Dios nos libra.. Mensajes Cristianos Cortos

Dios nos libra

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Cortos

«Dios nos libra del mal. Dios tiene el poder para rescatarnos de cualquier mal, pero los pensamientos de Dios son más altos que los nuestros y Él es omnisciente, Él lo sabe todo.»

Texto Biblico:He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.Daniel 3:17-18

La aceptación del mundo

El rey Nabucodonosor había levantado una estatua y todos debían inclinarse ante ella, todos sin excepción debían cumplir el mandato del rey. Sin embargo hubieron tres hombres que se rehusaron a inclinarse ante ese mandato que fue decretado para todas las personas.

El mundo también tiene su forma de llevarnos por caminos de maldad, y si no seguimos esos caminos somos excluidos para estar solos en medio de la maldad de este mundo. Pero a pesar de las presiones sociales debemos permanecer fieles a nuestro Dios.

El Señor se agrada de aquellos que, a pesar de esas presiones sociales y de la influencia del mundo entero, permanecen fieles a su palabra y siguiendo su voluntad.

No debemos ir en pos de este mundo pues su palabra nos dice que si nos ocupamos en la carne, como el mundo desea, es muerte. Pero el ocuparse del espíritu es vida en Cristo Jesús, nuestro Señor. Aceptemos a Dios y su palabra, haciendo su perfecta voluntad todos los días de nuestra vida para que tengamos vida eterna.

Así como estos tres hombres quienes se atrevieron a ir en contra del mandato del rey, a pesar del castigo que este había decretado, debemos ser también nosotros sirviendo a Dios. A pesar del castigo que el mundo piense que nos dará debemos ser fieles a Dios antes que a los hombres. Ellos sabían que es más importante obedecer a Dios pues es Él quien puede librarlos de toda maldad y darles vida eterna.

Dios nos libra

Estos tres hombres hacen una aclaración en su discurso ante el rey, indicando que en Dios confiaban y que Él tiene el poder para librarlos del castigo del rey. Nabucodonosor enfurecido por la desobediencia de estas personas manda encender y calentar hasta el punto máximo de calor un horno y los echará a ellos vivos a ese horno. Tanto era el calor que algunos de los siervos del rey fueron muertos por el calor que salía de él.

Pero ellos dejan claro que son siervos de Dios, a Él le sirven y no se doblegaran ante los estatutos de un rey que manda al pueblo a inclinarse a una estatua que no es Dios. Esta es la disposición que todo cristiano debe tener ante los mandatos del mundo, de la sociedad en general, de nuestro círculo íntimo que no conoce al Señor.

Debemos dejar en claro que a Dios servimos y lo que a Él le agrada eso hacemos. Fuera de la voluntad de Dios no podemos estar. No importa la reacción del rey, de la sociedad o de nuestros amigos inconversos, a Dios serviremos y de todo mal nos librará Dios.

Debemos dejar en claro que nuestro Dios tiene todo poder. Si escuchamos que no hay opción y debemos hacer trampa para ganar una competencia, que debemos sobornar para obtener el negocio, que debemos hacer lo malo para sobrevivir en este mundo, debemos dejar en claro que a Dios serviremos y a él obedeceremos y que nuestro Dios nos librará de las consecuencias que el mundo quiera imponernos. Del horno de fuego seremos libres, de los castigos del mundo seremos libres, de la maldad contra nosotros seremos libres, pues Dios tiene el poder para liberarnos de toda maldad.

De cualquier manera serviremos a Dios 

Después de dejarle claro al rey que eran siervos de Dios, que Él tiene el poder para librarlos del horno de fuego, le dejan claro también que Dios es quien decide las cosas. Dios decide si los librará del horno o si morirán en él, pero de cualquier manera no servirán a otro dios.

Sea lo que sea o en el tiempo que Dios quiera obrar, nuestra confianza debe estar puesta en Dios. En el caso de estos hombres decidieron ser fiel a Dios hasta la muerte. Pues si morirían en ese lugar no era por falta de poder de Dios, sino que la voluntad de Dios era tenerlos en su presencia en el cielo.

De cualquier manera ellos decidieron ser fieles. Debemos tener ese mismo espíritu y ser fieles a Dios, aunque recibamos castigo del mundo. Dios es a quien obedecemos y debemos seguirle hasta el final.

Dios tiene el poder para rescatarnos de cualquier mal. Pero los pensamientos de Dios son más altos que los nuestros (Isaías 55:9). Él es omnisciente, Él lo sabe todo. Aunque con nuestra mente limitada no podemos ver cuál es el propósito de Dios en permitir ciertas tormentas, estamos confiando que todas las cosas que Dios permite son para bien. Porque a los que amamos a Dios todas las cosas nos ayudan para bien (Romanos 8:28). 

Dios recompensa la fe

Pero estos hombres fueron valientes y le rindieron honor a la estatua. Entonces Dios los libró del horno de fuego, y el mismo Dios estuvo con ellos dentro del horno. Ellos sabían que Dios podía hacerlo y si Dios decidía no ayudarlos igual no iban a desobedecer a su Padre.

Dios recompensa esa fe y los libra del horno. El rey se sorprende al ver como Dios los libra. El mundo dará gloria al Señor a causa de nuestra fe en Dios. Cuando vean que no cedemos ante las presiones y que de igual manera servimos a Dios. La gloria debe ser dada al Señor por la fe en la que permanecemos en cualquier circunstancia de la vida. 

Seamos obedientes a Dios hasta la muerte, con todo nuestro corazón, entonces Dios nos librará de todo mal y el honor será para nuestro Dios. Dios es poderoso para rescatarnos y su gloria llenará toda la tierra.

© Consuelo Gómez. Todos los derechos reservados.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.