Mensajes Cristianos.. Arrepentimiento para salvación

Un corazón arrepentido

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos

2 Corintios 7:8-9-10Porque aunque os contriste con la carta, no me pesa, aunque entonces; lo lamente porque veo que aquella carta, aunque por algún tiempo, os contristo. Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristado, sino porque fuisteis contristado para arrepentimiento; porque habéis sido contristado según Dios para que ninguna perdida padecieseis por nuestra parte. Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.”

Introducción

Un corazón arrepentido conlleva un dolor profundo, constricción, vergüenza, tristeza por haber ofendido a Dios. En un corazón no arrepentido no hay relación con Dios ni perdón de pecados. El pecado después de consumado trae consecuencias dejando tras si vidas heridas, vergüenza, sufrimientos.

Arrepentirse es cambiar de dirección respecto al pecado. Es confesar los pecados y tomar la decisión de abandonarlo y volverse a Dios, (Proverbios 28:13). Cuando la luz de su Espíritu Santo nos muestra y nos confronta con el pecado se produce una gran tristeza en el corazón, que es la que produce el arrepentimiento para salvación.

Dos clases de tristeza

La palabra de Dios nos enseña que hay dos clases de tristeza. La tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación. La tristeza que es del mundo produce muerte como dice la palabra de Dios. El mundo sin Cristo está muerto y ya ha sido condenado porque no han creído a la verdad, (2 Tesalonicenses 2:12).

El mundo que no conoce a Cristo puede llegar a través de la tristeza, el dolor , la aflicción, el sufrimiento, hasta la misma muerte. No solo muerte espiritual sino muerte física, porque no pueden recibir la consolación que solo Cristo le puede dar.

Cuan grande puede ser la tristeza del mundo que puede llevar a la desesperación y a la muerte. Cosas compo el dolor por una perdida de un ser querido, por una enfermedad, por la separación del matrimonio, por la falta de trabajo, por el fracaso, etc. Esta clase de tristeza puede llevar a la muerte a las vidas que no tienen a Cristo en el corazón.

Lo hijos de Dios

Hay una gran diferencia en los hijos de Dios, pasaremos pruebas, tribulaciones, problemas, aflicciones, grandes dolores y Dios nos consolará. En Cristo Jesús la tristeza se convertirá en gozo. Jesús pondrá un manto de alegría en lugar de espíritu angustiado. El Señor pondrá un óleo de gozo en lugar de luto. El corazón quebrantado será sanado, y convicción de arrepentimiento para salvación.

El gozo del Señor será nuestra fortaleza, Dios estará a favor de sus hijos y los guardará como la niña de sus ojos. Sabemos que para Dios no hay nada imposible, Él puede revertir cualquier situación y nos consolará en nuestras aflicciones. El pecado produce muerte espiritual conforme a la palabra de Dios en Romanos 6:23Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro”.

Separados de Dios

El pecado nos separa de Dios, no solo afecta nuestra relación con Dios, sino que afecta nuestras vidas. Afecta también nuestras relaciones y nuestro entorno, no solamente dañamos nuestras vidas sino que también dañamos a nuestras familias, a nuestros seres queridos.

¿Cuánto mas serán los que pecan deliberadamente? Aquellos que conocieron la luz y les agradó mas las tinieblas que vivir en la luz de Cristo, que se apartaron del bien para hacer lo malo y no se contristó su corazón sino que se endureció por el pecado y no hubo en ellos arrepentimiento. “Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios” (Romanos 2:5).

Los ojos de Dios

Los ojos de Dios están de continuo sobre nuestras vidas. Dios no puede ser burlado, al hombre le podemos burlar mostrando una apariencia engañadora, pero no por mucho tiempo porque Dios es luz y todo lo que esta oculto saldrá a luz, Marcos 4:22, y se hará manifiesto.

La tentación

El enemigo se encargará de acecharlo continuamente, la palabra de Dios nos dice que anda como león rugiente buscando a quien devorar. Satanás lo tentará cuantas veces sea necesario para hacerlo caer, pero en nosotros esta la fuerza y el poder del Espíritu Santo para vencerlo.

La tristeza que es según Dios producirá en nosotros convicción de pecado, nos producirá un verdadero arrepentimiento y habremos ganado la batalla. No será una emoción o una tristeza momentánea. No será el derramar lágrimas de cocodrilo por el pecado, sino un verdadero y genuino dolor por haber ofendido a Dios. 

Por amor a Su santo nombre, y con la ayuda de su Espíritu Santo, nuestro consolador, abandonaremos todo pecado y la primer batalla para destruir el pecado en nuestras vidas se libra en la mente.

Así que hermanos, os ruego por la misericordia de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo y santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” (Romanos 12:1-2).

Que la luz del Espíritu Santo ilumine todo tu ser, que la tristeza que es según Dios sea para arrepentimiento en tu vida, y no una tristeza que en ti produzca perdida, poniendo en peligro tu vida.

© El Evangelio de Hoy. Todos los derechos reservados.

ElEvangelioDeHoy.Com… Mensajes Cristianos