Estudios Biblicos.. Felices eternamente

Bienaventuranzas.. Parte II

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Para Predicar Texto Biblico: Mateo 5:1-12

INTRODUCCIÓN

Nuestro estudio de las bienaventuranzas continua en esta sección. Recordemos que la humildad, arrepentimiento, un corazón apacible, y el hambre que nos da de la presencia de Dios.

Los siguientes pasos nos dan la luz para entender nuestro camino como cristianos acá en la tierra. Además, la esperanza que tenemos de Jesús sobre nuestra vida.

Quinto paso: Ser misericordiosos (Mateo 5: 7)

En las bienaventuranzas vemos cómo Jesús llama bienaventurado a aquel que tiene misericordia. Ciertamente esto no implica sólo suplir las necesidades que tenga alguien de manera voluntaria, (algo que no debemos dejar de lado). De hecho, nos permite ver que Dios es bueno al limpiarnos y sacarnos del pecado. Y  que en Su mayoría uso alguno de sus hijos para acércanos a nosotros a su reino.

Esta misericordia que Jesús habla en las bienaventuranzas es la que debemos tener por aquellos que están lejos de Cristo. es la que debemos tener por todos aquellos que tienen sed de Su presencia. De hecho, Su bondad hizo que alguien nos hablara el mensaje de Salvación.

Esto es la misericordia de Dios manifestada en nosotros. Ahora Jesús nos dice que alcanzaremos Su misericordia.  Como resultado, el favor de Dios nos acompañara a nosotros, y a nuestras familias.

Sexto Paso: Ser Puros de corazón (Mateo 5:8)

El corazón puro verá al Señor, esta es la promesa que Jesús dijo al acompañar esta bienaventuranza.

Debido a tantas cosas malas a nuestro alrededor, es difícil encontrar corazones puros. La pureza de corazón es como la inocencia de un niño. La pureza de corazón  es como un niño que esta empezando a entender lo que hay a su alrededor. Sin embargo,  también contienen la madurez y la conciencia de un hijo sabio que sabe apreciar las palabras de su padre.

Esto es lo que debemos entender. La palabra de Dios purifica el corazón, y nos da la inocencia de creer en todo lo que Él nos dice. La palabra de Dios fortalece nuestra fe. Además, nos genera la confianza de encontrarnos pronto en Su reino. Frente a la madurez espiritual creceremos a la medida en que nos encontramos en Su presencia, y llenamos nuestro corazón de Su palabra.

Séptimo paso: Ser pacificador (Mateo 5:9)

Por lo tanto, nuestro Señor Jesucristo nos enseñó ser pacificadores en medio de las adversidades. Este ejemplo lo podemos notar en el momento que el apaciguó la tempestad en el mar (Mateo 8:23-27). Jesús nos demuestra que para apaciguar las tempestades que experimentaremos en nuestra vida, es necesario tener fe.

En Mateo 5:9 Jesús llama hijo de Dios al que confía en Él. Así que además de ser pacificadores, implica tener la fe para ayudar a otros a encontrar esa fe en Cristo. A todas esas personas que se encuentran apocadas por las situaciones que están viviendo.

Querido hermano(a), tenga en cuenta que la verdadera relación que debemos tener con el Padre, es la de un hijo o hija que se mueve en fe. Esto no sólo para sí mismo, para sus deleites, como erróneamente se ha venido enseñando.

Sino para el desafío de acercar a otros a la verdadera fe. Acercar a otros a la fe de creer en que el Hijo de Dios que murió, venció la muerte y perdonó nuestras culpas, y que prontamente vendrá por Sus hijos, quienes somos usted y yo. Y muchos otros, que por gracia a Dios nos hará ver que Él nos usó para acercar a Jesús.

Octavo paso: crecer y padecer (Mateo 5:10-11)

Debemos entender que seguir a Jesús no es un camino de rosas.  De hecho muchos no comprenderán las palabras de Él pronunciadas por nosotros. Más bien seremos objetivo de burla, de persecución o de muerte. En realidad ser Cristiano es la réplica de Jesús, y todo lo que Él comprende.

Es decir, debemos morir a nosotros para que la gloria de Dios se manifieste, y seamos Sus herramientas. Este paso puede ser muy costoso para algunos. Pero recordemos que tendremos una gran recompensa de parte de Dios.

La justicia de Dios sobre muchas vidas implica muchas veces arriesgar la propia, o si no miremos la costosa justicia que Cristo nos demostró en la cruz. Ciertamente muchos mentirán, los perseguirán, y dirán cosas contrarias a lo que usted quería hacer.

Pero recuerde que tenemos un defensor, y que Él venció todo esto ya por nosotros (Juan 16:33). Además,  nos lo hace manifiesto para que en Él nosotros encontremos la paz de que estamos buscando (Filipenses 4:7). Y podamos predicar la palabra llenos del poder del Espíritu Santo sin importarnos el costo, para ser testigos de las obras maravillosas que veremos por su gracia (Hechos 1:8).

CONCLUSIÓN

En Mateo 5:12 tenemos la conclusión de las bienaventuranzas. Los rudimentos de la fe de un hijo de Dios, de sus inicios hasta la cumbre que es dar su vida por Él.

Jesús nos dice que nuestro galardón será grande en el cielo. Debemos alegrarnos y gozarnos si estamos en esta etapa de nuestra fe. Esta etapa permite ver que no debemos bajar la guardia. Que debemos orar y llenarnos de poder por medio del Espíritu Santo, para hablar de la Justicia que Jesús proclamó en la cruz por medio de la salvación.

Para hablar de la justicia venidera que veremos al momento que llegue Jesús triunfante por Su iglesia. La iglesia cual redimió y perdono, y que entendió el significado de Su palabra.

Recordemos que muchos profetas antes de nosotros, muchos enviados por Dios para que su pueblo se arrepintiera fueron perseguidos. Ahora, ¿por qué no nos ha de pasar a nosotros?

Si hablamos la verdad de Dios, el mundo la odiará. Pero si de esta verdad dicha por su boca hay un salvo para el reino de Dios, considérese en victoria. AMEN

© Ramon E. Duarte. Todos los derechos reservados.

El Evangelio de Hoy.. Bosquejos Biblicos

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.