Predicas Cristianas... Evalúa tu Camino

Evalúa tu Camino

Predicas Cristianas

Predicas Cristiana

Introducción

Nuestro país está sufriendo una grave crisis económica y eso lo demuestran todos los parámetros de evaluación serios, y el termómetro más real lo leemos nosotros cada vez que vamos a comprar nuestros alimentos, o pagamos nuestras deudas, después de haber percibido nuestros ingresos sin que veamos en ellos el mismo reflejo.

Lo cierto es que la crisis ya ha alcanzado a todas las clases sociales aunque a las de menores ingresos les afecte en mayor medida. Y por cierto, a esta crisis no le escapamos los cristianos ya que nos encontramos en las mismas condiciones que el resto de la nación.

Pero el hecho de que nos veamos afectados también los cristianos no quiere decir que debemos enloquecer o bajar los brazos como hacen muchos de aquellos que no conocen al Señor, ya que todo lo podemos en Cristo Jesús, además, “sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bienRomanos 8:28.

Y si estamos convencidos de esto, lo que debemos hacer los cristianos es evaluar nuestro camino a fin de tener la certeza de estar en el correcto, pues estando en éste, y siendo obediente a la Palabra, lograremos la economía sólida que el mundo no tiene.

Leamos la Palabra de Dios

Salmos 112:5-7El hombre de bien tiene misericordia, y presta; Gobierna sus asuntos con juicio, Por lo cual no resbalará jamás; En memoria eterna será el justo. No tendrá temor de malas noticias; Su corazón está firme, confiado en Jehová”.

En el pasaje que leímos vemos que dice la palabra de Dios que aquel que gobierna sus asuntos con juicio, y a consecuencia de obrar de esta manera, no resbalará jamás, sin importar lo resbaladiza, o difícil, que pueda ser la situación por la que estamos pasando, o el contexto económico del país en el que estés, pero esto será así solamente si a la hora de gobernar tus asuntos lo haces con juicio, y el actuar con juicio de los cristianos es escuchar la voz de Dios, leer su Palabra, y ser obedientes a todo lo que el Señor nos manda.

Juicio

Cuando hablamos de “juicio” estamos relacionando nuestra vida con el ser juicioso, y concretándolo mediante el alejamiento del endeudamiento de nuestra economía, y para esto debemos ser prudentes a la hora de emprender todas las cosas,

Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabarLucas 14:28-30

Como también somos juiciosos ahorrando e invirtiendo para el futuro, sabiendo que de esta manera estamos proveyendo para el futuro de nuestros hijos.

Ser justos

También cuando hablamos de “juicio” estamos hablando de ser justo, y con el primero con quien debemos ser justo es con Dios, dándole lo que corresponde, y esto es lo que parece más le cuesta a los cristianos, el reconocer que todo lo que llega a nuestras manos viene de Él.

Por otra parte, también debemos ser justos con nuestros empleadores, y para esto debemos trabajar honestamente y esforzándonos para ganarnos la paga que nos hacen, como también debemos ser justos con el prójimo, no defraudando a nadie ni quitándole algo que le pertenezca.

Cuando un cristiano actúa de esta forma, siendo juicioso y justo, dice Dios en su Palabra que no resbalarás jamás, y esto se convierte en una promesa para nuestra vida que debe llenarnos de tranquilidad para nuestro futuro, alejando el temor y la incertidumbre porque sin importar de lo que pueda suceder en el mundo, nosotros no resbalaremos jamás, y jamás significa nunca.

Todo esto lo dice la Palabra de Dios, pero para que la Palabra de fruto en nuestra vida, es necesario que caiga en buena tierra, entonces deberíamos preguntarnos qué clase de tierra somos, ya que:

el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por unoMateo 13:23

De manera que según la tierra que seas, será fruto que des, y si miras los frutos que hoy estás dando, éstos te revelaran la clase de tierra que estás siendo, y lo que puedes esperar para tu futuro.

Consideremos que como cristianos podemos ser cuatro tipos de tierra: Una clase es el que no entiende, y en no nos referimos tanto a que no comprende la Palabra sino que no entiende todo lo que ella es para su vida; esta clase de cristianos cuando son confrontado con su condición frente a la Palabra, buscan excusas y evaden la situación justificándose con argumentos para no hacer lo que el Señor les pide.