Inicio / Mensajes Cristianos / La juventud de hoy

La juventud de hoy

El Evangelio de Hoy – Mensajes Cristianos

Introducción

El Evangelio de Hoy trae una reflexión para aquellos que se ocupan de los jóvenes. El abismo entre adolescentes y adultos parece más grande que nunca. Transponer este abismo es un de los mayores desafíos de nuestra generación. Superar este desafío es de extrema importancia.

Leemos: “No desprecien la juventud. Sé ejemplo de los creyentes en la palabra, en la conducta, en el amor, en el espíritu, en la fe y en la pureza.” (1 Timoteo 4:12). Cuidar de los jóvenes es todavía una tarea que el Señor nos ha encomendado.

Pero, ¿cómo comprender la juventud de hoy? ¿Por qué los jóvenes parecen cada vez más distantes de aquellos que conocíamos? ¿Cual es el verdadero camino cristiano para tratar con los jóvenes? Estas son las preguntas que perseguiremos en nuestra reflexión.

¿Quien es el adolescente?

Nunca podemos olvidar que la adolescencia es uno de los momentos más complicados de la vida. Todos fuimos adolescentes un día. No es difícil recordar.

Anuncios 1

La adolescencia es un período lleno de confusión, dudas y enfrentamientos. El adolescente ya no es más un niño, pero todavía no es considerado un adulto. Él no está ni aquí ni allí. Está en el medio.

El trato con los adolescentes tampoco es fácil. Esto ocurre por dos motivos básicos: primero, porque no existe una fórmula universal para tratar con ellos; segundo, porque la adolescencia es aún una invención muy nueva, del comienzo del siglo XX.

Los adolescentes son la expresión más pura de un mundo nuevo. En verdad, ellos son justamente el puente entre el viejo y el nuevo – y hoy, más que nunca.

¿Que ha cambiado en la juventud?

La juventud cambió. Esto no se niega. Si preguntas a alguien de, por ejemplo, 70 años de edad acerca de su juventud, escuchará un relato muy parecido con lo de alguien que tiene 60, 50 o mismo 40 años.

Sin embargo, si haces la misma pregunta a un joven de 25 y otro de 20 años, oirá dos narrativas casi totalmente distintas sobre la adolescencia que tuvieron. El adolescente que hoy tiene 15 o 16 años no tiene nada que ver con lo que tenía la misma edad en la primera década de nuestro siglo.

Anuncios 2

Si haces la pregunta a un maestro de una escuela cualquier, que trabaja con adolescentes todos los días, las diferencias entre los jóvenes de hoy y de ayer se queda aún más claras. Él probablemente te va a decir que la característica más evidente es que hoy las cosas cambian muy rápido.

Si ya era difícil manejar los abismos generacionales entre los adolescentes nacidos en dos décadas diferentes (de los años 1980 y de los 1990), hoy basta solamente dos o tres años de distancia para que todo cambie. Los que nacieron en 2000 están más lejos de los que nacieron en 2005 que aquellos que nacieron en 1980 con relación a los de los años 1950.

¿Qué pasa aquí?

El rasgo fundamental de los nuevos tiempos no es tanto los cambios con respecto al pasado, pero la velocidad asombrosa con que las cosas cambian. Para muchos padres, no es posible acompañar el ritmo frenético de los cambios. Esto también sucede con los maestros, psicólogos y mismo con los pastores.

En este sentido, hay dos conductas imprescindibles en el trato con los jóvenes: cambiar la relación que tenemos con el tiempo y dejar de lado las viejas lentes por la que veíamos el mundo. Sin esto, es todavía imposible comprender la juventud de hoy. Y, indudablemente, con respecto a la juventud de hoy, todo ha cambiado.

Las diferencias entre la juventud de hoy y de ayer

El joven de hoy no posee las mismas referencias temporales que poseíamos antes. Para la mayoría de ellos, casarse con 20 y pocos años, tener hijos e constituir una familia ya no hace ningún sentido. Quizás lo haga a los 30 o 40, pero no a los 20.

Anuncios 3

Por otro lado, 20 años ya es tarde para comenzar la carrera profesional en los días de hoy. A los 30, el joven espera ser gerente de la empresa, tener un buen salario y viajar por el mundo dos veces por año. Por supuesto, sin salir de la morada de los padres.

Actualmente, ingresar en la vida adulta no tiene nada que ver con lo que tenía antes.

Además, el adolescente del siglo XXI no ve diferencia entre el mundo real y el virtual. Lo que se pasa en las redes sociales es lo mismo que se pasa en su vida social.

Acerca Luís de Vera Cruz

Avatar
Investigador dedicado al estudio de la hermenéutica bíblica, de la filosofía medieval cristiana y de la religión comparativa. Tiene interés por la historia antigua y las lenguas arcaicas.

Revise

Mensajes Cristianos... Los rebeldes de Dios

Los rebeldes de Dios

Mensajes Cristianos... En el Evangelio de Hoy, enviamos un mensaje sobre los rebeldes de Dios. Si sientes dentro de ti un espíritu rebelde imposible de contener..