Evangelio de Hoy.. Mensajes Cristianos

Cuidado con lo que pides

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos

Evangelio de Hoy.. Texto Biblico: «…Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites…» (Santiago 4:7)

Dios es nuestro padre celestial y nos ama profundamente. Quienes son padres, conocen el amor incondicional que se siente por los hijos. Con sabiduría en la medida de sus posibilidades se les da lo que pidan. Así es nuestro Señor, nos da lo que pidamos.

Al pedirle a nuestro Señor Jesucristo, también le pedimos al Espíritu Santo que nos guié y nos de sabiduría, porque Dios nos complace si es para un fin que le agrade. Es decir, cumpliendo sus mandamientos y preceptos.

Dios conoce nuestro corazón y nuestras intenciones, Él no se deja sobornar (Deuteronomio 10:17), es decir, si pedimos Dios dame esto y te prometo tal cosa…..  Eso no le gusta y no va con su carácter y no lo concede.

Cuando pedimos lo hacemos con Fe, y esperando que sea Su voluntad concedernos lo que estamos anhelando.

Tengo una conocida que pidió en oración muy fervorosamente volverse a enamorar, nada más. Dios le respondió dos semanas después, porque Él prueba nuestros corazones (Deuteronomio 8:2). La joven encontró por Facebook a un hombre que había sido su amor platónico hacia 20 años. Ella estaba muy entusiasmada, empezaron a hablar muy seguido por teléfono porque él no vivía en la misma ciudad.

El joven dejó su novia y quiso tener una relación con ella a larga distancia.  Ella además le gusto porque él estudiaba la biblia e iba a la iglesia. Hay un dicho popular que dice no todo lo que brilla es oro, y Dios en Su sabia palabra nos advierte, debes someter todo a prueba y una forma es por sus frutos (Lucas 6:43-45), y no dejarnos llevar por la apariencia (1 Samuel 16:7) no todo el que diga ser hijo de Dios lo es. (Mateo 7:21)

Ella le creyó y se dejó envolver por sus palabras, era un encantador, (Efesios 5:6) creyó estar firme en seguir un estilo de vida que le agrade al Señor, pero se dejó convencer de la forma como él veía la vida, su novio se justificaba en la palabra de Dios para su propio beneficio, porque decía Dios nos hizo para ser “felices”.  Así es,  y podemos serlo pero obedeciendo sus  mandamientos.

Finalmente ella le termino porque todas las  promesas que le había hecho quedaron en eso, palabras, y se dio cuenta al final que le estaba siendo infiel.

Dios no nos tienta

No es Dios quien nos tienta, somos tentados cuando nuestros malos deseos nos seducen y engendra el pecado, el pecado, una vez consumado, da a luz a la muerte. (Santiago 1: 13-15)

Está en nuestras manos la luz o la  sombra, debemos tener dominio propio y no solo leer la palabra de Dios, sino ponerla en práctica, para que poco a poco estemos fortalecidos ante el acecho del maligno.

Queridos hermanos,  Dios solo quiere nuestro bien y nos da todo lo que pedimos en Fe. Solo ten cuidado que pides.  Ahora la joven sabe que no solamente quiere enamorarse, sino estar al lado de un hijo de Dios.

Un ejemplo de una oración es, Señor Jesucristo guíame para hacer tu voluntad, conoces los deseos de mi corazón, que mis ojos vean lo que tú ves, mis oídos interiorice únicamente lo que es para mi propio bien, y mis palabras salgan limpias de mi corazón, porque tú has hecho de mí una nueva criatura en Cristo.

Conclusión

Alguien contaba un testimonio en la Iglesia de como conoció a su esposa. No solo pidió que fuera una hija de Dios sino que ya estuviera haciendo su obra, que fuera profesional y amorosa.  Efectivamente así fue. El Señor Jesucristo le dio una mujer como él la pidió con todas las cualidades descritas y dice él, además  es muy bonita y pertenece a mi  iglesia. Llevan más de 30 años felizmente casados.

En todo momento ora, habla con el Señor. Le la palabra de Dios, desde tu sentir expresa lo que anhelas. Da las gracias por todo lo que tienes y que sea el Señor Jesucristo guiándote para tomar las mejores decisiones.  Concéntrate cuando dediques un tiempo al Señor,  y la mejor manera de demostrarle el amor que le tenemos, es con nuestro caminar diario en Él.

¡Dios los bendiga!

© Miguel Angel Robles. Todos los derechos reservados.

Evangelio del Día… Mensajes Cristianos