Mensajes Cristianos.. La fortaleza está en Cristo

¿Mi vida sin Cristo? Parte 2

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos Cita Bíblica: «Respondió la mujer y dijo: No tengo marido. Jesús le dijo: Bien has dicho: No tengo marido; porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido; esto has dicho con verdad.» Juan 4:17-18

INTRODUCCIÓN:

El domingo pasado predicamos la primera parte de éste sermón, llegamos a la conclusión que indiscutiblemente la vida que ahora llevamos es superior en todos los aspectos a la vida que llevábamos sin Cristo.

Hemos aprendido a valorar la vida. Hemos aprendido a comparar y no vendernos por nada, no cambiamos por nada y no retrocedemos por nada, ya que en Cristo tenemos lo que siempre habíamos querido.

Vimos el ejemplo de tres personajes que no cabe la menor duda que sus vidas después de haberse encontrado con Cristo no volvieron a ser las mismas. Y que sus vidas, sin ese toque divino de Jesús, hubieran seguido siendo las mismas vidas sin esperanza y sin transcendencia.

Ellos fueron:

  • 1. El Paralítico de Betesda (38 años paralítico)
  • 2. El Ciego de Jericó (desde su nacimiento)
  • 3. Uno de los 10 Leprosos

Ahora concluiremos con las vidas de otros que no volvieron a ser los mismos, y que nos animan a verdaderamente a apreciar lo que Cristo representa en la actualidad en nuestras vidas.

1. La Mujer Samaritana (Juan 4:17-18)

A. De brazo en brazo
B. Quizá conocida como una mujer fácil
C. Cinco intentos en su vida de querer formar un hogar
D. Una mujer probablemente insatisfecha
E. Pero llega Cristo a su vida, y las cosas ya no fueron iguales
F. No solo cambió su vida, sino también la vida de muchos de los residentes de esa ciudad.
G. Muchos llegaron a conocer a Cristo por el cambio en la vida de una sola persona.

Juan 4:39-42 «Y muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por la palabra de la mujer, que daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho. 40 Entonces vinieron los samaritanos a él y le rogaron que se quedase con ellos; y se quedó allí dos días. 41 Y creyeron muchos más por la palabra de él, 42 y decían a la mujer: Ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo.«

2. La vida de Zaqueo

Lucas 19:1-10 «Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. 2 Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, 3 procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. 4 Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. 5 Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. 6 Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. 7 Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. 8 Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. 9 Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. 10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.«

NOTA: Si zaqueo no hubiese tenido un encuentro con Cristo ¿Qué hubiese sido de su vida?

A. Seguiría robándole al pueblo
B. Seguiría defraudando a los que pagaban impuestos
C. Seguiría condenado
D. NO sería bienvenido en muchos hogares de Palestina, por ser un traidor al pueblo judío.
E. Pero llega Cristo a su vida, y las cosas no fueron iguales

NOTA: La historia de Zaqueo ha sido usada quizá por todos los pastores y predicadores en el mundo. Ha sido muy usado para evangelizar y traer a miles de almas para Jesús.

3. La vida suya y la mía

Efesios 2:1-7 «Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. 4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), 6 y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, 7 para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.«

NOTA: Se puesto usted a pensar; si no hubiésemos tenido un encuentro con Cristo. ¿Qué sería de nuestra vida hoy?

A. ¿En qué condición estaría nuestra familia?
B. Muchos nos hemos casado con personas que conocimos en el evangelio
C. ¿Qué fuera de su economía?
D. ¿Se recuerda cuál fue el problema ó que situación estaba viviendo, cuando acepto a Cristo?
E. Cuando llegó Cristo a nuestra vida, las cosas ya no fueron iguales

Conclusión

Su vida y la mía ya no son la misma.

• Siga trayendo a otros a Cristo
• Si todavía no lo ha recibido. ¿Qué será de su vida mañana?

Acepte a Cristo hoy.

Para leer la primera parte haga clic aquí

© Simeón Caycedo Castaño. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy… Bosquejos para predicar

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.