Mensajes Cristianos.. Sal de la tierra

Vosotros sois la sal de la tierra

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos.. Texto Biblico: Mateo 5:13  “Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.”

Introducción

No se requiere mucha sal para dar una buena sazón a los alimentos, una pizca de sal es suficiente. Los creyentes somos un pueblo propio, porque somos de Dios, de su propiedad y estamos aquí en la tierra para ser celosos de buenas obras, las cuales deben ser hechas para Él (Tito 2:14).

La sal viene en pequeños granos, tan pequeños que son prácticamente sin valor, pero una cantidad muy pequeña de sal puede darle sabor a una gran cantidad de alimentos.  El secreto está en que la sal es refinada y pura. Su pureza es lo que la hace fuerte.

El creyente debe ser sazonado con sal para tener valor, ser puro y no adulterado, ser fiel a toda la Palabra.

Al igual que la sal, los creyentes no solamente deben ser buenos sino también hacer el bien. La sal que está guardada en la alacena no sirve para nada, pero cuando se tiene en un salero es entonces cuando es útil (Isaías 1:17).

Algunos creyentes dicen que no van a bailes, no fuman, no toman o no hacen aquello, sin embargo, tampoco hacen nada para ganar almas. Debemos ir al mundo, pero no ser del mundo (1 Juan 2:16). Recordemos a Daniel, el decidió no contaminarse. De la misma manera seamos firmes en el mundo y ser de testimonio para Dios.

En ocasiones el creyente que tiene el propósito de testificar y ganar almas se ha enfrentado con personas que están buscando algo diferente a lo que ofrece el mundo, y cuando conocen al creyente con propósito, son atraídos hacia el creyente porque ven en él algo que ellos necesitan.

Podremos ser pocos los creyentes esparcidos en el mundo haciendo la voluntad de Dios, pero como la sal en Cristo somos poderosos para cambiar nuestro entorno cumpliendo nuestro deber como soldados de Jesús (1 Juan 2:15).

El creyente como la sal, ha sido llamado para uso en el propósito de Dios, así como algunos hombres de la Biblia:

  • Daniel fue sal en Babilonia y él no permitió contaminarse.
  • Abraham fue usado para vender naciones.
  • Elías fue quien atrajo hacia Dios al pueblo apóstata.
  • Noé fue usado para rescatar a la humanidad.

Hombres de Dios que fueron sal en la tierra y para el mismo propósito somos llamados.  Dios está buscando su propia gente en lo individual para cumplir con su propósito (1 Corintios 16:9a). Dios muestra su poder a favor de aquellos que hacen su voluntad, a los que son la sal de la tierra, a aquellos que tienen un corazón limpio y puro delante de él.  Podremos vivir en el mundo, pero el mundo no podrá vivir en nosotros.

El creyente puede ser la sal de la tierra y tener el poder para realizar maravillas para Dios y ser parte de su plan eterno (Hechos 1:8).  Debemos recordar que somos la sal de la tierra, la sal que Dios quiere, la sal que es Cristo.  Nosotros somos saleros y Dios quiere rociar su vida por medio de nosotros.

Conclusión

Dios está buscando por aquellos que tienen un corazón perfecto para con Él y están dispuestos a ponerse la armadura y salir a la batalla todos los días (Zacarías 4:6). Si tenemos a Jehová de los ejércitos con nosotros, no requerimos de algo más.

Así seamos una persona o un grupo pequeño, si somos sazonados con la sal de Cristo es un poder tremendo en el mundo para ganar almas y discípulos. La sal que testifica es lo que el mundo necesita.  La sal es Cristo, permite que más gente conozca de Él.

© Elena Torres. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy.. Mensajes Cristianos