Inicio / Predicas Cristianas / La agonía de Cristo

La agonía de Cristo

Evangelio de Hoy

Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.” Lucas 22:44.

En esta mañana quiero hablarles sobre este pasaje que muestra uno de los cuadros más impactantes de la biblia, porque muestra al mismo Dios encarnado en el estado más profundo de dolor, de sufrimiento, de angustia. Aquí no estaba solamente un hombre como dicen los agnósticos, aquí no estaba solo un hombre, aquí estaba Dios hecho hombre, Dios en agonía, Dios sudando grandes gotas de sangre.

El mismo que antes a sus discípulos les había dicho mi paz os dejo, mi paz os doy, ahora se encontraba atribulado totalmente, parecía que no había paz para él, no parecía Dios, parecía un hombre común y corriente sufriendo por las cosas que sufrimos nosotros los hombres, por eso algunos dicen que el que sufría allí no era Dios encarnado, no pueden concebir la idea de un Dios padeciendo en esa forma como lo hizo.

Así que me esforzare en esta mañana en mostrar el porqué de su dolor, el porqué de su angustia, me esforzare en hablarle a las personas que no conocen a Cristo, me esforzare en hablarle a los que han estado tibios en su amor por Cristo, me esforzare en hablarles a los que se mantienen perseverantes y constantes para que no desmayen, me esforzare en hablarles a los religiosos que creen que con su apariencia de piedad compran el favor de Dios. Me esforzare en hablarles a todos para que reconozcamos que no estuviéramos en esta mañana aquí si no fuera por su gracia y su eterno amor. Ese amor con el que constantemente nos llama y nos anhela celosamente.

¿Qué pasaba por su mente?

¿Que atormentaba así a Jesús, que lo estaba llevando a tan grande nivel de angustia?, ¿por qué sudaba grandes gotas de sangre?, ¿por qué decía a sus discípulos mi alma está muy abatida hasta la muerte, otras versiones dice, siento que me voy a morir?

¿Qué estaba pasando por su mente?, ¿qué era lo que estaba próximo a experimentar?, ¿qué era eso que lo llevo a orar Señor si es posible pasa de mi esta copa?, ¿cual era esa copa, que era lo que se aproximaba?

Algunos dicen que lo tenía a Jesús así de preocupado era la soledad que iba a experimentar, todos lo iban a dejar. Otros dicen que su angustia era debido a la muerte que iba a experimentar, no solo el hecho de morir en sí mismo sino la forma en que iba ser su muerte.

Debemos descartar esta posibilidad por la sencilla razón que Jesús era un barón de dolores, experimentado en quebranto, Jesús no es menos que sus discípulos y muchos de ellos cuando los mataban morían alabando a Dios, los estaban cortando por la mitad y morían gozosos.

Ejempl. Cuando Juan Hus lo estaban quemando en la hoguera solo oraba al Señor que perdonara sus agresores

Jerónimo de Praga murió cantando himnos al Señor mientras su cuerpo era quemado en la hoguera.

A Jesús no lo asustaba el hecho de morir en una cruz, no lo asustaba el hecho de ser dejado solo por sus discípulos, no lo asustaba el hecho de ser azotado, no lo tenía en angustia el hecho de ser humillado, de ser escarnecido. Noooooooo nada de eso lo tenía en angustia.

¿Qué era entonces lo que angustiaba a Jesús, que era lo que lo tenía en esa angustia? (Sudor de sangre, muestra de una gran agonía).

Los evangelistas se toman su tiempo en mostrar los más mínimos detalles de esta agonía de Jesús, parece ser que quieren hacer mucho énfasis en lo tortuoso del momento, en los padecimientos de Cristo por nosotros, quieren mostrar lo aterrador del momento que se aproximaba, querían mostrar lo terrible que era este momento y por eso describen como era su sudor como grandes gotas de sangre.

