Inicio / Predicas Cristianas / Un cántico nuevo

Un cántico nuevo

El Evangelio de Hoy

Un cántico nuevo quiere el Señor que le brindemos, un canto de transformación tan grande como la transformación que Él hará en nuestras vidas en este tiempo en que se levantará como un gigante guerrero dispuesto a batallar con todas sus armas contra ese enemigo que te atemoriza y no deja que disfrutes las bendiciones de Dios.

Leamos la Palabra del Señor en Isaías 42:10-17Cantad a Jehová un cántico nuevo, su alabanza desde el fin de la tierra; los que descendáis al mar, y cuanto hay en él, las costas y los moradores de ellas. Alcen la voz el desierto y sus ciudades, las aldeas donde habita Cedar; canten los moradores de Sela, y desde la cumbre de los montes den voces de júbilo...”.

Leyendo la Escritura, nos damos cuenta la importancia que tiene la alabanza en esta vida terrenal que afrontamos, pero también vemos que en la vida eterna lo será, “Salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes” (Apocalipsis 19:5).

Para muchos, la alabanza marca un final feliz, cuando el Señor ha permitido que logremos aquello que necesitábamos, cuando permitió que saliéramos de esa situación que nos mantenía encerrado es cuando alabamos; está bien que alabamos al Señor por sus obras, pero no es eso solamente lo que Él nos pide, sino que en medio de la lucha también debemos de alabar, en todo momento debemos de ofrecer sacrificios de alabanza a nuestro Dios, Hebreos 13:15.

Cuando te encuentras en medio de un cerco imposible de salvar, comienza a alabar al Señor y verás que se abrirán puertas en el cerco donde no las hay, podrás salir a través de la “puerta de alabanza”, Isaías 60:1-2; El deseo de Dios es que toda nuestra vida sea una alabanza, Salmo 34:1, y que a través de ella le honremos y glorifiquemos, “El que sacrifica alabanza me honrará” (Salmo 50:23).

Vemos en las iglesia o en sus casas que muchos creyentes alaban al Señor en voz baja, como teniendo miedo de qué dirán por no ser un levita, pero el Señor desea oír su voz, “Bendecid, pueblos, a nuestro Dios, y haced oír la voz de su alabanza” (Salmo 66:8)

Él no desea escuchar cantantes profesionales sino a hijos que le hacen oír la voz que brota del corazón en alabanza y adoración, Efesios 5:19; no importa si cantas bien o mal, no importa si tu voz es excelente o no, a Él le importa solo que le alabes de corazón, elevándote en el espíritu para alcanzar sus atrios.

Seguramente tu piensas que alabar a Dios es cantar, pero si leemos su significado en el diccionario español, nos dice que alabanza “Son las expresiones con que se alaba”, y en el diccionario bíblico nos dice que “Es la acción de glorificar a Dios, de ensalzarlo y bendecirlo”; teniendo en cuenta su significado, podemos decir que cuando hablamos de alabanza nos referimos a todas nuestras acciones con que glorificamos y exaltamos a nuestro Señor.

Para alabar y glorificar a Dios debemos de usar cada parte de nuestro cuerpo, y hacerlo mediante cada una de nuestras acciones o pensamientos

Lo alabamos con nuestros cantos y con la santidad de nuestro cuerpo, lo alabamos elevando nuestras manos al cielo (Salmo 28:2) y con la pureza de nuestros pensamientos; lo alabamos con gritos de júbilo (Esdras 3:11-13), riendo (Salmo 126:2), aplaudiendo (Salmo 47:1) y también guardando silencio (Job 33:31), alabamos al Señor trabajando en su obra (Hebreos 12:28), diezmando (Malaquías 3:10), ofrendando y en general cumpliendo con su Palabra (Santiago 1:22).

Podemos ver así, brevemente de cuantas formas distintas alabamos al Señor, con muchas de éstas alabanzas le glorificamos y con otras no lo hacemos, pero hoy nos habla el Señor, y es así que leíamos en la Escritura que el Señor nos reclama que cantemos “un cántico nuevo”, quizás sea porque hasta ahora tu alabanza no ha llegado a Él porque no brotaba del corazón, Isaías 29:13; quizás porque tu alabanza era tan escasa que no llegaba a Él o tan tibia que la rechazaba, Apocalipsis 3:16; o simplemente porque nunca le ofreciste alabanza y de esta forma no fuiste un hacedor de la Palabra o no cumplías con Él al decir: “Alaba, oh alma mía, a Jehová. Alabaré a Jehová en mi vida; cantaré salmos a mi Dios mientras vivaSalmo 146:1-2.

No se en la forma en que tú venías alabando a nuestro Dios, pero lo cierto es que la forma en que lo hacías debe cambiar para entonar un cántico nuevo; un cambio de tu vida espiritual es lo que quiere el Señor para comenzar la gran obra en tu vida, la obra que cambiará tu existencia y la de tu familia, la obra que cambiará tu futuro y el de tus generaciones venideras; toma esta Palabra de Dios como palabra profética para ti y para toda tu casa y comienza a trabajar por ella, comienza con tu cántico nuevo.

La palabra de Dios es para todos, “Desde el fin de la tierra, en los mares y las costas, en los desiertos y en las ciudades, en los montes y en los valle deben ser anunciados sus loores”; si eres un creyente y miembros estable de la congregación, que alabas y glorificas al Señor, eleva desde hoy un cántico nuevo, alaba al Señor como nunca lo hiciste, con danza, palmas, gritos de júbilo, haciendo brotar tu voz desde el corazón y elevando tus manos al cielo; si quieres elevar un cántico nuevo debes hacer lo que nunca antes hiciste para el Señor.

Si aún no recibiste al Señor como tu Salvador, es el tiempo de hacerlo y ya estarás entonando un cántico nuevo y glorificando a Dios; si no asistías a la iglesia regularmente, al comenzar a hacerlo y comenzar a cumplir con la Palabra de Dios estarás alabando con cántico nuevo; si te habías apartado del camino o aún congregándote no te entregabas plenamente y seguías tus propios caminos, es tiempo de cambiar para cantar tu cántico nuevo.

Acerca Luis Coria

Luis Coria
Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos; llegué a los pies de Cristo en el año 1996 en el Ministerio Visión Mundial Para La Familia padeciendo una importante enfermedad.

Revise

Evangelio de Hoy - Como vivir una buena vida

La felicidad al estilo de Dios

Evangelio del dia.. Predicas Cristianas.. Mientras el mundo concibe la felicidad dentro de lo pasajero y fugaz, Dios habla de una felicidad en términos eternos. La bienaventuranza que nos presenta el pasaje de hoy suena para muchos como extemporánea y no aplicable para lo que el hombre moderno busca.