Inicio / Mensajes Cristianos / Usa tu vara y tu cayado

Usa tu vara y tu cayado

Mensajes Cristianos:

Salmo 23:1-4Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento”.

Acá podemos ver como el salmista exalta el amor, el cuidado, la protección, la provisión y la gran misericordia que nuestro gran pastor tiene por su rebaño, “La iglesia de Jesucristo”.

Podemos ver a través de este salmo todo el amor y las bondades que ha tenido, tiene y tendrá el divino pastor por sus ovejas, Juan 10:11Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas”; Dios es un Dios de amor justo y misericordioso en extremo, y por ser un Padre justo, por amor a sus hijos los corrige y disciplina ya que un padre que ama a sus hijos no puede dejar pasar sus faltas sin aplicar corrección, Hebreos 12:6 “Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo”.

El buen pastor usa para guiar, corregir y conducir al rebaño, su vara y su cayado, que con destreza lo emplea para llevar a sus ovejas a praderas de verdes pastos, pastos abundantes, buenos y digeribles, de gran provecho para sus ovejas; esto es lo que hace el Señor con sus hijos, nos brinda comida abundante, buena y digerible a su tiempo, esta es la Palabra de Dios, el alimento que nos da vida, y vida en abundancia, Juan 10:10; vida fuerte y robustecida, Salmo 145:15Los ojos de todos esperan en ti, Y tu les das su comida a su tiempo”.

Su vara y su cayado nos guía a fuentes de agua viva; cuando en nuestro caminar por el desierto de la adversidad padecemos escasez de agua, el buen pastor, que conoce las necesidades de sus ovejas, las conduce suavemente y las pastorea junto a aguas de reposo.

El buen pastor es quién conduce su rebaño a la fuente verdadera, a los ríos de Dios en donde su Espíritu Santo fluye sin cesar; aguas vivas que refrescan nuestra vida y sacian nuestra alma; aguas vivas que solamente podemos beber estando en su presencia, aguas que luego corren por nuestro interior saciando nuestra sed de Dios y transforma nuestro desierto en un vergel de bendiciones; aguas vivas que nos renuevan, que nos vivifican y en las cuales debemos permanecer sumergidos si es que deseamos tener una vida plena y abundante, Apocalipsis 7:17Porque el Cordero que esta en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos”.

Así es nuestro Dios, un Dios de amor y misericordia como nos muestra el salmista en este pasaje; y es de ese mismo amor, del mismo cuidado, de la misma guía, corrección y disciplina la que todo padre que ama a sus hijos está dotado y por esto debe usar su vara y su cayado; el señor lo emplea para dirigir el rebaño que esta a su cargo como cada una de nosotras debemos emplear en el rebaño que son los hijos que Él nos ha prestado, para guiarlos a la fuente de verdad y justicia, encaminándoles por el camino de la salvación y vida eterna, Juan 3:36El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”.

Usar la vara y el cayado para guiar y corregir a nuestros hijos

No es cosa fácil para una madre, usar con destreza los elementos que emplea el buen pastor para llevar a su rebaño a los mejores pastor, saciando su sed y encaminándoles hacia lugares espaciosos.

En estos tiempos tan difíciles, donde la rebeldía de los jóvenes se ha acrecentado, no es fácil correr en contra de la corriente de este mundo, 1 Pedro 4:4A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan”.

Como madres, tenemos una gran responsabilidad al tener que salvaguardar la vida espiritual de nuestro rebaño, y como buenos administradores de la Gracia divina de Dios, debemos aprender a usar con nuestros propios hijos la vara y el cayado con la autoridad y sabiduría que el Señor nos ha dado.

Corregir y disciplinar a nuestros hijos no es una tarea fácil de cumplir, no se trata de decir si a todo lo que piden o hacen nuestros hijos.

No es ser condescendiente, no es ser descuidada con ellos, no es dejarle vivir en un libertinaje; como madres buenas y ejemplares, debemos corregir desde temprano a nuestros hijos para que crezcan en el camino recto del Señor y no nos avergüencen, Proverbios 22:6Instruye al niño en su camino, Y aún cuando fuere viejo no se apartará de él”; corregir a nuestros hijos a tiempo es o que nos traerá alegría a nuestra vejez.

La corrección y la disciplina debe hacerse con amor y misericordia, Efesios 6:4Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”, no causando dolor ni amargura en nuestros hijos.

Como buenas madres debemos instruirlos desde temprana edad para que sepan discernir entre lo bueno y provechoso que viene de Dios, y rechazar todo lo malo y destructivo para su vida, que proviene del mundo dominado por Satanás.

Una madre sin amor, sin sabiduría y misericordia, solo llevará a sus hijos a la destrucción, provocando amargura en su alma, Proverbios 14:1La mujer sabia edifica su casa; Mas la necia con sus manos la derriba”;

Una madre que ama a sus hijos, sabe guardarles del mal, les conoce, les protege, buscar de proveer para sus necesidades, les exhorta, corrige y fortalece en los tiempos de prueba; no los desampara, los guía por el buen camino, les enseña todo lo bueno conforma a las Escrituras, no les avergüenza, no les subestima sino que les hace sentirse valiosos, les anima y ayuda a proyectarse, cumpliendo las metas impuestas en su vida.

La madre, como el buen pastor da su vida por sus ovejas, entrega la propia por la de sus hijos, usa con exactitud y seguridad la vara y el cayado para conducir a su rebaño a pastos verdes y frescos, junto a aguas de reposo; les guiará por sendas de justicia, por el camino del bien; les instruirá por medio de sus consejos sabios y apacibles; no carecerán nunca del bien y la providencia porque Dios te escogió a ti, mujer, para que conduzcas por el camino del bien y la verdad a tus hijos, para llevarles de la mano a la salvación y vida eterna en Cristo Jesús.

© Nora Coria. Todos los derechos reservados. 

El Evangelio de Hoy: Mensajes Cristianos

Acerca Nora Coria

Nora Coria
Soy la esposa del Pastor Luis Alberto Coria y tenemos cuatro hijos; llegamos a los pies de Cristo en el año 1996 en el Ministerio Visión Mundial Para La Familia. En el año 2001, establecimos una congregación en nuestro hogar; Iglesia Nueva Jerusalen, en Cordoba, Argentina.

Revise

Evangelio de Hoy - Sueños rotos...

Sueños rotos…

Evangelio del Dia.. Si ves que de pronto algo  no ha salido como esperabas, si tus sueños se han roto, preséntate ante tu creador, agradécele por  todo  lo que ya ha hecho  por ti, por lo que hará y por ser un PADRE que cuida de ti. ¿Estás listo para aceptar la Soberanía de Dios en tu vida? ¿Estás dispuesto a decir..?

Deja un comentario