Inicio / Bosquejos Biblicos / ¿Cómo traer a los que se han desviado?

¿Cómo traer a los que se han desviado?

Bosquejos Biblicos

Evangelio de Hoy.. Texto de la predicación: Mateo 18:5-14

Introducción

Carlos era un hombre cristiano de 25 años, y tenía un tiempo ya en el cristianismo. Pero desde hace algunos años, Carlos había empezado a tener muchos problemas en su vida espiritual. Empezó a afanarse por las cosas de este mundo, y eso llevó a que dejara de congregarse. Su vida devocional, la oración y meditación de la Escritura eran cosas que pertenecían al pasado, ya había olvidado lo que significaba dedicar un tiempo a solas a Dios.

Como consecuencia, Carlos comenzó a tener problemas en su matrimonio, su participación era poca en las cosas de la Iglesia. Carlos se estaba alejando de Dios. Y los cristianos de su congregación fueron la causa de que él terminara de apartarse de Dios. Ellos no supieron cómo tratar la desviación de Carlos.

Unos empezaron a quejarse y hablar mal de él a escondidas; Otros decidieron que era mejor para ellos alejarse de una persona desviada; algunos fueron tan indiferentes que ni siquiera se habían percatado que Carlos tenía varias semanas sin asistir. Carlos sintió el rechazo de la congregación, perdió completamente el ánimo, y se apartó completamente del cristianismo.

Anuncios 1

Este relato de Carlos es una demostración de cómo nuestra actitud hacia la desviación de un hermano puede tener inmensas consecuencias en su vida espiritual. Cuando nos volvemos orgullosos y rechazamos al hermano desviado, hay una gran posibilidad de que se aleje completamente de Dios. Lo que hacemos o lo que dejamos de hacer puede hacer que un hermano perdido tropiece y termine de rechazar el evangelio.

En esta historia, los discípulos que vieron la transfiguración no supieron tratar con los hermanos que no habían podido sacar el demonio. En vez de consolarlos, animarlos, y fortalecerlos, se pusieron a discutir quién era el mejor entre ellos.

Pero Jesús les dio una gran lección, cuando dijo: “Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como éste, a mí me recibe.” (vers. 6). Cada creyente tiene un valor para Dios. Jesús dice que somos sus pequeñitos, y que por tanto, debemos recibirnos a otros.

Jesús nos muestra el gran valor que tenemos para Dios.

Proposición: Ya que nuestros hermanos son los pequeñitos de Dios, debemos recibirlos:

Anuncios 2

  • 1. Porque Dios es celoso con ellos
  • 2. Porque Dios rescata al desviado

Desarrollo

I. Porque Dios es celoso con ellos

A. Una prohibición.

El Señor comienza dando una advertencia en contra de los tropiezos. Nos prohíbe que hagamos a caer a los hermanos. En el contexto, esto significa que debemos evitar empeorar la condición espiritual de algún hermano por nuestro pecado.

Los discípulos que vieron la transfiguración despreciaron a los que no habían podido sacar un demonio. Y nosotros también tenemos formas de ser tropiezo para otros.

Una vez conocí a un ministro que cometía muchos errores y pecados en su ministerio. Y algunos hermanos de la congregación en vez de ser una ayuda para que mejorara en su servicio, sus quejas hicieron la vida de este hombre imposible. Eso engendró que el pastor quisiera abandonar el ministerio, en vez de mejorar en Él.

Anuncios 3

B. Una advertencia

Pero el Señor quiere que tengamos temor. Dios nos muestra que tiene un amor celoso por suyos. Por eso dice.

Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar” (vers. 6).

Una piedra de molino de burro era un instrumento antiguo que se usaba para moler el trigo, y hacer la harina para el pan. El molino era de la siguiente manera: Había una piedra grande en forma de plato donde se echaba el trigo. Encima se ponía una piedra grande y pesada que cuando se movía molía el trigo. Esa es la piedra a la que se refiere Jesús. Pero era tan pesada que ningún hombre podía cargarla.

La piedra llegaba a pesar una tonelada o más. Y por eso, esta piedra era amarrada a un burro, de manera que cuando el burro caminara alrededor del plato, la piedra se moviera y moliera el trigo. La piedra era tan pesada que tenía que a usarse un animal de carga para moverla.

Por lo que amarrarse una de estas piedras en el cuello y echarse a las profundidades del mar es una muerte segura, dolorosa y terrible. Amarrarte esto en el cuello y echarte al mar puede hacer que mueras ahorcado, que el peso de la roca te estrangule la tráquea, e incluso si se dan las condiciones apropiadas te puede quitar la cabeza.

Acerca Ricardo Hernández

Avatar
Servidor de nuestro Señor Jesucristo. Entregue mi vida a Cristo hace más de 20 años, y me gusta compartir los mensajes cristianos que Dios pone en mi corazón.

Revise

Bosquejos Biblicos.. ¿Por qué debo leer la genealogía de Mateo?

¿Por qué debo leer la genealogía de Mateo?

Evangelio de Hoy.. Bosquejos Biblicos.. La genealogía de Mateo tiene mucho que decirnos sobre Dios, sobre Cristo y sobre nosotros. Dios es Fiel, Jesucristo...