Para que una persona llegue a sudar sangre su cuerpo tiene que estar en un nivel tan alto de estrés, de angustia, de afán, de debilidad física que sus vasos sanguíneos se dilatan, sus poros lo hacen igualmente y su cuerpo comienza a experimentar uno de los casos más asombrosos e insólitos vividos por un hombre, sudar gotas de sangre. La hematohidrosis.

Pero para que esto ocurra su cuerpo debe de estar en un alto estado de angustia, una angustia increíble, una angustia jamás experimentada por ninguno de nosotros.

Era tan grande su angustia que dijo”siento que voy a morir”. Él estaba experimentando un profundo dolor de muerte, tan grande era su dolor, su angustia que Jesús pudo haber muerto en Getsemaní, lo único que lo mantuvo vivo fue que no era la voluntad del Padre que muriera así, sino que muriera como estaba escrito, colgado en una madero.

Lo que causaba su angustia

Ahora voy a entrar al punto cumbre, al quería llegar, voy a tratar de explicar lo que hacía que Jesús entrara en tan grande angustia.

Ya vimos las cosas que no eran las formadoras de su dolor y angustia, entonces vamos a ver lo que era y es lo que quiero que nos quede grabado en nuestra mente y corazón.

Es por lo que usted y yo como iglesia debemos gemir ante el padre rogándole que envié un avivamiento en este tiempo, que envié un avivamiento en esta generación que vive de espalda a él, porque es algo terrible lo que le espera a una persona que no acepte por fe el sacrificio de Cristo en la cruz.

Lo que causaba la angustiosa agonía de Cristo en Getsemaní era la ira de Dios que iba a ser descargada sobre él a causa de estar llevando el pecado de todos nosotros.

Nahúm 1:1-6Libro de la visión de Nahúm de Elcos. 2 Jehová es Dios celoso y vengador; Jehová es vengador y lleno de indignación; se venga de sus adversarios, y guarda enojo para sus enemigos. 3 Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable. Jehová marcha en la tempestad y el torbellino, y las nubes son el polvo de sus pies. 4 El amenaza al mar, y lo hace secar, y agosta todos los ríos; Basán fue destruido, y el Carmelo, y la flor del Líbano fue destruida. 5 Los montes tiemblan delante de él, y los collados se derriten; la tierra se conmueve a su presencia, y el mundo, y todos los que en él habitan. 6 ¿Quién permanecerá delante de su ira? ¿y quién quedará en pie en el ardor de su enojo? Su ira se derrama como fuego, y por él se hienden las peñas”

Cristo en el Getsemaní estaba próximo a convertirse en el cordero expiatorio, que llevaría el pecado de todos nosotros, representando los antiguos sacrificios que se hacían cuando alguien pecaba en la antigüedad, ahora el llevaría en su cuerpo el pecado de todos y por causa de esto una horrenda expectación de juicio sobre su vida, Cristo experimentaría lo horrendo que es caer en manos de un Dios vivo que esta airado todos los días contra el que practica el pecado.

Pero Dios quiso quebrantar a Cristo, Dios coloco en Cristo el pecado de toda la humanidad y descargo sobre el toda su ira, lo molió, lo despedazo por completo, destruyo toda su hermosura, toda las aguas de su ira pasaron sobre él, todo el peso de su justicia vinieron sobre Cristo por eso era su angustia, por eso era su dolor, sabía lo que vendría.

Acerca Luis Ortiz

Luis Ortiz
Soy líder de la iglesia Cruzada Cristiana en Villanueva, Casanare, Colombia, actualmente estoy encargado del establecimiento de una nueva iglesia.

Revise

!!Despiértate Señor, acuérdate de mí¡¡ | Evangelio de Hoy

!!Despiértate Señor, acuérdate de mí¡¡

Evangelio del Dia.. Predicaciones Cristianas Escritas.. Es tiempo de despertar, es tiempo de ponerte en marcha, deja ya de mirar hacia atrás para proyectarte hacia el propósitos que Dios tiene contigo en el futuro, deja de escuchar los arrullos del enemigo que solamente te hicieron retrasar en tu vida espiritual..