Evangelio de Hoy... Ser verdaderos pastores

Dios te busca

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto Biblico: Mateo 18:10-14

Introducción

Hoy probablemente estés formando parte de una congregación donde se predica el mensaje de Dios. Tal vez no, tal vez nunca te has acercado a una iglesia, pero este mensaje llegó a tus manos. Puede ser que en el pasado estuviste en una congregación pero dejaste de reunirte. No importa, lo que importa es que este mensaje ha llegado hasta ti pues Dios te está buscando. 

Nuestro Señor Jesucristo hizo un viaje hasta nosotros, dejó el cielo para ser como uno de nosotros. Vino hasta acá para predicarles el mensaje de verdad. Dios en su búsqueda de nosotros entregó a su único hijo para morir y perdonar por medio de Él nuestros pecados. 

Las cien ovejas

Esta parábola de la oveja perdida nos muestra ese amor que Dios tiene para con sus hijos. Nosotros éramos como una de esas ovejas. No como las noventa y nueve que estaban en el redil, sino que éramos como esa oveja que se descarrió. Esa oveja que no escucho la voz del pastor sino que decidió irse por su camino a buscar nuevos pastos. 

Cuando llegó la hora de regresar a casa y resguardarse de la noche, el pastor solo contó noventa y nueve ovejas, la otra no apareció. Dejó todas las ovejas resguardadas y fue a buscar a esa oveja perdida. La oveja quedó a merced de depredadores, a merced de las inclemencias del tiempo. Quedó expuesta a terrenos no aptos para ella, quedo sola y desamparada. 

Pero el pastor de las ovejas fue a buscarla, por valles, por colinas, por caminos y por laderas estuvo buscando a la oveja perdida para traerla de vuelta a su rebaño. Para que esté segura, tenga alimento siempre y esté protegida de los depredadores. El pastor busca a su oveja. 

Dios nos busca, somos esa oveja perdida. Su amor es grande por nosotros. No importa si nos encuentra enmedio de un pantano, si nos encuentra enredados en pecados y llenos de lodo, Él nos ama y quiere que volvamos con las demás ovejas. Él quiere cuidar de su oveja. 

Hijo pródigo (Lucas 15:11-32)

Somos como ese hijo pródigo que se apartó de su padre y buscó su propio camino. Como Jesús lo dijo, en el mundo encontraremos aflicción. Este hijo pródigo encontró esa aflicción y se recordó que en la casa de su padre había comida, había paz y seguridad. Se acordó de cómo su padre le cuidaba proveía lo que hiciera falta. 

Dios es un buen Padre. Él quiere cuidarnos como la niña de sus ojos. Quiere darnos de todas sus riquezas, de todos sus cuidados y todas sus bendiciones. Dios quiere que siempre estemos a su lado y seamos buenos hijos. 

Volvamos a Dios, regresemos a nuestro Padre celestial. Él nos cuidará, Él nos alimentará, sanará nuestras heridas y hallaremos reposo para nuestro espíritu. Dios nos llama, volvamos a Él. Dios nos busca donde estemos.

No importa lo lejos que nos hayamos ido, Él espera que volvamos la mirada hacia nuestra casa y espera que volvamos. Tiene lista ya la fiesta, está preparada la comida, los invitados están ya a la mesa esperando que volvamos a Dios. Celebración tiene preparada Dios en los cielos y gozo en la tierra cuando decidamos volver a nuestro Padre.

¿Por qué vamos a seguir en miseria? ¿Por qué andaremos en valle de sombra y de muerte? ¿Por qué caminar caminos escarpados? Regresemos a nuestro Pastor, regresemos a nuestro padre. Nos busca por todas partes. Vino hasta aquí por nosotros, para rescatarnos de nosotros mismos, para rescatarnos del camino de muerte, para llevarnos a la vida eterna. Vino hasta aquí por ti, para llevarte de vuelta a Él.

Gozo en el cielo

Dios quiere regocijarse, Dios quiere que vuelvas. Dios quiere contar con tu presencia en su rebaño. Te pondrá un anillo, te vestirá nuevas ropas. Porque eres de Él, eres de su propiedad y no permitirá que sigas descarriado. Dios te busca y seguirá haciéndolo, seguirá llamando y no se cansará pues eres de Él.

Vuelve a casa y hará una fiesta en el cielo, pues te quiere, quiere Dios tu compañía. Quiere caminar contigo a cada paso en tu vida, Él quiere estar presente. Dios te ama, te lo demuestra todos los días. Vuelve a casa.

El amor de Dios es para siempre. Su amor no tiene limite y aunque no lo merezcamos Él nos ama y busca cada día. Dios es amor. Y ese amor lo ha volcado sobre nosotros y todos los días son nuevas sus misericordias sobre sus hijos. Cada día hará algo nuevo, algo diferente para bendecir a sus hijos. Dios es nuestro Padre, a Él sea la gloria por los siglos de los siglos. Dios es nuestra luz, nuestra salvación, quien nos cuida, quien nos protege, a Él solo adoramos.

© Mauricio Alvarez. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy.. Mensajes Cristianos

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.