Inicio / Predicas Cristianas / La fe es la puerta del mandamiento

La fe es la puerta del mandamiento

Evangelio de Hoy .. Predicas Cristianas

“[…] Y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia en la fe en todas las naciones por amor de su nombre […]” Romanos 1:5

El evangelio de hoy parece no colocarle la importancia debida a la fe en el hijo de Dios. El mundo actual es más consumidor de lo que se ve, de lo palpable, y coloca la “fe” en cosas mundanas.

En estos últimos tiempos de apostasía, en donde el ser humano se ha convertido en un autómata, la “fe” se ha transformado en maldición. Se ha establecido como un sinónimo de creer teorías, conceptos y obras mundanas o diabólicas, más no de esperar. Creer en el hombre, creer en el poder creador, imaginador y por tanto pecador de la condición humana. Los cristianos debemos expresamente hacer una buena definición de nuestra Creencia de verdadera Fe.

Predicas existen en las cuales, bajo engaño y “en el nombre de Jesucristo” declaran fe y poder en el hombre, igualándonos a Jehová. Con este acto menosprecian el sacrificio y la obediencia que implicó el sufrimiento de Cristo. Sin embargo, la Biblia es estricta al afirmar que la fe en el hombre es para el Señor una abominación. Y la fe es totalmente incompatible con el orgullo humano.

Anuncios 1

Conceptos para la Fe

¿Estamos llenos de amor hacia Dios y hacia nuestro prójimo? El doble mandamiento es que creamos en el nombre de Jesucristo para Fe y que nos amemos los unos a los otros.

El concepto de fe expresado por Pablo (Hebreos 11:1) habla de condiciones pasadas y futuras, por así decirlo. Es esperar lo que no se ve o no hemos visto, con esperanza y en verdad. Un concepto sencillo que es difícil de digerir para un mundo que no espera, que necesita las cosas rápidas y tangibles. Siempre que se piensa así, desobedecemos el mandamiento de Dios. La Fe que proviene de Dios no radica en pecado.

Los corazones humanos se han envanecido de orgullo, soberbia y fe en nosotros, lo que comúnmente se traduce en: “Somos grandes”. Un corazón obstinado tiene ansias de una mayor libertad para poder ser más testarudo. Un espíritu altivo, sin fe, ambiciona volar más alto para poder ser todavía más altanero.

Un holgazán en espíritu pide una mayor quietud para poder ser más indolente. Y, lo peor, un espíritu dominante pide más poder para gozar de mayores oportunidades para la opresión.

Vidas sin fe

No existe nada más peligroso que creer en Jesús sin fe. Santiago afirma que dudar coloca nuestro espíritu en actitud vacilante, comparándolo con olas del mar y su ir y venir desordenado (Santiago 1:6).

Anuncios 2

Esta actitud, vacilante e inconstante, nos desecha de la presencia del Señor, y le somos desagradables (Hebreos 11:6). El comportamiento dudoso nos aleja más del señor, pues la puerta estrecha se desaparece, abriendo más la ancha, terminando en perdición.

Siendo que la Fe tiene cuota impuesta de obediencia, cualquier acto en contra nos condena inmediatamente.

¿Cuántos de nosotros desagradamos a Dios sin saberlo por no aceptar a Jesucristo como el medio para llegar a Él? como nuestro único y suficiente salvador es el medio por el que debemos entrar.

Vidas con Fe y por Fe

El concepto de Fe en la palabra de Dios está más acentuado en el nuevo testamento que en el antiguo. Técnicamente, si a presencia se evalúa, solo menciona una vez esta palabra de dos letras, sencilla, pero tan poderosa. Quien resulta el ganador del testamento antiguo al mencionarla es la epístola de HABACUC (Habacuc 2:4). La herencia de la Fe en el justo es la vida eterna al lado de Dios.

El antiguo pacto está lleno del creer, tangencialmente hablando. La dispensación anterior nos habla de personas que fueron guiadas por Jehová, y en cierta medida, llevadas a creer en su palabra. Algunos desobedecieron en momentos de debilidad y tentación, mas su creencia y obediencia bajo la justicia divina les fue contado como Fe. Por ello, se puede decir que su vida es por Fe.

Anuncios 3

Después de la vida y sacrificio de Jesucristo, es necesario vivir con Fe esperanzadora en su nombre, en su vida y en su venida. Él nos enseñó que primordialmente es el camino a seguir (Juan 14:6). La tarea del cristiano moderno, no es laxa ni pacífica, mucho menos alentadora. Tiene mucha mayor responsabilidad y demanda mayor obediencia, mucho más que los héroes de la Fe. Y la recompensa para esa obediencia de corazón, es exquisita en los cielos, con gloria y poder del Altísimo.

La puerta que abre los cielos

Teniendo en cuenta la obediencia en la fe, punto central del versículo a estudiar, procederemos a abrirla de acuerdo con el mandamiento. ¿Cuál es el mandamiento? Jesucristo es el mandamiento. Es el principio y fin de la fe (Hebreos 12:2). Para abrirla, solo tenemos que recibir el regalo de hacernos uno con Él a través de la gracia. Ese regalo inmerecido que nos hace un solo cuerpo, un solo espíritu, y es aceptar a nuestro señor Jesucristo como nuestro único salvador.

Tres aspectos de la Fe como entrada

El versículo de estudio, ofrece tres fundamentos para comprender que la obediencia de fe, es la entrada esperanzadora y segura a la vida eterna.

Acerca Evangelio de Hoy

Avatar
El ministerio Evangelio de Hoy existe con el solo propósito de proclamar el evangelio de Jesucristo a las naciones. Unase a nuestro ministerio y comparta la palabra de Dios con sus hermanos. Envíenos sus predicas cristianas, bosquejos biblicos, y mensajes cristianos para ser publicado.

Revise

Servirle sin queja - Mensajes Cristianos

Los himnos de la medianoche

Predicaciones Cristianas.. El trofeo de aquella noche de alabanza pudo ser la conversión de toda la cárcel, incluyendo el carcelero, su familia y por seguro los presos que oían las alabanzas.