Evangelio del Dia - Dios puede ayudarnos

Orar, ¿Valdrá la pena?

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos: Lucas 11:1-13

Introducción

La oración es uno de los temas de mayor importancia en la vida cristiana, es el sustento, la fuerza que impulsa nuestros espíritu hacía Dios. No podemos negar la necesidad que hay dentro del creyente de acercarse a Dios por medio de la oración.

Antes de entrar en materia, debemos entender desde el principio la importancia de la oración y porque nos fortalece espiritualmente.

¿Qué es la oración? Y ¿Por qué es importante?

Hemos escuchado que la oración es el medio en cómo nos comunicamos nosotros con nuestro Dios, Orar es un acto de hablar con Dios y Jesús fue el mejor maestro frente a este tema.

En Lucas 11:1 Jesús inspiro a los apóstoles a orar, recuerde que ellos estaban con él la mayor parte de su tiempo y veían sus actos,  y fue la oración la acción recurrente en la que Jesús se destacó. Al ver esto como un habito en Jesús, sus discípulos le pidieron que le enseñaran a orar planteando la importancia de la oración principalmente en los siguientes puntos:

Adorar y dar honra a Dios porque es nuestro padre: Lucas 11:2 Jesús nos enseño a dirigirnos a Dios reconociendo su dignidad, lo poderoso y santo que él es y que anhelamos su presencia viva en esta tierra.

Pedirle a Dios por nuestras necesidades: Lucas 11:3 vemos que para Dios es importante nuestras necesidades y el quiere suplirlas.

Nos acercó al arrepentimiento: Lucas 11:4 Este es el versículo clave para entender que debemos tener un arrepentimiento diario, de corazón y con fe de que Dios es fiel y justo para perdonarnos además, nos enseña a perdonar cuando otros se equivocan con nosotros.

Interceder por nosotros mismos: El versículo 4 en la segunda sección vemos que es necesario pedirle a Dios protección porque si tenemos un enemigo que nos puede estar asechando.

Ahora, dejemos que Jesús nos inspire a orar, que el nos guie por medio de su Espíritu Santo para que nuestras palabras no se conviertan en vanas repeticiones sino que tengan un sentido trascendental en el cielo, y es por esto que vamos a ver porque la oración vale la pena:

Vale la pena porque acerca el cielo a la tierra

El versículo 2 Jesús clamo a Dios que se hiciera su voluntad así en la tierra como en el cielo. La oración hace que la presencia de Dios se establezca en la tierra, en nuestras vidas, en las ciudades. Nosotros somos quienes al clamar con fe hacemos que la presencia de Dios se comience a establecer en la tierra, solo si lo hacemos creyendo que él está y que recibiremos de la mano de Dios lo que pidamos en su tiempo perfecto Mateo 21:22.

La vida cristiana solo fluye por medio de la oración y la manifestación divina también.

Vale la pena porque nos llena del Espíritu Santo

La oración permite que nuestras lámparas estén encendidas y podamos ser luz para las personas que no conocen la palabra de verdad Mateo 25:4, como ya lo hice notar debemos ser sensatos y estar preparados porque la venida de Jesús es cada vez mas cercanos.

Ahora bien, el Espíritu Santo actúa por medio de la oración delante de Dios para pedir las cosas que necesita nuestro espíritu y nos llena, nos ayuda en nuestras debilidades y fortalece nuestra alma. La presencia del Espíritu santo es muy importante en la vida del creyente y esto nos da la fuerza para vivir una vida cristiana agradable a Dios.

Vale la pena porque prepara nuestro corazón para la palabra

La oración prepara nuestro corazón para la palabra que Dios tiene para nosotros y nos llena de fe. El Salmo 119: 105 destaca que la palabra nos da la sabiduría para tomar decisiones y esto viene porque nuestro corazón se ha llenado del Espíritu Santo quien nos guía a toda verdad Juan 16:13 y como lo vimos en el punto anterior, la oración nos llena del poder del Espíritu Santo quien nos da el entendimiento para comprender las escrituras, saber que es lo que Dios quiere hablarnos el día a día y guiarnos a tomar las mejores decisiones para nuestras vidas.

En conclusión

La oración es la manera en como los cristianos ejercitamos nuestra fe, es necesaria para que podamos enfrentar las situaciones y retos que nos presenta la vida y nos llena de entendimiento para comprender las escrituras.

Si, implica disciplina y constancia porque debemos dedicar un tiempo especial para tener intimidad en la oración, en consecuencia permite que nos conectemos con Dios en todo tiempo haciendo que la oración se convierta no en una opción para nosotros como hijos de Dios, si no como una necesidad y un mandato divino Efesios 6:18 el cual no debemos ignorar ni pasar por alto esforzándonos sin rendirnos, es por esto que la oración vale la pena.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.