Evangelio de Hoy.. El banquete de la misericordia

El banquete de la misericordia

Predicas Cristianas

Él lo tenía todo y de repente no tuvo nada. Cuando apenas tenía cinco años cambió toda su vida. En el mismo día murió su abuelo, el rey. En el mismo día murió su padre, el príncipe. Y en el mismo día quedó lisiado. Desde esa edad él vivía en la vergüenza.

Este es el cuadro del hombre que está fuera del “banquete de la misericordia”. ¿No es un privilegio para alguien que ande en esa misma condición ser invitado a la mesa del Rey de reyes a comer de su propia comida? Hay muchos “Mefiboset” en la vida que andan esparciendo su vergüenza.

Anuncios

Algunos la tienen desde su niñez. Y la verdad es que no hay cosa peor que después de haberlo tenido todo, ahora seas el objeto de la burla y del menosprecio. Pero esa vergüenza se puede acabar cuando eres invitado por el rey a su banquete.

2. El nombre de Lo-Debar significa “sin pasto y sin frutos”.

Mefiboset vivía no solo la vergüenza de saber que ya no era heredero de ningún trono, y además lisiado, sino que vivía en una tierra donde no había pasto ni frutos. En Lo-Debar vivía escondido, preso en su condición personal y emocional.

Como hijo y nieto tuvo que tener muchos privilegios. Pero ahora su vida se debate en medio de la soledad y los recuerdos. Este es el mismo cuadro del pecador antes de conocer a Cristo. La vida para muchos es como un “Lo-Debar”. Allí viven “lisiados”, sin esperanza, en una tierra árida y desértica, buscando aquello que le sentido a sus vidas pero no encuentran pastos ni frutos.

Sin embargo, ese estado puede cambiar. Nadie tiene por qué vivir allí para siempre. No fuimos creados para vivir “lisiados”. La gracia de Dios puede transformarnos (evangelio de hoy). Hay un llamado para venir al “banquete de la misericordia”. ¿No es maravilloso pensar que en esa fiesta del alma, donde está el rey con sus hijos, también pueda sentarme junto a él?

Anuncios

La verdad del evangelio es esta: “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados…” (Efesios 2:1). ¿Sabe usted que ese convite del cielo está lleno de despreciados porque los primeros invitados no vinieron al banquete (Lucas 14:23-24)?

III. EL BANQUETE DE LA MISERICORDIA ES UN LUGAR DONDE EL GOZO SUSTITUYE LOS TEMORES

1. No vivir más escondido (vers. 4-5).

Mefiboset después de vivir en la opulencia, con una niñez propia de un heredero de la corona, lleno de todos los cuidados y atenciones, ahora vive escondido. Quien vive escondido, vive atemorizado. Hay temores que hacen vivir a muchas personas en un estado de vergüenza. Quizás han sido marcados por alguna experiencia en su niñez; a lo mejor producto de algún abuso por alguien muy cercano a su vida, y viven escondidos en su propio mundo, aunque estén a la vista de todos.

Pero la verdad que surge acá es esta: No se puede vivir siempre escondido. ¿Quiénes andan en esta condición? Los que viven rodeados de otros, pero presos en sus dudas; los que creen que todo les sale mal o piensan que nadie les ama. Mefiboset vivió esa condición.

Sus temores no podían ser más notorios. Bien sabía él del odio que despertó su abuelo y que, por cuanto el reino se le había dado a David, él tenía todo el derecho de limpiar la casa de Saúl. Pero ahora está listo para vivir la etapa más importante y feliz de su vida. Y es que cuando se acaban los temores, la real vida comienza a manifestarse. La gracia divina ahuyenta los temores. El gozo debe ser la nota distintiva de un hombre libre.

Anuncios

2. La palabra del rey cambia las cosas (vers. 7).

Un día el temor de Mefiboset llegó al extremo. Lo que no quería que pasara, ahora es una realidad. Los soldados de David han llegado a su casa. Ahora el hombre lisiado teme que le pueden cortar la cabeza. Imagínese el cuadro.

Este hombre no puede correr. Los soldados de David son muy valientes, y él que se define como “un perro muerto” (vers. 8), no podía huir. Su fin había llegado. No solo había vivido en un estado de miseria, sino que ahora morirá bajo el filo de alguna espada.

Tagged
Julio Ruiz
Pastor de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta.