.

Sin embargo, esto es contrario al evangelio. Una mujer virtuosa reconoce que su marido es mayor en autoridad que ella. Y aunque sabe que tiene fallas, y que ciertamente a veces puede comportarse como un niño, lo trata como un hombre.

No toma las decisiones por él, como si no tuviera la capacidad de hacerlo. Lo aconseja, pero confía en que tiene la sabiduría para tomar las decisiones del hogar. No habla mal de él con su familia. En donde quiera que se encuentre, reconoce a su marido como mayor que ella, y lo adula y lo exalta frente a los demás.

Anuncios 3

Allí tenemos el ejemplo de Sara. Pedro dice que Sara fue un ejemplo de una mujer respetuosa que llamaba a su marido “señor”. Y quiero destacar que no se trata de que usted le diga a su marido “sr” acompañado del nombre o del apellido. Sino que con su actitud reconozca que su esposo es cabeza, y señor del hogar sobre usted.

c. El beneficio de una mujer así.

Y lo que dice el texto es que esto es lo que hace que una mujer se gane a su marido. El pasaje dice que los hombres serán ganados, no por las palabras, sino por esta conducta.

Acerca Jose R. Hernandez

Avatar
José R. Hernández; educación cristiana: Licenciatura en Teología, y Maestría en Teología. Fundador de Nuevo Pacto Corporation, dba. "Ministerio El Nuevo Pacto" en el año 1999.

Revise

Nuestra fe opera por amor

Evangelio hoy, en el mundo aprendemos una manera de entender el amor muy lejos de la manera como Dios lo ha establecido; aún los creyentes en Cristo ..