Inicio / Predicas Cristianas / Sana tu Corazón

Sana tu Corazón

Predicas Cristianas

Algunos creyentes creen que estando físicamente sanos ya no necesitan sanidad. Esto sucede porque no se dan cuenta de las heridas que perduran en su corazón. Y cuya restauración también es parte de la obra del Señor.

De manera que si hay heridas sin cerrar es porque no se han apropiado de la obra completa de Jesucristo. Esta obra incluye: Salvación, liberación, sanidad interior y sanidad física.

por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos” nos dice el Señor en Lucas 4:18.

En este proceso que lleva a cabo el Señor, una persona es liberada y sanada de heridas y de traumas del pasado producidas por otras personas, o por cosas que le sucedieron, y que le impiden disfrutar la vida en Cristo, generando una transformación y una renovación del alma, la voluntad, las emociones, y la mente, por medio de la palabra de Dios y del Espíritu Santo; entendiendo que no se trata simplemente de recordar todo nuestro pasado o pecados, sino que se trata de confesar y ser sanado de esas heridas pasadas.

Anuncios 1

Leamos la palabra de Dios en Lucas 4:14-18

Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor. Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos. Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos”.

Jesús sufrió no sólo para darnos la salvación

Jesús sufrió no sólo para darnos la salvación eterna, sino para darnos sanidad aquí en la tierra, pues “llevó nuestras enfermedades… sufrió nuestros dolores… por su llaga fuimos nosotros curados…”, además, la frase: “Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón”.

Habla de un trabajo en el interior del hombre, pero en corazones quebrantados, rendidos a Su señorío, como cuando nos habla de libertar a los cautivos y oprimidos, no habla de cárceles físicas sino espirituales, a aquellos que “clamaron a Jehová en su angustia, Y los libró de sus aflicciones.

Envió su palabra, y los sanó, y los libró de su ruina” Salmos 107:19-20, “porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuentaHebreos 4:12-13.

Mucho más que el perdón de pecados

La obra de la cruz va mucho más que el perdón de pecados pues allí Jesús hace el pago del hombre integral, cuerpo, alma, y espíritu, por lo que si hay creyentes que todavía no andan en completa libertad, es porque no se han apropiado de la obra completa del Señor, ya:

Anuncios 2

que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” 2 Corintios 5:17.

Siempre hablo del error que cometen aquellos que creen que una vez que reciben a Cristo, se le terminaron los problemas y que todo es hecho nuevo, y el problema es que todo fue hecho nuevo en el espíritu, pero el alma y el cuerpo siguen siendo los mismos; o es que después que recibió a Jesús no ha tenido los mismos malos pensamientos que antes, o no se ha enojado airadamente, o no ha pecado contra Dios.

Pero el Espíritu Santo comienza a sanarle las heridas del pasado en la medida que se alimente de la palabra de Dios, diferenciando entre los pecados del pasado y los pecados después de conocer a Cristo para una obtener una sanidad interior efectiva, y aunque la sangre de Cristo es efectiva y poderosa para limpiar los pecados que cometemos cada día, la sanidad del corazón es para sanar las heridas del pasado, ya que el presente tenemos que vivirlo sin pecado pues sin santidad nadie verá al Señor.

Dios restaura

Cuando Dios restaura a algo, sea una familia, un matrimonio, o una persona, lo que restaura siempre se mejora, crece, se multiplica, es decir, no lo arregla, no lo emparcha, sino que lo hace nuevo para que volvamos a ser útil en el cuerpo de Cristo; cuando llegamos al Señor venimos llenos de barro, pero si nos arrepentimos, somos perdonados y comenzamos una vida nueva.

Y después viene el perfeccionamiento, que no es hecho por la fuerza humana sino por gracia de Dios, ya que:

Anuncios 3

el que comenzó en ustedes la buena obra la perfeccionara hasta el día de JesucristoFilipenses 1:6

Jesús va a perfeccionar esto que inició en nosotros el día que llegamos a Él aunque eso va a llevar un tiempo, es Su tiempo, el tiempo del Señor, y es donde vamos renunciando a todas las cosas que no le agradan al Señor, es un proceso que se inicia con el nuevo nacimiento y termina cuando estamos junto al Señor en la eternidad.

Acerca Reenier Gonzalo Prado

Avatar
Amante de la palabra de Dios y nuestro Señor Jesucristo. Mi pasión es redactar mensajes cristianos para evangelizar a las naciones.

Revise

Predicas Cristianas... El hombre de Samaria

El hombre de Samaria

Predicas Cristianas.. Bajo la misión de ayudar el prójimo hay una enseñanza sobre el amor de Cristo, bien como una instrucción sobre la humanidad del ser humano y la divinidad de Dios.