Bosquejos Bíblicos.. Mucha la mies

Pocos obreros

Bosquejos Biblicos

A. La mies representaba la cosecha abundante del Cereal, como el trigo, sorgo, la cebada, el maíz, arroz entre otros que se cultivaba en Palestina en el siglo I. La mies tiene una fuerte connotación con la parábola del sembrador de (Mateo 13). Hay una mejor referencia bíblica de la mies en (Juan 4: 35). La mies es importante porque si hay mies hay cosecha, si hay cosecha hay crecimiento y si hay crecimiento hay multiplicación y si hay multiplicación hay fiesta en el cielo.

B. Simbolismo de la Mies: (Mateo 21: 33-42)

La Mies representa a Israel en primer término. Dios es el dueño de la mies porque es el Señor de la mies, los obreros enviados por el Señor de la mies representan los profetas, los videntes, sacerdotes, los apóstoles, los mártires que vinieron a predicar la palabra a Israel y los mataron a todos y aun al hijo que representa a Jesucristo lo llevaron a la cruz. Los labradores y obreros malvados representan a los religiosos (Anas y Caifás) y políticos de la época (Herodes, Pilatos) en contras de Jesus. (verss. 45-46).

Anuncios

C. La Mies representa también a todas las etnias que están en las naciones que hay que cosechar.

Y Jesús está sugiriendo que, allí fuera, hay mucha gente no solamente necesitada, sino también consciente de su necesidad y deseosa de encontrar una solución. La mies estaba lista, porque el reino de Dios se había acercado (Mateo 4:17). Sin embargo, se necesitaban más obreros para completar la cosecha. Al haber mies habrá cosecha, al haber cosecha hay crecimiento y si hay crecimiento hay multiplicación.

3. Pero hay algo que se necesita y es orar por Obreros

¿Pero cómo deben ser esos Obreros? Obreros aprobados, buenos obreros, llamados por el Señor de la mies. Obreros entrenados, preparados fieles e idóneos que usan bien la palabra de verdad (2 Timoteo 2:15). Esto es importante:

A. El Señor de la mies tiene autoridad para decidir quiénes son los obreros adecuados para la mies o para la siega.

Él, pues, elaboró sus planes a través de su palabra e inspirada y tomó la iniciativa. Y tiene autoridad para determinar cómo debe ser cosechada la mies.

B. La evangelización y discipulado es una obra apremiante.

Como el trigo maduro no puede tardar en ser cosechado, tampoco la gente puede esperar indefinidamente. Pronto morirá. El trabajo es mucho y el tiempo disponible es corto. Además, los obreros siguen siendo pocos. ¿Qué, se puede hacer? (Mateo 9:38) Orar por Obreros.

Anuncios

C. La oración que Jesús recomienda aquí en el (vers. 38)

No consiste en pedir que Dios mismo recoja la cosecha, sino en pedir que envíe a obreros para hacerlo. Es decir, debemos pedir a Dios que él mismo prepare a personas para esta tarea, que las capacite mediante los dones y las habilidades que van a necesitar, que les dé la motivación correcta, que les proporcione los recursos necesarios para llevar a cabo su cometido con eficacia. Talleres y entrenamientos.

D. La oración se complementa con la misión.

La oración no evita la necesidad de la misión; al contrario, es lo que la hace eficaz. El hecho de que Dios sea el Señor de la mies no quiere decir que los obreros no tengan que trabajar; al contrario, significa que su trabajo no será en vano (1 Corintios 15:58). Es tan erróneo orar sin proclamar el evangelio como salir a evangelizar sin buscar la dirección de Dios. Es de observar que aquellos mismos que ahora reciben el encargo de orar recibirán dentro de poco el cometido de salir a anunciar el evangelio. Y frecuentemente es así.

Conclusión

¿De qué he hablado? De Mucha es la Mies y pocos son los Obreros. En primer lugar dije que: La Magnitud de la Mies es la gran comisión y en segundo lugar La mies y la Iglesia debe estar preparada. Es una metáfora tiene varios significados.

Pero hay algo que se necesita y es orar por Obreros: Cuando estamos delante de Dios en oración estamos en condiciones de escuchar la voz de Dios: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces, el creyente que ora se convierte en creyente que testifica. Responde al Señor: Heme aquí, envíame a mí (Isaías 6:8).

Llamado: Si has escuchado la voz de Dios podrías dar un paso adelante y decirle a Dios, Señor yo quiero ser ese obrero para cosechar en tu mies. Ser instrumento y decir como Isaias envíame a mí.

Anuncios

Oración: Señor he escuchado tu voz y quiero ser un Instrumento en la Evangelización en tu mies.

© Neptaly Molina. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy… Bosquejos Bíblicos

Tagged
Neptaly Molina
Pastor de la Iglesia Bautista Nuevo Renacer de Nacogdoches, Tx. Licenciado en Teología. Institución: Instituto Superior de Teológia (I.N.S.U.T.) Actualmente esta estudiando y sacando un Asociado de Divinidades, en el Seminario Jackson Ville de A.B.M.A, de Texas.

Deja una respuesta