Inicio / Predicas Cristianas / El que busca, halla

El que busca, halla

Predicas Cristianas

Introducción

El hombre tiene una búsqueda constante, podríamos decir que la vida del hombre es una búsqueda, y cuanto más si se trata de un cristiano. Pero lo que debemos entender es que para hallar lo que deseas debes buscarlo.

Esto que parece una obviedad no lo es tanto, ya que la mayoría de las personas no se muestran tan ocupadas en buscar lo que desean. En el caso de los cristianos, son demasiados los que esperan que todo lo haga el Señor y lo que esperan descienda del cielo sin ningún esfuerzo.

Muchos cristianos tienen claro lo que quieren pero el problema está en que no se dedican a buscar la concreción de su anhelo de manera concreta y decidida. Conocen el propósito del Señor para ellos, pero les cuesta prepararse y asumir que:

“a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá” Lucas 12:48. Esto significa que el enemigo también se levantará más para que ese propósito no se concrete, y si es posible, que ese cristiano desista del camino.

Anuncios 1

Leamos la palabra de Dios

Mateo 7:7-14 “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan? Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas. Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”.

Para hallar hay que buscar

Lo cierto es que para hallar hay que buscar. En este versículo hay una promesa inclusiva, y es que todo aquel que busca, halla. Puede ser que alguien lo halle antes o después pues el tiempo es de Dios, pero si busca la concreción del propósito del Señor para su vida, tenga la plena seguridad que la encontrará.

Entonces piensa: ¿Buscas la capacitación que necesitas para crecer y madurar como cristiano? ¿Estás buscando el ministerio que anhelas tener? ¿Buscas en tu hogar y en tu vida la paz que deseas lograr? ¿Buscas la mejora económica que deseas?.

Si la respuesta es sí, sigue haciéndolo con la fe puesta en el Señor, sabiendo que “es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía” Hebreos 11:1-3. Y con la seguridad de que eso llegará a tu vida, porque todo aquel que busca, halla.

Toma la decisión de comenzar a buscar

Y si la respuesta es no, quiero decirte que tomes ahora la decisión de comenzar a buscar lo que deseas, para no seguir perdiendo el tiempo escuchando las mentiras del diablo que te impiden crecer, madurar como cristiano, y ser el siervo, o sierva, que el Señor quiere que seas.

Anuncios 2

Pero no te olvides que la palabra dice: “Buscad, y hallaréis”, y no “orad, y hallareis” o “ayunad, y hallareis”, si la búsqueda la acompañas con oración y ayuno, está muy bien hacerlo. Pero no te olvides que a la hora de hallar, nada reemplaza el buscar, y la búsqueda es en la intensidad de tu propia comunión con el Señor.

El Espíritu Santo

Ahora, muchas veces se cree que el Espíritu Santo solamente nos guía las cosas espirituales, pero la realidad es que todo lo que hace un hijo de Dios es, o debería ser espiritual, ya que el Espíritu Santo mora en nuestro corazón para guiarnos desde allí, y si no está lo notamos “porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias” Mateo 15:19.

De manera que cuando hablamos del trabajo, en muchos casos da la impresión que para algunos creyentes existe una separación de esta área de su vida respecto del Señor, y no dejan que les guie también allí el Espíritu Santo. Dios nos dice del corazón de sus hijos: “Lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para inventar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en artificio de piedras para engastarlas, y en artificio de madera; para trabajar en toda clase de labor” Éxodo 31:3-5.

El trabajo que tenemos

El trabajo que tenemos cada uno de nosotros es una oportunidad perfecta para dar testimonio a los demás de la presencia de Dios en nuestra vida. Pero para esto sea algo que glorifique Dios es necesario que el Espíritu Santo nos guíe en lo que hacemos, desde el cumplimiento del propósito, hasta la excelencia en nuestro trabajar, pasando por la relación con nuestro compañeros de trabajo, pues el Espíritu Santo nos llena de sabiduría, de inteligencia y de conocimiento en todo para manejarnos de la mejor forma posible, dándonos la inteligencia para utilizar los recursos, el tiempo y el esfuerzo de la mejor manera, proveyéndonos del conocimiento para entender el ambiente en el que nos movemos para relacionarnos con los demás en el amor de Cristo.

Además, el Espíritu Santo te da la capacidad de inventar, ya que una mente guiada por Él es renovada en todo lo que hace, por lo que en un hijo de Dios, el Espíritu Santo debe guiar su trabajo cualquiera que sea para hacerlo de manera sobresaliente a fin de ser de bendición para él, y también para quién le brinda el trabajo, por lo que si hasta hoy has estado estancado en lo laboral, quizás necesites pedirle al Espíritu Santo que te guíe de manera especial en este área.

Anuncios 3

Hay que marchar

Pero “Jehová dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen” Éxodo 14:15, es decir que para hallar, no solo hay que buscar, sino que además hay que marchar. Hay que ponerse en movimiento, hay que esforzarse para lograr el propósito de Dios con nosotros.

Hay que esforzarse para lograr las bendiciones que el Señor tiene para nosotros, recordemos que a Josué le dijo:

Acerca Reenier Gonzalo Prado

Avatar
Amante de la palabra de Dios y nuestro Señor Jesucristo. Mi pasión es redactar mensajes cristianos para evangelizar a las naciones.

Revise

Predicas Cristianas... El hombre de Samaria

El hombre de Samaria

Predicas Cristianas.. Bajo la misión de ayudar el prójimo hay una enseñanza sobre el amor de Cristo, bien como una instrucción sobre la humanidad del ser humano y la divinidad de Dios.