Evangelio de Hoy... Mensajes Cristianos

Corinto, el matrimonio y la fornicación

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto Biblico: 1 Corintios 7:1-2 “En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer; pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido”.

Introducción

En este pasaje, el apóstol Pablo le escribe a los corintios. Les dice que le sería muy bueno para ellos no tocar a ninguna mujer. Sin embargo, está el problema de la naturaleza pecaminosa y sexual del ser humano. Y para contener esto, les dice que es mejor (debido a las fornicaciones) que cada uno tenga su propia mujer, y las mujeres, su propio marido.

En este mensaje de hoy, exploraremos más a fondo a que se refería Pablo con lo de “no tocar mujer”, el problema de las fornicaciones, la condición de la mujer en la antigüedad y como es la auténtica relación matrimonial.

Un poco de historia

En la antigua ciudad de Corinto se podían encontrar distintos templos. Pero hay uno en particular que es el que nos interesa. Me refiero al templo de Afrodita, un templo muy importante para los Corintios, ¿Y qué tiene que ver ese templo con lo que nos quiere decir Pablo? Bueno, es más importante de lo que podemos imaginar.

En el templo de la diosa Afrodita, el sexo, es una religión. Espero no te impresione mucho saber esto. En el templo de Afrodita había 1000 vírgenes vestales, así se les llamaba. Pero, créanme que la la palabra “vírgenes” está muy mal usada en este templo. Pues estas “vírgenes” en realidad eran prostitutas.

En ese templo uno podía tener comida, bebida y sexo. ¿Qué les parece eso? Para los fanáticos de los filósofos y la cultura griega, es cierto que los griegos tuvieron muchas cosas buenas, pero también era una sociedad que tenia aspectos muy inmorales. El pensamiento de ellos es que tenían que librarse de sus deseos carnales para que no fueran una carga. Pero, ¿Cómo lo hacían? Satisfaciéndolos.

Esto es lo que conocemos como “paganismo”. Así hacían los griegos y otras sociedades como la romana. Era común que los romanos tuvieran varias esposas, pero esto era más que nada porque las tareas del hogar eran muchas y muchos romanos necesitaban a más de una mujer para realizarlas. El sexo en el matrimonio de un romano era algo secundario, ya que para tener sexo, el romano iba al templo encargado de satisfacer sus deseos carnales.

En otras palabras, la mujer en el mundo antiguo era vista más que nada como un objeto para tener hijos, realizar tareas domésticas y tener sexo. Difícilmente se podía ver que la mujer sirviera para alguna otra cosa.

La visión de Pablo

Pablo le propone a los Corintios ver a la mujer de otra forma muy revolucionaria. En las sociedades antiguas y hasta muchos de los Israelitas, veían a la mujer como un objeto para satisfacer sus propios deseos y servirles. Esto ha sido así por mucho tiempo. Pero Pablo exhorta a los corintios a amar a sus esposas (Efesios 5:25). Por otro lado, también mando a sus esposas a estar sujetas a sus maridos (Efesios 5:22).

Aquí es importante aclarar un punto. Pablo utiliza la palabra “sujetar” no la palabra “obedecer”. La persona que tiene que obedecer es un soldado, un empleado o un estudiante, no la compañera del resto de tu vida. La palabra “sujetar” la utiliza para referirse a que deben solo de reaccionar a sus propios esposos, es decir, el hombre es el emisor y ella es la receptora, no solo a nivel sexual, sino también mental, emocional y espiritual. Además de que debe considerar mucho lo que le pida su esposo. En este caso, la obediencia de la esposa al esposo es de forma voluntaria y no forzada.

Así es como hizo Dios las cosas desde el principio, no hizo al hombre para ser general de la mujer y que esta tenga que obedecerlo en todo, así sea en cosas que la humillen. Dios hizo a la mujer como compañera del hombre y para que el hombre la amara. Dios hizo a la mujer para que fuera ayuda para el hombre y estuviera sujeta a él.

Conclusión

Pablo les está proponiendo una revolución a los Corintios, tanto hombre como mujeres. Quiere que dejen sus malas prácticas paganas y se adhieran al modelo original de Dios, el cual, es perfecto y verdadero.

Dios quiere que el hombre y la mujer se casen, que sean una sola carne y se traten bien conforme a lo que está establecido en la biblia. Que el hombre ame y cuide a su esposa y que la mujer esté sujeta a su esposo en un matrimonio santo.

¿Tu trato con tu pareja es como el que está establecido en la biblia? Dios quiere que todos nos ajustemos al plan original.

© Juan C. Planterio. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy.. Mensajes Cristianos