Evangelio de Hoy - Corazon perfecto... Predicas Cristianas

Corazon perfecto

Prédicas Cristianas

Dice la Biblia que Dios es el que produce en nosotros el querer como el hacer por su buena voluntad.

Te van a dar unas ganas de ser bueno que no se aguantan y te darán ganas de adorar a Dios y de acercarte a Él para buscarlo con todo tu corazón. Tú dirás: “Yo lo quiero a Dios pero me dan ganas de pecar y no entiendo por qué Dios lo permite”.

Comienza por desear con todo el corazón buscar a Dios y el Señor te dará paz por todas partes y te bendecirá, esa es la promesa para tu vida hoy.

La tierra es tuya porque la palabra de Dios declara: “De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan” (Salmo 24:1).

Tú eres su hijo y eres su hija y somos sus herederos. Dios nos dará paz por todas partes si tenemos un corazón perfecto para con Él.

EL REY ASA TERMINÓ HACIENDO LO MALO

Dice en 2ª de Crónicas 16:1: “En el año treinta y seis del reinado de Asa, subió Baasa rey de Israel contra Judá, y fortificó a Ramá, para no dejar salir ni entrar a ninguno al rey Asa, rey de Judá”.

Según este versículo tuvieron treinta y seis años de paz y de victoria, y el que se levantó contra el rey Asa pereció porque Dios estaba con él. Continuamos leyendo:

Entonces sacó Asa la plata y el oro de los tesoros de la casa de Jehová y de la casa real, y envió a Ben-adad rey de Siria, que estaba en Damasco, diciendo: Haya alianza entre tú y yo, como la hubo entre tu padre y mi padre; he aquí yo te he enviado plata y oro, para que vengas y deshagas la alianza que tienes con Baasa rey de Israel, a fin de que se retire de mí”. ¿Te suena Siria?

Siria, hoy paga a terroristas para que destruyan Israel. “Y consintió Ben-adad con el rey Asa, y envió los capitanes de sus ejércitos contra las ciudades de Israel; y conquistaron Ijón, Dan, Abel-maim y las ciudades de aprovisionamiento de Neftalí. Oyendo esto Baasa, cesó de edificar a Ramá, y abandonó su obra. Entonces el rey Asa tomó a todo Judá, y se llevaron de Ramá la piedra y la madera con que Baasa edificaba, y con ellas edificó a Geba y a Mizpa”.

Para que lo puedas entender bien: viene el rey del norte y los quiere conquistar, entonces Asa hace negocio, saca el oro y la plata del templo de Dios y se la manda al rey de Siria para hacer pacto contra Baasa rey de Israel.

El rey de Siria hace pacto con Asa y echan al rey de Israel y toman una ciudad que éste había amurallado y con las piedras de esa ciudad edifican dos ciudades.

Y continúa diciendo 2ª de Crónicas 16:7 en adelante: “En aquel tiempo vino el vidente Hanani a Asa rey de Judá, y le dijo: Por cuanto te has apoyado en el rey de Siria, y no te apoyaste en Jehová tu Dios, por eso el ejército del rey de Siria ha escapado de tus manos.”

Los etíopes y los libios, ¿no eran un ejército numerosísimo, con carros y mucha gente de a caballo? Con todo, porque te apoyaste en Jehová, él los entregó en tus manos. Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él.

Locamente has hecho en esto; porque de aquí en adelante habrá más guerra contra ti. Entonces se enojó Asa contra el vidente y lo echó en la cárcel, porque se encolerizó grandemente a causa de esto. Y oprimió Asa en aquel tiempo a algunos del pueblo”.

CONCLUSIÓN

¡Qué lástima! Treinta y seis años de paz y ahora que tenía su reinado afirmado por todos lados hizo pacto con el rey de Siria. Esta vez Asa no buscó a Dios sino que se apoyó en su inteligencia y en su destreza, pero Dios le podía haber dado victoria sobre el rey de Siria mas Asa hizo pacto con él.

Nunca más preguntes por qué Dios permitió que te suceda esto o aquello porque no lo harás con sabiduría. Pero el Señor me dio para que yo te diga hoy que si tú le buscas sinceramente de corazón te dará paz y te bendecirá. ¡Camina con Dios y Él caminará contigo!

Si crees que no tienes un corazón recto para con Dios acércate a Él y dile: “Señor, sé que mi corazón no es recto delante de ti y necesito que me perdones.

Hasta este día mi vida ha ido de fracaso en fracaso, mas te pido que me limpies con tu sangre preciosa Jesús y que me transformes para que yo pueda amar a Dios con un corazón perfecto y así poder ver su favor sobre mi vida y disfrutar de sus bendiciones y de su paz. Yo ya no me quiero apoyar en mis fuerzas sino en las tuyas Señor. Lléname con el poder de tu Espíritu Santo Dios, te lo pido en el nombre de Jesús, amén”

© Jorge Marquez. Todos los derechos reservados.

El Evangelio de Hoy.. Predicas Cristianas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *