Inicio / Predicas Cristianas / Siempre tendrás aceite

Siempre tendrás aceite

Evangelio de Hoy

Siempre tendrás aceite mientras tengas vasija en qué recibirlo; el Señor nunca dejará de llenar tu vasija de unción fresca si mantienes una en tu corazón dispuesta a ser llena de la Palabra y del amor de Dios; si tienes vasijas ocupadas con cosas que no agradan al Señor, desocúpalas; y si no tienes vacías, sal a pedir al vecino, pero el Señor quiere que tengas aceite en abundancia.

Leamos la palabra de Dios en 2 Reyes 4:16Una mujer, de las mujeres de los hijos de los profetas, clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto; y tu sabes que tu siervo era temeroso de Jehová; y ha venido el acreedor para tomarse dos hijos míos por siervos. Y Eliseo le dijo: ¿Qué haré yo? Declárame que tienes en casa. Y ella dijo: Tu sierva ninguna cosa tiene en casa, sino una vasija de aceite. Y él le dijo: Ve y pide para ti vasijas prestadas de todos tus vecinos, vasijas vacías, no pocas...”.

Vemos en el texto leído, que la viuda le declara al profeta que solo tiene una vasija con aceite, veamos tres cosas en esta declaración:

La cantidad era poca, “solo una vasija”; Dios nos enseña en muchas ocasiones que debemos aprender a usar lo poco que tenemos en la mejor forma, para que su empleo resulte de bendición y a través de eso, que es poco, podamos suplir todas nuestras necesidades.

Cuando llegamos a los pies del Señor, por lo general nuestra medida de fe es pequeña y se incrementa a medida que transitamos el camino de Dios y podemos ver su mano de poder, es allí en donde comenzamos a confiar plenamente y nos entregamos de lleno para ser guiados por Él; el problema esta cuando no ponemos en marcha esa medida de fe que el Señor nos ha entregado a cada uno.

La única vasija que tenía estaba llena de aceite de oliva; cuando Dios le promete la tierra al pueblo de Israel, le promete una tierra de olivos y de aceite, Deuteronomio 8:1-10, indicando con esto que les daría una tierra en donde tendrían riquezas y bendiciones en abundancia.

La aceituna representa la prosperidad, la bendición de Dios y fuerza o fortaleza, Salmo 52:8, Jeremías 11:16, Oseas 14:6; por otro lado, el aceite era un producto valioso ya que se empleaba para distintos fines, de todos sus usos rescatemos que era empleado como combustible para las lámparas, Éxodo 35:8, 14, y además representa al Espíritu Santo, Mateo 25:1-13, Hebreos 1:9, el aceite representa la santificación y el poder del Espíritu Santo.

Lámpara es a mis pies tu palabra” (Salmo 119:105), la palabra de Dios es quien da luz a nuestra mente para tener claridad en el camino que debemos seguir, pero de nada sirve si no es alimentada esa lámpara con el aceite del Espíritu Santo, de nada sirve que leamos y conozcamos la palabra de Dios si no estamos llenos del Espíritu Santo que nos hará “Hacedores de la palabra y no tan solamente oidores” (Santiago 1:22), recuerda lo que dice la Escritura: “La letra mata, mas el Espíritu vivifica” (2 Corintios 3:6).

Le da instrucciones precisas que deberá cumplir para obtener una solución a sus problemas; siempre Dios da instrucciones precisas pero que debemos cumplir con la misma precisión, como Él lo ordena y no como a nosotros nos parece pues allí estaríamos haciéndonos mas sabios que Dios, Proverbios 3:7; el Señor siempre está dispuesto a bendecir a sus hijos, pero las bendiciones son fruto de la obediencia; las promesas de Dios son para el pueblo obediente, Deuteronomio 7:12-26, pues la desobediencia solo trae maldición y destrucción a nuestras vidas.

Leíamos también en pasaje que el profeta, cuando le pide vasijas, le pide “No pocas”, le estaba hablando por un lado del poder ilimitado de Dios pues si pedía “No pocas” era porque el poder de Dios para llenarlas no era poco o escaso, en realidad no le dio una cantidad porque el poder del Señor no tiene límites. Si tenemos claro en nuestro corazón que el poder del Señor es ilimitado, nosotros mismos no podemos limitarnos en nuestras peticiones y en nuestra fe, pues allí estaríamos limitando a Dios y su poder.

El profeta le da instrucciones, le ordena: “Entra luego, y enciérrate tú y tus hijos”; nos está diciendo el Señor que cuando el problema es familiar debemos entrar todos en la presencia del Señor para que juntos elevemos nuestra oración de petición, “Si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos” (Mateo 18:19).

Acerca Luis Coria

Luis Coria
Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos; llegué a los pies de Cristo en el año 1996 en el Ministerio Visión Mundial Para La Familia padeciendo una importante enfermedad.

Revise

Evangelio de Hoy - Como vivir una buena vida

La felicidad al estilo de Dios

Evangelio del dia.. Predicas Cristianas.. Mientras el mundo concibe la felicidad dentro de lo pasajero y fugaz, Dios habla de una felicidad en términos eternos. La bienaventuranza que nos presenta el pasaje de hoy suena para muchos como extemporánea y no aplicable para lo que el hombre moderno busca.