Predicas Cristianas... El hombre de Samaria

Adios Amargura

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto bíblico: Efesios 4:22-32

INTRODUCCIÓN

Como hijos de Dios y en nuestro paso por esta vida debemos tener en cuenta que nuestro corazón debe ser recto. Y debemos procurar ser llamados pacificadores y así podremos llevar ese título de hijos como Dios lo quiere Mateo 5:9.

En realidad, la amargura no permite que veamos la gloria de Dios en nuestra vida. Nos detiene en el camino y no deja que tengamos una vida en victoria. Hoy vamos a ver la importancia de tener un corazón que esté dispuesto a ser lleno y transformado por el Espíritu Santo, y entender porqué es importante esto en la vida del creyente.

¿Qué debo hacer para ser libre de la amargura?

En Efesios 4:22 nos señala que debemos estar despojados de toda manera de vivir pasada, la que teníamos antes de la vida nueva que hemos experimentado en Cristo. Pablo nos insta a que nos despojemos del viejo hombre. Más que todo cuando se trata de los deseos engañosos que este viejo hombre trae consigo mismo.

Debemos ser vestidos con el nuevo hombre

En Efesios 4:24 nos habla de que estemos vestidos con el hombre que Dios ha creado, en justicia la cual viene de Jesús por su sangre preciosa, en santidad que hace esta transformación de vida y la cual si no está, nadie puede ver a Dios y en verdad, la que nos proporciona la palabra.

Además, la Santidad se da por medio la de búsqueda diaria de Dios en nuestra vida. Y en nuestros corazones por medio de Jesús, quien además nos justifico delante de Dios de todo pecado venidero o pasado que se haya podido cometer. Y la verdad que es la palabra, s el sustento diario que Dios nos proporciona para fortalecer nuestra fe y nuestra vida espiritual.

Hablando siempre con la verdad

Sobre todo recordemos que la palabra de Dios dice que nosotros somos hijos de Dios por decir la verdad, Esto es Su palabra. Ciertamente el que hable mentira será considerado hijo del diablo (Juan 8:44).

Al momento de hablar la palabra de Dios debemos ser cuidadoso de no añadir más de lo que Dios quiere decir a sus hijos. Más si se tiene esta responsabilidad puesta por la gracia de Dios. En Efesios 4:25 podemos ver que la palabra nos indica que hablemos con verdad a nuestros hermanos, la verdadera palabra de Dios, porque además somos miembros de un mismo cuerpo.

Debemos saber perdonar

Efesios 4:26-27 nos enseña el valor del perdón diario. Como seres humanos nos podemos sentir con mal genio en cierta ocasiones, pero no debemos dejar que esto nos impulse a dañar a otros y no debemos dejar que esto crezca con el tiempo. La palabra nos invita a cuidar nuestro corazón de albergar el rencor puesto que este es el abono perfecto para que crezca con fuerza la raíz de amargura.

El perdón es una decisión. Debe hacerse por nuestro bien, y por el bien de aquella persona que nos ofendió, puesto que libera de toda atadura que pueda tener uno con ella.

Si no perdonamos, la palabra es clara al decir que le damos lugar al diablo. Nuestra vida se expone en perder nuestra mirada de Dios, y nos llenamos de dolor y sufrimiento.

Cuidemos todo lo que salga de nuestra boca

Las palabras de nuestra boca no pueden ser dobles. La palabra de Dios dice que de una fuente no pueden brotar dos clases de agua Santiago 3:11. Y el versículo 29 de Efesios nos insta a no hablar palabras corruptas con nuestra boca. Recordemos que de nuestras palabras viene bendición o maldición para los demás, y por supuesto para nuestra vida propia (Proverbios 18:21). Nuestras palabras deben ser para edificar, sanar, bendecir a los demás. ¡Cuidemos de hablar lo que no se debe! Permitamos que el Espíritu Santo gobierne nuestras palabras.

No contristar al Espíritu Santo

Efesios 4:30 nos refleja que la palabra de Dios nos llena de verdad. Espíritu Santo de Dios nos limpia y actúa como nuestra guía acá en la tierra. Esto lo prometió Jesús (Juan 14:26) que además nos recordará la manera correcta de vivir.

No dejemos que el Espíritu Santo se desvanezca en nuestra vida. Tengamos en cuenta que Él nos cuida y vela para que estemos cerca de Dios conforme al propósito que cumplió Jesús en la tierra al ser el cordero inmolado por redención de nuestros pecados.

Llenemos nuestros corazones de la verdadera palabra y busquemos agradar a Dios. El Espíritu Santo nos llenó de gozo de santidad y de perdón. No contristemos a quien por él somos sellados para encontrarnos con nuestro padre Dios el momento de su venida.

Quitar toda amargura

Efesios 4:31 se nos da una instrucción clara “quítense toda raíz de amargura”. Recordemos cómo nace un árbol, por el alimento que le proporciona las raíces. Por ahora se nombra una raíz, pero no permitamos que esto se convierta en un árbol fuerte, con frutos desagradables para nuestra vida puesto que de ellos mismos nosotros nos alimentaremos.

Por lo tanto, arranquemos de nuestra vida lo que nos impida acercarnos verdaderamente a la presencia de Dios. Pueda ser que se alguna situación que no hayamos querido solucionar de falta de perdón ¡Es el momento! De ver la mano de Dios obrando en lo que consideramos difícil. Solo debemos disponer nuestro corazón y decidir avanzar en las enseñanzas de Jesús y hacerlas realidad en nuestra vida.

© Ramon Duarte. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy… Mensajes Cristianos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *