Inicio / Predicas Cristianas / El hombre de Samaria

El hombre de Samaria

Predicas Cristianas

Introducción

Conocemos la parábola del buen samaritano. Es un de los pasajes más populares de la Biblia. Utilizamos la moral de la historia como un ejemplo de ayuda al prójimo, de bondad, de caridad y de misericordia.

Todavía, por veces olvidamos el sentido más profundo de la parábola. Olvidamos que bajo la misión de ayudar el prójimo hay una enseñanza sobre el amor de Cristo, bien como una instrucción sobre la humanidad del ser humano y la divinidad de Dios.

Creemos que este mensaje es algo muy sencillo y que no demanda mucha meditación. Sin embargo, esto se pasa con casi todos los mensajes cristianos, es decir, la simplicidad por veces paraliza el pensamiento. Pero, son exactamente las enseñanzas más sencillas que demandan más atención.

Precisamente en estos momentos, debemos cuestionar lo que tenemos por cierto y preguntarnos: ¿llegamos al menos cerca de agotar las posibilidades de interpretación que la doctrina cristiana, en la palabra revelada de Dios y la vida de Jesús Cristo, nos ofrecen?

Anuncios 1

Ciertamente, cuanto más sencillo, más debemos parar en meditación y pensar sobre esto con cuidado y devoción. Por esta razón, retomaremos hoy la historia del hombre de Samaria, es decir, la parábola del buen samaritano.

La reunión de los discípulos (Lucas 9:1-2)

En su Evangelio, Lucas nos cuenta que Jesús inauguró su predicación en Galilea.

No tardó para que Él fuera conocido por todo el pueblo, ni para que una multitud de gente empezase a seguirlo. Entre todos los hombres que siguieron a Cristo, Él escogió específicamente a doce. Y estos doce se tornaran los famosos discípulos directos de Jesús, llamados también de “apóstoles”, que es lo mismo que llamarlos de “mensajeros”, “aquellos que predican el mensaje de Cristo”.

Sobre esta reunión, Lucas escribe: “Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades. Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos.” (Lucas 9:1-2).

Jesús continuó su camino y, a pesar de los doce que caminaban siempre a su lado, reunió aún setenta otros más. Algunas versiones aún dicen que fueran setenta y dos hombres, mismo número de los nombres de Dios en hebraico. Pero, el hecho es que Cristo eligió toda una comunidad para difundir la palabra de Dios.

Anuncios 2

Sin embargo, de sus seguidores, Cristo demandaba vocación. Lucas narra que uno de los hombres dice: “Te seguiré, Señor; pero déjeme que me despida primero de los que están en mi casa.” (Lucas 9:61).

Entones, contestó Jesús: “Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.” (Lucas 9:62).

Ahora bien, ¿por qué Jesús mantuvo una postura tan severa? Él se manifestó así porque sabía de antemano que los que se dedican a obrar en su nombre son todavía muy pocos.

Poco son los obreros de Dios (Lucas 10:2)

Luego después de reunir sus discípulos, Jesús les habló: “La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.” (Lucas 10:2). ¿Por qué Jesús dijo esto?

En este momento, Jesús enviaba los hombres para predicar el reino de Dios. Él necesitaba, entonces, que ellos se comprometiesen de todo corazón con la palabra de Dios. Para esto, explicó que hay una indigencia de obreros del Señor. Esto porque, aunque muchos aprecien la verdad divina, pocos están dispuestos a obrar en su nombre.

Anuncios 3

Para obrar en nombre de la verdad de Dios, es indispensable actuar en conformidad con el gran mandamiento del amor de Cristo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.” (Lucas 10:27).

Amar al Señor es algo que muchos creen que cultivan. Todavía, amar al Señor depende también de amar al prójimo. Y precisamente ahí se encuentra la mayor dificultad.

Acerca Evangelio de Hoy

Avatar
El ministerio Evangelio de Hoy existe con el solo propósito de proclamar el evangelio de Jesucristo a las naciones. Unase a nuestro ministerio y comparta la palabra de Dios con sus hermanos. Envíenos sus predicas cristianas, bosquejos biblicos, y mensajes cristianos para ser publicado.

Revise

Predicas Cristianas.. Nuestros hijos

Nuestros hijos

Predicas Cristianas... El asistir o no a una iglesia no garantiza la salvación de su hijo. Por lo que debemos predicar con el ejemplo y ser el modelo que..