Juicios y Jueces despiadados

Juicios y Jueces despiadados

Bosquejos Biblicos

Cuidar nuestros comentarios salvara vidas. Incluso cuando llegamos a callar, sabiendo que no tenemos algo que aportar.  Esto seria un punto a tu favor, aprendamos que el poder hablar no te obliga a hacerlo. Es momento de economizar nuestros comentarios que no aportan. Hablemos solo palabras transformadoras. No destruyamos la vida de nuestros hermanos solo porque fallaron en algo.

Juicios Despiadados

Anterior mente, los juicios podían ser a puerta cerradas o abiertos a una multitud que, si bien era grande para su momento, no logra compararse con el alcance extraordinario que puede llegar a tener un juicio expuesto en las redes sociales. Sobre todo si la persona en cuestión es de alguna forma influyente o con un cargo de alta responsabilidad.

Las redes sociales han sido la herramienta que más ha dejado en evidencia la vida o el pensar de muchos. La mayoría de personas ya no pierden el tiempo escuchando lo que otros tienen que decir. Es más fácil o simple echarles un vistazo a sus publicaciones para que en nuestro propio criterio, determinemos con quien estamos tratando.

Anuncios

Hablando específicamente de los cristianos, podemos ver como muchos alzan su voz por las redes, al sentir en muchos casos que no tienen ni voz ni voto en sus congregaciones, acumulan cierta cantidad de malos pensamientos y sentimientos que deben ser liberados de alguna forma. El problema es que no recurrimos a Dios, si no que lanzamos flechas al prójimo con la herramienta mas destructiva.

Esto es un recordatorio, valido solo para todos aquellos que usan sus redes para condenar o juzgar el nivel espiritual de otros. Recuerden esto: “la ley nos condenaba, pero Jesús la cumplió, lo que nos hace salvo por gracia y no por obras”. Sigue estando allí (la ley), se deben cumplir los mandatos y estatutos de Dios ¡Si!, pero nuestra salvación ya no depende de ella.

Nuestra condena fue pagada en la cruz, nadie merecía ser libre. Pero Jesús lo hizo, pago y nos salvó, eso es el evangelio. Complejo pero sencillo a la vez, para que todos podamos entrar.

Acá se dijo:

Anuncios

Juan 3:16-17 «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.«

Acá podemos ver como se cumple:

Juan 8:10-11 «Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?  Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.«

Todos hemos pecado en algún momento de la historia. Cometemos el error de tener demasiado en alto a personas que consideramos “importantes”, cuando ellos se equivocan empieza una gran indignación en nosotros. Pero en vez de hablarlo con Dios, no buscamos sanar de ese dolor o rabia, simplemente nos desahogamos destruyendo al hermano con nuestro criterio que al parecer supera al de Dios.

Conclusión

De niños aprendimos que todos tenemos derechos, pero también tenemos responsabilidades. Como ejemplo puedo decirte que tienes derecho a opinar, pero también tienes responsabilidad por lo que digas.

Anuncios

Recordemos que con la misma vara que midamos seremos medidos. No creamos que tenemos la salvación tan ganada como para criticar a los demás.

Expresémonos para edificar, no destruyamos más al que nos rodea, es un reto que debemos asumir. El juicio cruel contra nuestro prójimo no es agradable para Dios, quien envió su hijo para salvarnos de la condenación que merecíamos. Él siendo inocente llevo todos nuestros juicios a la cruz y pago el precio por ellos.

© Juan C. Planterio. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy.. Bosquejos para Predicar

Tagged
Juan C. Planterio
Em entregue al Señor hace ya más de 20 años. Me gusta predicar, y enseñar la palabra de Dios.