Inicio / Predicas Cristianas / !!Despiértate Señor, acuérdate de mí¡¡

!!Despiértate Señor, acuérdate de mí¡¡

Evangelio de Hoy

!!Despiértate Señor, acuérdate de mí¡¡; cuántas veces quisiéramos decirle así cuando vemos que las cosas no salen como queremos o cuando no tenemos todo lo que quisiéramos tener; queremos que sea el Señor quien se despierte y no pensamos si somos nosotros quienes dormimos sin hacer nada para el Señor y lograr luego sus beneficios.

Leamos la Palabra de Dios en Salmo 44:23-26Despierta; ¿por qué duermes, Señor? Despierta, no te alejes para siempre. ¿Por qué escondes tu rostro; y te olvidas de nuestra aflicción, y de la opresión nuestra?. Porque nuestra alma está agobiada hasta el polvo, Y nuestro cuerpo está postrado hasta la tierra. Levántate para ayudarnos, Y redímenos por causa de tu misericordia”.

El demonio mantiene dormida a la humanidad desde que Adán cayera en el Edén, arrulla al mundo a través del pecado y el mundo vive como si no existiera Dios, “El malo por la altivez de su rostro, no busca a Dios; No hay Dios en ninguno de sus pensamientos. Sus caminos son torcidos todo el tiempo” (Salmo 10:4-5).

Viven la vida que el mundo les presenta sin considerar que esta vida pasará junto con todo lo material que podamos obtener pues estas cosas son temporales, no les interesan los planes de Dios ni le interesa agradar a Dios, son arrullados con una forma de vivir, de ser y de pensar que aprueba el mal, a lo malo le dice bueno; son arrullados por una vida en la cual Dios no tiene participación, verdaderamente que “No hay Dios en ninguno de sus pensamientos”.

Aún dentro de las congregaciones hay personas que siguen dormidas como aquellos niños que se acostumbran a dormir con luz, no se apartan demasiado de la luz del Señor para no estar en oscuridad pero siguen durmiendo; viven los mismos sueños que el mundo, sueños que les impiden cumplir con los mandamientos de Dios y apartarse del mal, “Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados para toda buena obra” (Tito 1:16), se auto complacen diciendo: “Es que el Señor no me ayuda a cambiar” y con esta excusa pretenden ocultar la falta de decisión, cerrando sus oídos a la voz de Dios.

Deberíamos pensar si no estamos dormidos y en esa modorra en que estamos sumidos estamos culpando al Señor de nuestra falta de madurez, culpamos al Señor de nuestra falta de responsabilidad para cumplir con lo que Él nos manda; debemos entender que en Cristo no hay términos medios, o somos de Cristo o somos del diablo, cuando el corazón anhela el cambio, cuando el ser humano despierta verdaderamente en novedad de vida con Jesús, hay un cambio radical en su corazón, cambian profundamente sus acciones y el amor de Dios llena todo su ser.

Saben una cosa, durante muchos años creí estar muy bien con el Señor, siempre dije que si tenía un trabajo que me permitía mantener una buena situación económica, si estaba bien de salud al igual que mi familia, era porque todo estaba bien con Él.

De pronto vinieron los problemas, la enfermedad y me preguntaba: ¿Qué pasó?, ¿Por qué cambió mi relación con Dios?, de alguna manera le estaba diciendo al Señor: Despierta, acuérdate de mi; por supuesto que este era mi pensamiento carnal, sin conocer la verdad de Cristo.

Ahora que la luz del Señor esta sobre mí, puedo entender que en realidad era yo quien estaba dormido, el enemigo me mantenía engañado con un buen pasar haciéndome creer que mi relación con Dios era excelente y por eso gozaba de sus beneficios, pero la realidad era muy distinta de ésa, la realidad es que yo estaba lejos de Cristo.

Ante las dificultades le estaba pidiendo al Señor que despertara cuando era yo quien tenía los ojos cerrados y dormía placenteramente, el enemigo me arrullaba como se hace con los niños para que no despierte y pueda ver la realidad.

Te has puesto a pensar cuál es tu estado, ¿Estás despierto realmente?, o duermes bajo los arrullos que el enemigo te canta, te has conformado hasta ahora con lo que tienes y por ello te dormiste, bajaste tus brazos y has dejado de luchar para progresar; has escuchado una palabra, una promesa o un propósito que Dios tiene para tu vida y te has quedado dormido esperando que éste se cumpla, sin darte cuenta que eres tú quién debe trabajar para lograrlo, duermes en lugar de capacitarte para cumplir con ése propósito.

El enemigo te hizo dormir diciéndote que no haces falta o que no sirves para la obra de Dios o que nada puedes hacer en ella, y sigues allí dormido sin integrarte a las tareas de la extensión del evangelio de Jesucristo.

¡Cuántas artimañas tiene el demonio para arrullarnos y que durmamos sin poder despertar a la vida maravillosa que Cristo nos brinda!!, cuántas veces vienen las personas que aparentan ser de bendición, pero “Tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos” (Romanos 16:18), en realidad solo traen arrullos para que dormidos no nos movamos por los caminos que el Señor quiere y quedemos quietos sin trabajar para el Señor.

Es necesario que nos mantengamos despiertos todo el tiempo ya que “En los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:1), por ello es necesario aplicar el discernimiento que el Señor nos da para no ser engañados y que nos hagan dormir para que los propósitos de Dios no se cumplan en nuestras vidas.

Acerca Luis Coria

Luis Coria
Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos; llegué a los pies de Cristo en el año 1996 en el Ministerio Visión Mundial Para La Familia padeciendo una importante enfermedad.

Revise

Evangelio de Hoy.. Estudios Biblicos.. Conociendo al Contrincante

Muchos se levantaran en tu contra

Evangelio del Dia Predicaciones Cristianas Escritas.. Muchos se levantaran en tu contra, muchos tratarán de que reconsideres tu decisión de seguir al Señor y contarán para ello mentiras o barbaridades; debes saber que el mundo mira a los problemas o dificultades de la vida como grandes gigantes imposibles de vencer..