Evangelio de Hoy.. Predicas Cristianas

Costo de Oportunidad

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico: Salmos 37:16; Mateo 6:33

Introducción

Es gratificante recibir nuestro salario después de una jornada laboral, tediosa, agotadora y larga, llegamos cansados y muchas veces no tenemos el tiempo necesario  para compartir con nuestra familia.

Siempre le damos las sobras, lo último, lo que no tenemos a quien no se lo merece. El diario vivir nos fatiga, nos cansa y está comprobado que nos puede enfermar hasta acabar con nuestra vidas. Tenemos una edad y aparentamos otra. Tienden a confundirnos, diciendo, ahí perdón pensé que tenías 42 años y resulta que tienes 30 y recién cumplidos.

Otra situación que no se aleja de la realidad, y que ha aumentado su porcentaje de crecimiento, son los matrimonios, en donde por descuidos, problemas, y situaciones personales, alguno de los dos toma la decisión  de engañar a su pareja. Pues, esta se cansó o se aburrió de él/ella, pues, nuestro tiempo lo aplicamos donde no debemos.

¿Qué es el costo de oportunidad?

Bien, seguro te preguntaras, ¿Qué es el costo de oportunidad? Simplemente se puede definir como la manera de medir cuánto cuesta algo y ver si es provechoso o no para nosotros. Te doy un pequeño ejemplo.

Cuenta la historia de un Rey, que quiso ver las reacciones de las personas, este salió de su castillo y coloco una piedra grande  en la vías más transitadas hacia su castillo. Luego se escondió entre los arbustos para observar como reaccionaban todos los que pasaran por ahí.

Al pasar las primeras persona, vieron que esta piedra atravesada y lo que hicieron fue rodearla y siguieron su camino.

Paso otro grupo con carruaje y caballos, y al ver esto se detuvieron, y empezaron a hablar mal del rey y a criticarlo por el mal estado de la vía. Pero rodearon y siguieron su rumbo.

Pero la tercera persona que paso venía a pies, y cargada de semillas y hortalizas, con un bolso en su espalda. Al ver que tenía ese impedimento en su vía se detuvo, observo la piedra, bajo su cosas y con toda su fuerza empujo la piedra hasta sacarla del camino.

Pero este vio que había una bolsita debajo de la piedra, la destapo y vio que habían muchas monedas de oro y una pequeña nota que decía: Este pago es para la persona que se tome la molestia de mover esta piedra.

Excelente ejemplo sobre el costo de oportunidad. ¿Notaste cada una de las situaciones?  Cada uno eligió lo que quiso según sea su conveniencia. Pero la tercera persona sin saber que iba a pasar o que se iba a encontrar, este se detuvo a mover esa piedra. ¿Pero, qué ganaba?

Simple, te aseguro que era un buen ciudadano, no era egoísta, y ayudo a despejar la vía para otros usuarios. Además de recibir un pago por lo que hizo, tomo una decisión que, a pesar que le quito su tiempo y un poco de su fuerza, recibió unas monedas extras con las que no contaba.

Nuestras decisiones

Tomamos decisiones ya sean, buenas o malas, y muchas veces no le damos el valor o el costo correcto a la que se debe. De igual manera, ocurre en nuestras vidas. Tomamos decisiones ya sean, buenas o malas, y muchas veces no le damos el valor o el costo correcto a la que se debe.

Como te mencione al comienzo, llegas a tu casa agotado, sin ganas de hablar o compartir con nadie, comes y a dormir. Si tomas en cuenta no tenemos límite, no vemos nuestro costo de oportunidad. No desciframos al momento que vamos a perder para ganar otra cosa. Seguro hasta tu día libre lo tomas para hacer cosas más importantes, pero dejas de último lugar a tu familia.

Pero si vemos o elegimos de forma alocada o egoísta lo que más nos conviene sin importar si perjudicamos a otros o no, y esto es, en todas las situaciones de nuestro andar diario, laborales, sociales, familiares.

¿Estás perdiendo a tu familia?

Pues, déjame decirte que estás perdiendo a tu familia, esposa/o, hijos/a y todo a tu alrededor. Poco a poco con esos detalles mínimos pero enormes van marcando la diferencia. Seguro has escuchado de familias divididas, matrimonios destruidos, jóvenes en drogas, en la delincuencia, todos con fin de muerte.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.