Inicio / Mensajes Cristianos / Las mentiras del diablo

Las mentiras del diablo

El hombre que no quiere ser transformado por Dios a través de su Espíritu Santo, es el hombre que busca excusas para seguir transitando por la senda antigua, conociendo a Dios y su palabra, no le permite al Señor gobernar su vida sino que sigue en sus propios caminos y el final de ello es su propia muerte, Proverbios 14:12.

Vemos la palabra de Dios en Santiago 1:12-15Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. Cundo alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia. Es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz al pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte”.

Muchas veces los pastores tenemos que escuchar mentiras del diablo puestas en las bocas de aquellos que aún no han convertido sus corazones a Cristo, el Evangelio de Juan 8:44

Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira de suyo habla, porque es mentiroso, y padre de mentira”.

Estas son la palabras de algunas vidas que nos piden consejería: “El diablo me hizo caer; Dios conoce mi debilidad; Dios me puso en esta prueba; la culpa la tiene el diablo, etc” y otras mentiras y excusas que ponen cuando no han querido, o al menos aún no quieren, rechazar el pecado que les asedia, sino que se dejan alcanzar por la tentación y caen una y otra vez sin remordimiento y sin arrepentimiento.

Vidas que se deleitan en pecar, vidas que están en una iglesia para callar su conciencia, vidas que conocen la Palabra de Dios y hacen burla de ella, pero la misma palabra de Dios es la que le juzgará, el Evangelio de Juan 12:48

El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quién le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero”.

La única verdad es que Dios no puede tentar a nadie, vers. 13, se podrían excusar y decir que la culpa es del diablo pero tampoco es así, aunque no negamos la actividad del diablo en la causa, pero esto no quiere decir que el enemigo al tentar al hombre, este no pueda rechazarla y huir de la tentación para no caer en pecado, Efesios 6:11Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo”.

La misma naturaleza no regenerada está de continuo inclinada al mal y es la que lleva a las vidas a andar en el camino de los transgresores, pero Dios, en su infinita misericordia, envió a nuestro redentor, el Señor Jesucristo, para que por su sacrificio en la cruz fuésemos redimidos, y envió su Santo Espíritu para que nos ayude en todas nuestras debilidades, Hebreos 2:18.

La Palabra de Dios nos dice que Él es santo, tres veces santo, y de ninguna manera podemos atribuirle a Dios la tentación y el pecado, cuando la única responsabilidad de cuidar la santidad y guardar con temor y temblor la salvación es del creyente, Filipenses 2:12.

El Espíritu Santo de Dios es quién santifica la vida del creyente, pero solo de aquellos que quieren ser regenerados, cambiados, transformados, gobernados, dirigidos, y guiados por el Espíritu Santo; si es que el Espíritu Santo está en él,  Romanos 8:9.

Y si el Espíritu de Dios gobierna tu vida no puedes decir que el diablo es quién te hizo pecar porque la fuente del pecado está adentro de la persona y no fuera, y el hombre vive obedeciendo a quién se adueño de su alma, de su corazón, de su vida, de sus pensamientos y sus obras, 1 Juan 4:4Hijitos vosotros sois de Dios, y los habéis vencido, porque mayor es el que está en vosotros, que el que esta en el mundo”.

Si Dios es con nosotros, ¿Quién contra nosotros?

Una vida sometida al Espíritu de Dios podrá una y otra vez, todas las veces que sean necesarias, rechazar los ataques del enemigo, podrá pasar la prueba de la tentación, no con sus propias fuerzas, sino con el poder del Espíritu, con el sometimiento y obediencia a la Palabra de Dios.

Acerca Nora Coria

Nora Coria
Soy la esposa del Pastor Luis Alberto Coria y tenemos cuatro hijos; llegamos a los pies de Cristo en el año 1996 en el Ministerio Visión Mundial Para La Familia. En el año 2001, establecimos una congregación en nuestro hogar; Iglesia Nueva Jerusalen, en Cordoba, Argentina.

Revise

Evangelio de Hoy - Tuya es la victoria; la gloria es sólo para Él

Tuya es la victoria; la gloria es sólo para Él

Evangelio de dia, homilia de hoy.. Ciertamente después de cumplir al pie de la letra con un plan trazado en buena lid, saborear la victoria no sería solamente justo sino también muy saludable por cuanto nos ayuda a mantener o mejorar nuestra autoestima, siempre que seamos mesurados con los logros obtenidos.

Deja un comentario