El estimulo en nuestra vida.. Evangelio de hoy

Encontremos el estímulo de nuestra vida

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto Biblico:Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” (Isaías 40:31)

 Nuestra fuerza debe ser la que nos da el Señor

En este mundo muchas veces estaremos sin ánimo de seguir luchando. Porque son tantas las adversidades, y tantos los obstáculos, que pareciera que no tenemos más fuerzas. Y esto es muy probable, porque las fuerzas humanas son limitadas. Si sólo confiamos en nuestra resistencia, pronto desmayaremos y querremos abandonar.

Sobre todo en la vida de la fe, no podemos confiar nuestra perseverancia. Porque al ser una vida sobrenatural, no puede estar apoyada en fuerzas naturales. Si Dios inició la vida del espíritu en nosotros mediante el bautismo, Él debe sostenerla. Entonces, tenemos que recurrir a su auxilio cuando fallan las fuerzas para seguir el camino de Cristo. (Deuteronomio 31:8)

Nuestra vida en general necesita un motor que la motive. Lo que sostiene nuestro ímpetu de luchar y seguir viviendo es el sentido que le damos a nuestra vida. Y nosotros los cristianos sabemos que nuestro motivo de vivir es Cristo. Él da sentido a nuestro existir, porque entregó su vida por nosotros y nos libró de la vida de esclavitud en el pecado.

No estamos solos en las dificultades

Si ponemos nuestra confianza en los hombres, muchas veces terminaremos desilusionados. Porque al fin y al cabo son mortales, con la debilidad que dejó en nuestra naturaleza el pecado. Los hombres podrán fallarnos, y su fidelidad dura mientras no sean zarandeados por la iniquidad.

El único que puede ser un baluarte para nuestra vida es Dios. Porque en Él no hay mudanza, su fidelidad es para siempre. Dios es inmutable y no se retractará de sus promesas. Si Él nos enseñó en su Palabra que hizo una promesa eterna con aquéllos que son su pueblo, sabemos que así es en verdad (Josué 1:9).

El hombre que pone su esperanza en el hombre es un desdichado. Pero si nuestra confianza está en el Señor, sabemos que Él es poderoso y nos librará de todo mal. Lo único que pide de nosotros es que le seamos fieles y no nos apoyemos en otra cosa que en su amor.

Cuando estemos agobiados, y nos falte estímulo, Cristo debe ser el que nos empuje a superarnos. Porque gracias a su Palabra sabemos que fuimos creados para grandes cosas, mostrando al mundo las maravillas que obró Dios en nosotros. De esta manera colaboraremos con la difusión del Evangelio, y seremos partícipes de lo más importante que pueda ocurrirle a alguien. Conocer a Jesús.

Nuestra perseverancia será recompensada

¿Para qué necesitamos un estímulo? Para no desfallecer frente a los embates del mundo y el maligno. De lo contrario, la vida fácil que nos ofrecen puede tentarnos y llevarnos a apoyarnos en lo material para buscar la felicidad. Esto nos hará más infelices y nuestra vida será realmente triste.

En cambio, si perseveramos en el seguimiento de Cristo, la recompensa será muy grande. Porque será la vida eterna lo que recibiremos por un corto tiempo de lucha aquí en la tierra. Esto no lo hace más fácil, sino que nos da el ímpetu para sortear las pruebas que Dios permita en nuestra vida (1 Corintios 15:58).

La dirección de nuestra existencia también nos la dará el Señor. Si somos dóciles al Espíritu Santo, Él guiará nuestro entendimiento para comprender la Palabra y vivir de acuerdo a ella. Tenemos que practicar la humildad y orar fervientemente para que nos dé el don de un discipulado fiel a Cristo.

Conclusión

Tenemos en esta vida muchas trabas para vivir nuestra fe. Si no tenemos el estímulo adecuado, podemos caer en el desánimo y la desazón. Porque los obstáculos nos harán creer que seguir el camino del mundo es más fácil y placentero.

Puede parecer más fácil, pero la consecuencia es la perdición. Y si el hombre gana el mundo pero pierde su alma, ¿de qué le vale? (Mateo 16:26). Tenemos que confiar en que la Palabra es viva y eficaz, y que en ella está el camino hacia una verdadera felicidad.

Por eso el apoyo de nuestra vida debe ser Cristo, que con sus enseñanzas nos marcó el camino hacia la salvación. Él prometió que estaría con nosotros hasta el fin del mundo. Allí, en su promesa, debemos encontrar el estímulo para que nuestra vida sea plena y feliz. Te reto hoy, atrévete a ser diferente, y camina en la verdad de Dios.

© Julio Torres. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy.. Mensajes Cristianos

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.