Inicio / Mensajes Cristianos / La obediencia desata la bendición

La obediencia desata la bendición

Mensajes Cristianos:

En estos tiempos donde la desobediencia, la falta de respeto, deshonra de unos con otros, la violencia en los hogares, en la calle, en los colegios es moneda habitual.

Vemos como los hijos se levantan contra los padres, los padres contra los hijos y así cada día la palabra de Dios se va cumpliendo paso a paso, no hay ninguna de las palabras de las escrituras que no se estén cumpliendo.

En todo tiempo su palabra nos está hablando a sus escogidos y al mundo entero que es tiempo de volverse a Dios, Isaías 55:6 “…Buscad a Jehová mientas puede ser hallado, llamadle en tanto que esté cercano…”

Es tiempo de buscarle y de que él sea hallado de los hombres, porque vendrán tiempos en que le buscarán y no le hallarán y clamarán y no les responderá.

Hoy en medio de tanta rebeldías y desobediencias a Dios y a su santa palabra; hay hombres y mujeres, siervos de Dios que han dispuesto su corazón y su vida en buscarle cada día y obedecerle para ser instrumento en sus manos para la gloria y honra de su santo nombre, hoy hablaremos en la meditación de este mensaje, sobre de qué es lo que desata la bendición en los cielos y la recibimos aquí en la tierra.

Leamos la palabra de Dios en Salmos 32:8 “…Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos…

Los ojos de Jehová están puestos sobre la vida de sus escogidos, Dios mismo cuida de ellos, los ampara, los protege, los cuida como la niña de sus ojos Salmo 17:8 “…Guárdame como la niña de tus ojos; Escóndeme bajo la sombra de tus alas…”

De seguro que sus hijos que confían en Él, no serán avergonzados por el enemigo, si se cayesen Dios les levantará, si pasaren por las aguas o el fuego no le dañarán, si la tormenta arrecia con fuerza no los moverán y aunque tengan que pasar por el desierto las aguas de su Santo Espíritu no faltarán.

Serán saciados de todo el bien y de la grosura su casa comerán y se satisfarán, por que están llamados con llamamiento santo, llamamiento eterno, con propósitos divinos, los cuales el Dios de la gloria cumplirá en cada uno de ellos Salmo 145:19 “…Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá así mismo el clamor de ellos, y los salvará…”

Amada sierva/o de Dios; se que luchas y pruebas has pasado por Jesús, el amor de tu vida, por amor a su nombre fuiste desechado, desamparado, maltratado, hostigado,  humillado, bajaste tus brazos, dejaste muchas veces de batallar contra el maligno, dudaste de la presencia de Dios en tu vida, creíste muchas veces que Dios se había olvidado de ti Isaías 49:15¿Se olvidará la mujer de lo que Dios a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti”.

Benditos son los hijos del Espíritu que no han puesto su confianza en brazo de carne, sino, que su confianza está en el Dios vivo, el único Salvador y Señor de sus vidas, Dios es quién los cuida para que estén bajo su bendición.

El aprendizaje en las luchas y pruebas son las mejores herramientas que usa el Señor para moldear las vidas y a través de ellas buscar más su rostro, buscar su perfecta voluntad y su presencia se hace notoria en sus vidas.

Como Jesús tuvo que pasar por el valle de muerte y de lágrimas, tú también derramaste tu corazón y tus lágrimas por el dolor de tu alma, en esas circunstancias Dios probó tu fe, tu convicción en su palabra, tu obediencia, tu paciencia, tu templanza, y soportaste todo por amor de su nombre y su palabra.

La fe y la esperanza en sus promesas te sostuvieron en el ojo de la tormenta, la tormenta no te arrastró, no te destruyo, ni se llevó lo que Dios había depositado en ti, sino que lo afirmo, fortaleció y perfeccionó para usarte para la gloria de su nombre.

Hoy quizás sigues sufriendo los ataques del enemigo, que te dice en el oído ¿Dónde está tu Dios, que te libre el; Donde crees que has puesto tus fuerzas y tu confianza; donde están cumplidas las palabras del que te dice que es tu Dios; donde están sus promesas? ¡En vano esperas; pues ahora has que se cumplan!

Así fueron probados los varones de Dios, siervos y profetas fieles, que prefirieron soportar la aflicción, el dolor, el desamparo con tal de no cambiar la palabra de Dios implantada en sus corazones, con tal de seguir obediente a los mandatos de Jehová, aferrados a su palabra siguieron en obediencia, muchos sufriendo persecución por la palabra impartida, no temieron al hombre sino que temieron a Dios, quién tiene el poder para dar y quitar la vida, y no al hombre que es un soplo de vida aquí en la tierra Ezequiel 12:25 “…Porque yo Jehová hablaré; y se cumplirá la palabra que yo hable; no se tardará más, sino que en vuestros días, oh casa rebelde, hablaré palabra y la cumpliré; dice Jehová el Señor…”

No es fácil que en medio de la tormenta y la aflicción , puedan entender el obrar de Dios en sus vidas, pero en todo ese tiempo Dios no les deja de hablar y guiar a sus hijos, y cuántas oraciones, llanto y clamor del alma han hecho delante de su presencia y parece que nada cambia y el tiempo pasa y las palabras de Dios no se cumplen, no porque no haya sido Dios quién hablo, sino que el tiempo es de Dios; solo el conoce el tiempo de todas las cosas y su tiempo es perfecto, (Eclesiastés 3:11).

Amada/o, no se cuantas tormentas, tempestades y desiertos tuviste que atravesar para llegar a entender cual es el propósito que Dios tiene con tu vida, ahora que estás en pié, fortalecida/o con  nuevas fuerzas, y una nueva y fuerte unción se está derramando sobre tu vida, te invito en este momento a elevar una oración de lo más profundo de tu corazón a Dios, por cuanto todo lo que en este momento hables al Padre es lo que en tu vida y en tus momentos de aflicción te ha acontecido y es real y verdadero.

Ora conmigo y hagamos nuestra esta oración de acción de gracias al Padre: “Señor mi Dios, gracias por tu gracia inmerecida, por tu infinito y eterno amor para con mi vida, porque me ayudaste a pasar la tormentas, la torrencial lluvia, me sostuviste con tu diestra, me diste aliento de tu Santo Espíritu, me alentaste, fortaleciste y me afirmaste fuertemente sobre la roca, que es tu amado Hijo Jesús.

Acerca Nora Coria

Nora Coria
Soy la esposa del Pastor Luis Alberto Coria y tenemos cuatro hijos; llegamos a los pies de Cristo en el año 1996 en el Ministerio Visión Mundial Para La Familia. En el año 2001, establecimos una congregación en nuestro hogar; Iglesia Nueva Jerusalen, en Cordoba, Argentina.

Revise

Evangelio de Hoy - Sueños rotos...

Sueños rotos…

Evangelio del Dia.. Si ves que de pronto algo  no ha salido como esperabas, si tus sueños se han roto, preséntate ante tu creador, agradécele por  todo  lo que ya ha hecho  por ti, por lo que hará y por ser un PADRE que cuida de ti. ¿Estás listo para aceptar la Soberanía de Dios en tu vida? ¿Estás dispuesto a decir..?

Deja un comentario