Inicio / Predicas Cristianas / Perdonar cambia la historia

Perdonar cambia la historia

EL EVANGELIO DE HOY

El Evangelio del Día – Predicas Cristianas

Texto Biblico: Filemón 1:15-18

Tema: El Perdón es un desafío en la vida del ser humano, y una de las decisiones más difíciles en el ámbito emocional. Pero ciertamente no es un imposible.

INTRODUCCIÓN

La carta escrita por el Apóstol Pablo nos atrapa con una petición muy especial que le hace a su amigo y hermano Filemón. Hombre que probablemente fue convertido al cristianismos bajo el ministerio de Pablo y quien tenía una posición económica relativamente alta, debido a que tenía al menos un esclavo a su mando; y además era el encargado de una iglesia que funcionaba en su propia casa.

Anuncios 1

El motivo de la carta era Pablo abogando por un esclavo de Filemón, llamado Onésimo, quien al parecer le había fallado a Filemón y huyo de su casa. Este huyendo a Roma, se encontró con Pablo y por tal razón Pablo rogaba a Filemón que le recibiera nuevamente en su casa, ya no como un simple esclavo, sino como un hermano amado.

I. UNA PETICIÓN DE AMOR

Pablo era un hombre que no solamente fundaba iglesias sino que también se dedicaba a ellas, aunque no podía estar presente físicamente, se hacía sentir en ellas a través de sus cartas, y siempre se mostraba agradecido, preocupado, motivado y sin duda aprovechaba para exhortar y corregir en lo que no estuviera funcionando bien.

En esta ocasión Pablo enterado de lo que sucedió con el esclavo de Filemón, quiso generar en él una acción que lo marcaria y le dejaría una gran lección. Su carta fue intencionalmente para hacerle saber a Filemón que había conocido al esclavo que le había fallado; y que este se había arrepentido de lo que hizo. (Filemón 1:10-11)

La petición de Pablo implicaba tanto que Filemón perdonara a su esclavo por lo que había hecho, como también que lo recibiera de nuevo en su casa; a lo que humanamente no le resultaría sencillo a Filemón y aunque las escrituras no narran la reacción de Filemón sobre esta carga, la petición de Pablo venia cargada de amor y reflexión para este hombre. (Filemón 1:9)

II. UNA LECCIÓN PARA LA HUMANIDAD

Cuando oímos acerca del sacrificio de la cruz que Jesús hizo por toda la humanidad, es inevitable preguntarse si realmente las personas que comenten “grandes pecados” realmente merecen ser salvos; como si existieran pecados grandes y pequeños. Lo que definitivamente no es cierto, sino que en nuestra humanidad alcanzamos a perdonar solo ciertos errores o pecados y otros los calificamos como imperdonables.

Anuncios 2

Y es que la mente humana no asimila el tamaño del amor de Dios para nosotros; cuando nos resistimos a perdonar a otros automáticamente ignoramos la grandiosa obra de la cruz. Pues este sacrificio de Jesús cubriría los pecados de todos aquellos que se arrepintieran y sin exención de personas. Es por eso que tenemos el mayor ejemplo de perdón de la historia a través de la cruz.

Era exactamente la lección que Pablo tenia para Filemón, haciéndole conocer que no solo predicarían en sus iglesias del perdón, sino que también lo podían experimentar en su propia vida; y por supuesto que al conceder el perdón a su esclavo también lograría cambiar el rumbo de su vida y la del esclavo, dándole una nueva oportunidad y comenzando ambos una nueva relación aún más entrañable.

III. LOS FRUTOS DEL PERDÓN

De la misma manera en la que un árbol en sequedad es incapaz de dar frutos, así mismo una persona hasta no recibir una regeneración en su vida no puede avanzar ni ver cambios especiales. Ciertamente ese árbol necesita que termine su tiempo de sequía para reverdecer y nuevamente dar frutos. Cuando sientas que no avanzas, que estas estancado y que no resistas la sequía de tu vida, es probable que necesites perdonar o ser perdonado.

La falta de perdón estanca tanto al que no perdona como al que falló; destruye la relación, los distancia, endurece sus corazones, se llenan de amargura y resentimiento. Definitivamente se convierten poco a poco y sin darse cuenta en árboles secos, sin oportunidad de florecer.

Cuando decides perdonar

La realidad que enfrentas cuando decides perdonar es muy distinta; es uno de los actos más liberadores que experimentaras sin duda alguna. Se libera el individuo que perdona, y además deja libre al que esta perdonando. No era una casualidad el hecho de que Onésimo era un esclavo; era un hombre con falta de perdón. Lo que Pablo inspiraba a Filemón a hacer con Onésimo le traería a ambos la libertad. Sin duda la vida de Onésimo al lado de Pablo cambió radicalmente, tanto que Pablo llego a llamarlo “Hijo” (Filemón 1:10); y por si fuera poco ahora sería recibido en casa de Filemón como un hermano amado.

Anuncios 3

Realmente la vida de Onésimo paso de una sequedad a una vida florecida y lista para dar frutos; pues el mismo Pablo resalta que antes quizás Onésimo llego a ser inútil para Filemón, pero que de ahora en adelante le sería útil a ambos (Filemón 1:11); destacando a Onésimo como un hombre nuevo que de seguro con su nueva vida serviría en el ministerio y les seria de mucha ayuda para la obra del Señor; y ese es precisamente uno de los grandes frutos del perdón.

Acerca Odelis Z

Avatar
Venezolana, Cristiana Evangelica desde los 17 años de edad, actualmente casada y con una hija, estudiante del Instituto Biblico Guayana.

Revise

Predicas Cristianas... Por poco me persuades a ser cristiano

Por poco me persuades a ser cristiano

Predicas Cristianas... En el infierno habrá mucha gente que por poco fue salvada, como el caso del joven rico. Entre uno de ellos el rey Agripa, a quien Pablo..