De la nada hasta su trono

De la nada hasta su trono

Mensajes Cristianos

Ante su trono

Posiblemente hemos considerado que acercarnos a Dios requiera un alto nivel de santidad, un gran estatus espiritual. Sin embargo me atrevo a decirte que no es así. No podemos ser transformados sin el poder del Espíritu Santo ni podremos cambiar sin una relación con el Padre. Gracias a su sacrificio podemos entrar confiadamente a su presencia, Él quiere escucharnos y amarnos.

No consideremos nuestro origen desde el polvo como un pretexto. Eres su creación, eres su hijo y te recibirá. El Señor tiene un plan para ti y frutos que quiere depositar en ti. Por eso te invito a que hagas un habito entregar tiempo para Dios, búscale, adórale, amale y prepárate para recibir lo que predestino para ti.

Conclusiones

Son muy pocos los afortunados que pueden contar una historia de transformación tan majestuosa como la que experimentamos todos aquellos que accedimos a entregar nuestro control para permitir la guía de Jesús como nuestro salvador. Venimos del polvo, fuimos bendecido con su palabra y aliento, hoy podemos continuar gracias a su misericordia y majestad.

Anuncios

Dios te formo de la nada y en ese criterio debemos forjar la seguridad de que no importa la sequia que pueda presentarte en tu vida, vendrá su aliento y aportara todo lo necesario para ti. Podrás ser fructífero donde quiera que vayas si su presencia va contigo. Establece una relación con el Señor, acércate confiadamente a su trono, cree en Él para que seas participe de la cosecha creada para ti.

Redactado por Pedro Garcia para publicar en elevangeliodehoy.com exclusivamente

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Atención. Puede usar esta predica cristiana para predicar en su iglesia, pero si Ud. desea publicar esta predica cristiana en su sitio web, o en las redes sociales, Ud. tiene que incluir el nombre del dueño de los derechos de autor (© José R. Hernández), y un vínculo a https://www.elevangeliodehoy.com.

Anuncios

Recuerde que el plagio es robo, y como cristianos no estamos llamados a robar (Éxodo 20:15). Recuerda «No hurtaréis, ni engañaréis, ni os mentiréis unos a otros.» Levítico 19:11. No comprometas tu testimonio cristiano. Toda violación de derechos de autor será reportada a Google.

 

Tagged