Corazón de diamante.. Bosquejos para Predicar

Corazón de diamante

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos

Bosquejos para Predicar Texto Bíblico: Zacarías 7:10-12

INTRODUCCIÓN

El corazón del ser humano puede ser ilimitado para lo bueno o para lo malo. Al ser semejantes a Dios tenemos características de él y una de ellas es la creatividad entre otras más. Pero el ser humano al estar lejano de Dios y su palabra permite que  esas características que Dios nos da se puedan usar como herramientas para lo malo, debemos pensar que si no estamos con Dios es muy probable que estemos con el mundo y sus placeres que al final son un espejismo y llevan al dolor y a la muerte espiritual.

¿Ha compartido con personas que usted considera que no quiere atender a la voz de Dios? Tal vez ¿Algún familiar o amigo cercano? O puede ser ¿Alguien que alguna vez estuvo por el camino de Dios? y ahora usted ¿Ha intentado hablarle y no atiende?. Pues déjeme decirle que esta persona puede tener un Corazón de Diamante.

Ahora veremos como Dios los describe en su palabra y lo que debemos hacer con ellos.

Un corazón de diamante es alguien que:

 1. No quiere oír la palabra de Dios y la rechaza

En Zacarías 7:10  dice que no quisieron escuchar y además voltearon sus espaldas y taparon sus oídos, ¿No le parece una acción infantil?, si analizamos podremos notar que es una actitud de un niño que hace berrinche y se pone en contra de su padre o madre para no escuchar la reprensión. Esto sucede en el corazón de estas personas, no quieren atender a Dios y hacen de cuenta que ellos no necesitan nada porque sus vidas están “bien” c rechazando la palabra porque no es conforme a lo que piensan o viven.

Si bien, recibir un regaño del Papá o la Mamá no es nada agradable, debemos tener en cuenta que Dios al que toma por hijo siempre va a corregir, tengamos cuidado de caer en estas actitudes ¡cuidemos nuestro corazón! Seamos mansos con los consejos que vengan de alguien lleno de Dios y filtremos esto con la palabra.

2. Actúa injustamente

El versículo 10 dice “No oprimas a la viuda, al pobre, ni ninguno piense mal en su corazón contra su hermano” Las personas con corazón de diamante normalmente tienen sus corazones tan necesitados de Dios pero tan llenos de orgullo y rencor que actúan injustamente con aquellos que consideran inferiores, además no les queda menor conciencia de arrepentimiento al respecto porque esto es algo normal en su vida cotidiana.

Cuidémonos de esto, recordemos que Dios mira de lejos al orgulloso Salmo 138:6, nosotros estamos para orar por estas personas para que pronto puedan llegar al arrepentimiento que viene por la obra del Espíritu Santo.

3. Es sabio en su propia opinión

Como lo decía Zacarías 7:11 al no oír la voz de Dios, solo escuchan su propia voz y la de satanás, es decir que eso es su guía.

Ellos se vuelven necios y ciegos porque no hay guía para su vida y comienzan a caminar en círculos. Muchos se sienten estancados y vacíos; la palabra de Dios nos dice también en Proverbios 3:7 que la persona que es sabia en su propia opinión no teme a Dios y anda en maldad.

Estas personas necesitan nacer de nuevo, renovar su mente, acercarse a Dios y para esto Jesús vino a este mundo, para que aquellos que no ven vean, su corazón se llene de la luz que es Jesús y puedan salir de las tinieblas Efesios 5:8.

Nosotros como hijos de Dios, quienes tenemos claridad porque vivimos en la verdad, no estamos para señalar. Solo que las características anteriores nos dan una guía para poder actuar. Recordemos que nosotros como iglesia viva tenemos la autoridad para orar con poder y pedir a Dios que su gracia y amor sea reflejándose en sus vida, así como él en su misericordia y amor se acerco a la nuestra dándonos libertad.

Estas personas están como dice en Apocalipsis 3:17 se creen ricos y sin necesidades pero su realidad es que son pobres ciegos y están desnudos y nosotros vestimos de reyes y sacerdote.

Ahora lo que debemos hacer como hijos de Dios es:

1. Orar pidiendo misericordia por su corazón

Debemos pedir a Dios como conviene, No se ponga ansioso si alguna persona cercana a usted está en esta situación, recuerde que sobre todo Dios es soberano y nuestra oración no debe ser una orden que le damos a Dios, ni mucho menos. Pero recordemos lo que dice en Lucas 11:8 por la importunidad o insistencia de la oración Dios puede responder y más sí la oración va dirigida a alguien que necesita ser salvo, tenga fe y persevere.

2.Orar pidiendo que su corazón duro sea accesible a la palabra

Hay muchos testimonios de hijos rebeldes que sus madres oraron por ellos y ellos aceptaron a Jesús como señor y autor de sus vidas. En la palabra de Dios vemos que el que se acerca a Dios nueva criatura es todo lo pasado a quedado atrás 2 Corintios 5:17 y orar por la renovación de su pensamiento Romanos 12:2.

Creamos en la obra redentora de Jesús en la vida de ellos, oremos con fe creyendo que lo que oremos lo recibiremos Mateo 21:22.

Conclusión

Un diamante es conocido por ser el mineral más duro en el mundo, tanto que para ser pulido se necesita de otro diamante que ya ha sido pulido, es decir ¡Nosotros! Ya hemos sido pulidos por Jesús, ¡es hora de orar! esta es la manera inicial para que estas personas que amamos no tengan ese corazón de Diamante que habla en Zacarías 7:12, y la ira de Dios se esconda de sus vidas. Debemos orar, orar y seguir orando. ¡No desfallezca!

© Ramon E. Duarte. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy… Bosquejos para Predicar

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.