Retorno de Cristo.. Bosquejos Biblicos.. El regreso de Jesucristo

El sacrifico en la cruz

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos Texto Biblico:y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.” Efesios 2:16

Introducción

El pueblo de Israel es el pueblo escogido por Dios. Como descendientes de Abraham tienen las promesas de Dios. Sin embargo dice su palabra Jesucristo ha provisto de salvación para todo aquel que en Él crea. No solamente para el pueblo elegido, sino para ese pueblo que no era pueblo. Ahora con ese sacrificio Jesús reconcilió al mundo entero don Dios. 

1. Alejados de Dios (Efesios 2:11)

Los que no éramos parte del pueblo de Israel estábamos alejados de Dios. Éramos llamados gentiles, quienes no tenían parte en el servicio al Señor, solamente los escogidos dentro del pueblo podían acercarse delante de Dios. Por lo tanto no teníamos oportunidad de servir al Señor, estábamos alejados de Dios.

a. Nada podemos hacer (Juan 15:5)

Su palabra dice que lejos de Él nada podemos hacer. No queda entonces ninguna oportunidad para estar cerca del Señor. Si bien podíamos acercarnos a Dios de alguna manera, pero no podíamos servir directamente al Señor, estábamos lejos y sin Él nada podíamos esperar.

Las bendiciones eran para su pueblo escogido. Dios nos pide que estemos cercanos a Él, para que nos bendiga y prospere. En Dios podemos hacer proezas, pero lejos de Él nada podemos hacer. Por más que una persona se afana tratando de alcanzar el bien, sin Dios no es posible.

b. Sin salvación (Salmos 22:1)

Y cuando estamos lejos de Dios no podemos tener salvación. Dios es el que salva pero mientras estamos lejos de Él no podemos obtener esa salvación que Él da. Él nos da la libertad para que cada uno de nosotros pueda elegir el servirle o no hacerlo. Dios no obliga a nadie y si es nuestra decisión estar sin Dios así vamos a permanecer. Pero no podemos obtener la salvación de Dios si estamos alejados de Él.

2. Hecho maldición (Filipenses 2:8)

Jesucristo vino a esta tierra para reconciliar al mundo con Dios. Estábamos lejos de alcanzar esa ciudadanía del reino celestial pero por medio de ese sacrificio en la cruz podemos obtenerla. La biblia dice que Jesús sufrió muerte, y muerte de cruz.

No fue suficiente el sufrir por nuestra causa, sino que fue la peor muerte que alguien podía recibir. El ser colgado en una cruz era maldición, Jesús se hizo maldición por nosotros. Pero no para alguna nación en específico sino para todo aquel que quiera acercarse a Dios.

a. Reconcilia al mundo con Dios (Colosenses 1:20)

Por medio de ese sacrificio en la cruz Jesús reconcilió al mundo con Dios. Todos estábamos lejos pero la muerte de Cristo en la cruz fue ese puente que la humanidad necesitaba. Ese sacrificio abrió la puerta para que el ser humano pueda obtener el perdón de pecados. Por eso Jesús se hizo maldición, en la cruz cargó el pecado de toda la humanidad y ahora quienes reciban a Jesús pueden obtener la salvación del alma.

b. Sin más sacrificios (Marcos 15:38)

Solo el sacerdote podía traspasar el velo del templo en determinadas celebraciones para ofrecer sacrificio a Dios. pero cuando Jesús murió ese velo se rasgó, dando entrada a cualquiera a la presencia de Dios. Ya no existe una división, ya no existe impedimento para que podamos servir a Dios.

Nada nos impide acercarnos a Dios en humildad.Antes existía esa distinción, pero no más por la salvación que Jesús consiguió para la humanidad. Ya no hay más sacrificios por el pecado porque Cristo murió de una vez y para siempre por los pecados de toda la humanidad, los presentes y los por venir.

3. Quita toda maldición (Colosenses 2:14)

Jesús quitó esa acta que nos impedía acercarnos a Dios, con su muerte en la cruz entonces nos dió vida. Él fue hecho maldición por nosotros, quitando así toda maldición para nosotros, Él sufrió el castigo que nos correspondía, el pago por el pecado de todos nosotros. De esta manera las bendiciones de Dios pueden venir a toda la humanidad, a todo aquel que busque a Dios y reciba ese gran sacrificio que jesús hizo.

4. Símbolo del abandono del mundo (Gálatas 6:14)

Pablo usa el símbolo de la cruz para ejemplificar como ya no vive más para el mundo, sino que ha sacrificado al mundo para recibir la salvación de Cristo. Ya no es necesario entonces que estemos en pecado, que andemos en el mundo.

Es necesario abandonar todas las cosas pecaminosas, todo lo que conocíamos, por alcanzar la recompensa de Dios. Cristo ya pagó por nuestra salvación, debemos sacrificar entonces todas las cosas por tal de alcanzar a Cristo. Porque teniendo a Cristo tenemos todo y no teniendo a Cristo nos hace falta todo.

Conclusión

Dios nos ha hecho pueblo cuando no éramos pueblo. Nos dio acceso a las promesas en su palabra y nos dio vida cuando estábamos muertos en nuestros delitos y pecados. Aun cuando no lo merecíamos Dios provee un método para que alcanzaremos la salvación que nos era imposible obtener.

El sacrificio de Jesús en la cruz fue ese método para que toda la humanidad pueda recibir el perdón de pecados por medio del derramamiento de la sangre del maestro. Solo debemos abandonar la vida de pecado y recibir a Jesucristo en nuestro corazón para obtener el perdón de pecados y la vida eterna.

© Mauricio Alvarez. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy… Bosquejos para Predicar

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.