Mensajes Cristianos.. Instrucciones divinas

Instrucciones divinas

Mensajes Cristianos

Así como enfrentó a Goliat, fue valiente para hacer todo lo que Dios le enviaba a hacer. David no contemplaba el ejército que tenía delante, sino que contemplaba la gloria de Dios que estaba con él.

Dios requiere de nosotros una obediencia total a su palabra. Debemos tener la palabra de Dios grabada en nuestro corazón y vivir por ella. Así no estaremos viendo lo difícil de la situación, de lo complicado del camino, de lo imposible que parezca el mandamiento.

Anuncios

Lo que contemplaremos será el poder de Dios para hacer todas las cosas, el amor de Dios que es eterno y su misericordia que se derrama sobre nuestra vida. El poder de Dios lo llena todo y se cumplirá su palabra a cabalidad.

Pero esta obediencia se consigue solamente con la fe. Fe en que Dios tiene las cosas bajo control. Fe en que Dios nos ha salvado por medio de la sangre de Cristo. Fe en que su palabra es verdad y que todo lo que está en ella ha de cumplirse. Fe en que somos sus hijos y que tiene cuidado de nosotros.

Esa obediencia es por la fe y por la gratitud que tenemos para con Dios.

La obra del Señor

Es entonces que Dios se glorifica, cuando ponemos nuestra confianza entera en Él. David fue y peleó contra los enemigos y Dios los entregó en sus manos. No importaba si el ejército del enemigo era más grande o si eran más fuertes, lo relevante es que Dios estaba con David.

Anuncios

Dios derrotará a tus gigantes, no importa si se multiplican contra ti. Sé obediente al Señor y verás su gloria en cada paso que des. Así como David era obediente, así debemos aprender a obedecer al Señor.

Peleemos la buena batalla de la fe, la que es en el espíritu contra las huestes de maldad. Sabiendo que Dios está de nuestro lado podremos enfrentarlas en su nombre y salir victoriosos. Porque de Dios es la victoria y a Él es toda la gloria.

La victoria

Todo don perfecto viene del Señor, toda victoria proviene de Él, por lo tanto debemos darle honor como merece. Con todo nuestro corazón debemos servirle y seguir sus mandamientos tal y como Él lo pide.

Cuando comprendemos el amor que Dios nos ha manifestado, el obedecer no es gravoso, sino que estamos dispuestos a dar todo nuestro ser al servicio del Señor y a servirle con todas nuestras fuerzas.
Seamos obedientes, tengamos fe en el Señor y cumplamos su propósito en nuestra vida.

Si nos ha enviado a algo, vayamos sin temor, porque su gloria se moverá en medio de nosotros cuando le somos fieles y obedientes. Solo debemos recordar que toda la gloria es del Señor.

Anuncios

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Evangelio de Hoy.. Mensajes Cristianos para Predicar

Tagged
Jose R. Hernández
José R. Hernández; educación cristiana: Maestría en Teología. El Pastor Hernández y su esposa nacieron en Cuba, y son ciudadanos de los Estados Unidos de América.
https://www.elnuevopacto.com/