Bosquejos Biblicos.. El deber de un hijo

El deber de un hijo

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos

Bosquejos para Predicar Texto Bíblico: Efesios 6:1-3

INTRODUCCIÓN

Esta es la época del furor de aplicaciones, redes sociales y medios de comunicación flexible que permite la interacción con muchas personas en el mundo, los retos dentro de esta misma ventaja tecnológica han hecho que el valor del amor y respeto se desvíen, y sin ser extremista, se pierda la honra por nuestros padres que lo han dado todo y aun así, si no lo dieron todo por nosotros igual la biblia es clara en decirnos que debemos honrar nuestros padres para tener larga vida la cual es una promesa Efesios 6:2-4.

Teniendo en cuenta que la palabra de Dios nos indica con claridad la importancia del respeto y amor a nuestros padres. Vamos a conocer dos deberes de un hijo frente a esta autoridad puesta por Dios para cuidarnos en la tierra.

Debemos Obedecer

Sí, en Efesios 6:1 se nos indica la obediencia como un mandato, no es una opción, es algo que debemos hacer como hijos.

La palabra obediencia se a desdibujado al pasar de los años, ahora quien obedezca es una persona sumisa sin criterio para la sociedad, pero nosotros no vivimos conforme a este mundo, si no conforme a la palabra de Dios Romanos 12:2 para agradarlo haciendo su voluntad en nuestra vida.

La obediencia implica respeto el cual se encuentra así como un sinónimo, además de acatar y ceder que para este tiempo y para muchos jóvenes es muy difícil.

Si analizamos, los padres tienen la sabiduría de Dios para guiar a sus hijos pero siguen siendo seres humanos sometidos a errores. Y si bien se pueden equivocar con nosotros. Debemos tener un corazón comprensivo y tierno como el de Dios cuando nos equivocamos. Así no seremos implacables ni estaremos recriminando que hicieron bien o no.

Acatar lo que ellos nos digan sin salirse de la voluntad de Dios es lo que nosotros como jóvenes del hoy debemos hacer. Esto es justo y agrada a Dios.

Debemos Honrar

Efesios 6:2 habla de que debemos honrar a nuestros padres. La honra es apreciar, galardonar, favorecer términos que podemos tener en cuenta al momento de tratar los padres. Al día de hoy ninguno o más bien, muy pocos de retos que se ven por internet y que se haya hecho con los padres refleja esa honra.

En vez de esto, se evidencia desprecio y burla. ¡Cuidemos nuestra conducta! Como jóvenes debemos mostrar esta honra y no caer en el juego que ofrece el mundo más su de a nuestros padres se trata.

El versículo 3,  dice que si damos honra a nuestros padres nos ira bien y tendremos larga vida. Preguntémonos ahora. ¿Por qué no me va como espero? ¿Por qué estoy tan enfermo? A lo mejor estamos dejando de lado la honra a nuestros padres e impedimos que la gracia de Dios se extienda en nuestra vida.

Podemos seguir dando más

El deber de un hijo no se limita a la obediencia y la honra, que son los dos pilares que quería resaltar hoy.  También debemos cuidar el nombre de nuestros padres, bendecirlos con nuestro tiempo y de ser posible con  nuestros recursos también.

Llenarlos de alegrías con nuestra manera de vivir, puesto que muchos padres se afligen por la vida que llevan sus hijos. No cargarlos con los problemas familiares, sin querer decir que no podemos pedir un consejo o que no contemos con ellos para no preocuparlos.

Lo que quiero con esto ultimo es invitarlo a cuidar la manera en como vive en familia, para que las situaciones internas de su hogar no sean un pensamiento constante en la vida de sus padres.

Llenarlos de alegría, es el deber de un buen hijo. La palabra de Dios también dice en Proverbios 1:8 que debemos oír la instrucción de nuestro padre y la dirección de la madre. Lo que ellos tienen que decirnos es sabio. Ya han caminado el camino que hasta ahora nosotros empezamos. Es semejante al  mapa del tesoro. El padre da las indicaciones, la madre muestra la dirección, y esto es modelo divino puesto que quienes tomamos las rutas de la vida somos nosotros mismos.

Si nosotros queremos agradar al Señor, la obediencia a los padres es la clave Colosenses 3:20. Es muy inocente pensar que Dios está contento de nuestros actos y nuestra vida si no horramos, ni obedecemos nuestros padres. Recordemos que nuestros padres son autoridades puestas por Dios (Romanos 13:1), quienes tienen la responsabilidad de direccionarnos para la vida. Ellos son la herramienta que Dios utiliza para que nosotros podamos enfrentarnos a los retos que se presenten en la vida.

CONCLUSIÓN

Buscar agradar a Dios cumpliendo el deber de un hijo es el reto que le invito a tomar. No quiero que sienta que todo lo que se mencionó anteriormente es un reproche. Por el contrario, recuerde que Dios también es un padre y los padres a los hijos que aman disciplinan (Hebreos 12:6). Esto con el fin de lograr ser agradables a Dios haciendo lo justo, lo bueno y lo que es digno de honra.

No caigamos en el juego que plantea este mundo, más que todo frente a que cualquier autoridad al día de hoy se le reprocha y se le tilda. Pero debemos cuidar el ponernos el vestido del juez y recriminar todos los malos actos que se han cometido en contra de nosotros. Por el contrario, pensemos que tarea más compleja es esa de ser padre y madre, que cosa valiosa nos dejaron como enseñanza y aprovechemos nuestro tiempo con ellos.

No hagamos bromas que les haga doler el corazón. Ni mucho menos las publiquemos en las redes como un reto o un videoclip corto gracioso para el mundo pero doloroso y ofensivo para nuestros padres y por supuesto para Dios.

© Ramon E. Duarte. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy.. Bosquejos para Predicar

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.