Evangelio de Hoy.. El banquete de la misericordia

El banquete de la misericordia

Predicas Cristianas

Pero él no estaba preparado para lo que vendría. Fue tomado por los soldados. Se dio cuenta que no lo maltrataron. A lo mejor lo pusieron en algún carruaje y lo introdujeron delante del rey. Pero cuando llegó delante de él, su temor alcanzó lo máximo.

Así que se postró ante su presencia como era digno de un rey, y cuando estaba allí, esperando algún golpe final, el rey le dice: “No temas…”. Esto significa gracia. Esto fue lo mismo que Jesús le dijo a aquella mujer: “Ni yo te condeno”. El Rey de nuestras vidas tampoco nos condena. Al estar en su presencia también nos dice: “No temas”.

Anuncios

IV. EL BANQUETE DE LA MISERICORDIA ES EL LUGAR DONDE HAY UNA FUENTE DE PROVISIÓN CONTINUA

1. Hay una tierra que te pertenece (vers. 7).

Cuando Mefiboset conoció a David lo primero que hizo fue recuperar sus tierras. Las tierras de su abuelo y de su padre le pertenecían por herencia, pero él vivía alquilado en casa de un tal Maquir (vers. 4), sin pensar que era dueño de tamaña riqueza.

Pero el asunto no quedó allí. David ordenó no solo la recuperación de las tierras, y por cuanto el no podía labrarla, se le ordenó al siervo Siba, quien contaba con quince hijos y todo sus siervos (vers. 10), para que se encargaran de suministrarle alimentos por el resto de su vida. Esto es algo extraordinario. Cuando alguien conoce a Cristo recupera la tierra que le pertenece.

Previo al encuentro con el Rey, el creyente vive en “Lo- Debar”, donde no hay pastos ni frutos, viviendo en tierra lejana y en casa extraña. Una de las cosas que hace Satanás es privar al individuo de la vida abundante que Cristo vino a dar.

Anuncios

Para ello el decide “hurtar, matar y destruir” los bienes que nos pertenecen. Cuando venimos ante el Rey recuperamos todo lo que se nos había perdido. Por tal razón el hijo de Dios no tiene por qué vivir en la miseria.

2. “El hijo de tu señor comerá siempre en mi mesa” (vers. 10)

El llamado a comer al banquete del rey es distintivo en este capítulo. Se repite cuatro veces como para destacar que este es el corazón del mensaje (verss. 7, 10, 11, 13). Y cuando Mefiboset estuve delante del rey hizo una pregunta con la que reconoció ser inmerecedor de la misericordia del rey.

Tal era su condición que se preguntó: “¿Quién es tu siervo, para que mires a un perro muerto como yo?» (vers. 8). Y un “pero muerto” fue invitado a comer para siempre en la mesa del rey. ¿No es esto extraordinario?

Nosotros vivíamos como “perro muerto”, pero un día conocimos a Cristo y fuimos invitados a su banquete. ¿Podremos imaginarnos lo que será sentarnos en la misma mesa con Pablo, Pedro y Juan? ¿Se imagina estando allí pedirle a Santiago que nos pase un pedazo de pan?

Anuncios

¿Se imagina estar allí hablando con Martin Lutero, Juan Buyan, Casiodoro de Reina? ¿Compartiendo con Abraham, Jacob, Moisés y los profetas? ¡Ah, y también con Mefiboset! “El banquete de la misericordia” será una fiesta permanente y el Rey de reyes será quien la sirva. ¡Aleluya!

CONCLUSIÓN:

La presente historia es una auténtica ilustración de la vida delante de Dios. Es un cuadro conmovedor de la gracia divina. Es, en efecto “el banquete de la misericordia” (evangelio de hoy) donde todos somos invitados. Nosotros también estamos “lisiados” por el pecado e incapaces de salvarnos por nosotros mismos.

David, con su misericordia, ilustra a Dios Padre y Jonatán al Señor Jesucristo. De la misma manera que Mefiboset fue elevado a un lugar en la mesa del rey, por amor a Jonatán, así también nosotros se nos eleva a la categoría de hijos por amor a Jesucristo (evangelio de hoy).

El único banquete donde se puede sentar un pecador despreciado y carente de significado es la mesa del Señor. Fue él quien dijo: “El que a mí viene, no le echo fuera”. Dios sigue en la búsqueda de alguien para hacer misericordia. Si te sientes como Mefiboset, tú puedes cambiar hoy. Lo único que tienes que hacer es acudir ante la presencia del Rey. Ven como estás.

© Julio Ruiz. Todos los derechos reservados.

EvangeliodeHoy.Com .. Predicas Cristianas

Tagged
Julio Ruiz
Pastor de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta.