Evangelio de Hoy.. Un evangelio que avanza a través del sufrimiento

Un evangelio que avanza a través del sufrimiento

Prédicas Cristianas

Es paradójico. Porque las iglesias “tranquilas” suelen quedarse estancadas. Pero una iglesia que sufre, suele avanzar y predicar el evangelio valor y denuedo. Esto es así con todos nosotros. Y también lo fue con los cristianos celosos por el encarcelamiento de Pablo.

b. Algunos predican por envidia.

Sin embargo, aunque todos predicaban el evangelio, no todos lo hacían con buenas intenciones. Algunos lo hacían por contienda y envidia, sólo para pelear, y añadir aflicción a las cadenas de Pablo. Pablo no es explícito sobre las motivaciones de estas personas. Lo cierto es que haciendo esto, buscan causar conflictos, y afligir a Pablo.

c. Otros por amor.

No obstante, sí había otros que lo hacían con amor, y buena disposición. Sus motivaciones eran genuinas. Predicaban para demostrar que Pablo era inocente. Estos veían a Pablo como un servidor fiel. Querían su bien.

Pero, ante todo, lo hacían para exponer el evangelio, llamando a todos a que se sometieran al Señorío de Jesucristo.

III. Gozosos por el sufrimiento (verss. 18-19).

a. El evangelio era predicado de igual manera.

Sin embargo, Pablo se muestra muy gozoso, a pesar de que algunos no tenían buenas motivaciones. Para Pablo lo más importante no era su propia liberación, sino que Cristo fuera glorificado.

Esto estaba sucediendo aun mediante la predicación de aquellos que lo hacían con malas motivaciones. Jesucristo estaba siendo expuesto al mundo. Y eso era lo más importante.

Esta es una gran lección para nuestras vidas. No se trata de cuánto suframos, ni de cuánto tengamos que llorar. Lo importante es cómo nuestro sufrimiento puede darle gloria a Cristo, y ayudar al conocimiento de su nombre.

b. Muchos eran salvados.

¿Saben por qué? Porque el nombre de Cristo era glorificado, que es lo más importante. Pero también es porque a través de su sufrimiento muchos estaban llegando a la salvación y creciendo en el Señor.

En ese sentido, Pablo estaba actuando igual que su Señor. Cristo dio su vida para glorificar al Señor Dios, y para salvarnos de nuestros pecados. Al sufrir de esta manera, Pablo estaba sufriendo igual que Cristo. Así que esto era digno de gozo y de alabanza a Dios.

c. Posiblemente podría ser librado.

Por último, Pablo también estaba muy animado. Él tenía esperanza de que habría de ser librado de la cárcel, en respuesta a las oraciones de sus hermanos (vers. 19). Sin embargo, la historia no muestra que Pablo no volvió a ser liberado. Salió de la presión sólo para ser decapitado por el imperio de roma.

Sin embargo, a pesar de este sufrimiento, lo que es resaltante es su confianza en Dios. Pablo siempre se mantuvo confiado en el Señor. Así debemos hacer nosotros.

Conclusión

Por tanto, en evangelio de hoy, aprendemos que nuestros sufrimientos tienen un propósito. Al igual que con Cristo, Dios hace que suframos para que su nombre sea glorificado. Y también, que el evangelio llegué a lugares, que ni siquiera podemos concebir.

Los sufrimientos que vivimos cobran sentido, cuando los vemos de esta manera. Cuando Dios dice que todas las cosas nos ayudan para bien, son literalmente todas las cosas (Romanos 8:28).

Porque Dios usa todas, absolutamente todas las cosas, para cumplir sus propósitos. ¿Y sabes algo, hermano? La salvación de tu alma y la de muchos otros están dentro del propósito de Dios.

Sea la salvación de un amigo, un hijo, una madre, un conyugue, un enfermero, o un juez. ¡Dios tiene un propósito con tus sufrimientos!

Aplicaciones

a. Gózate en tus tribulaciones.

Esta es la aplicación más clara de este pasaje. Lo que Dios quiere enseñarnos aquí es que debemos en todas las tribulaciones que vivamos. No es con quejas, ni amarguras. Pues, eso demuestra que no estamos entendiendo esta verdad tan preciosa. Cuando sufras, bendice a Dios y gózate, aun cuando no sepas cómo Dios vaya a usar ese sufrimiento.

b. Pide a Dios que te muestra el propósito de tus sufrimientos.

En segundo lugar, pide a Dios que te muestre el propósito de tu sufrimiento. Puede que Dios esté queriendo mejorar alguna parte de tu carácter, o limpiar un pecado. Si estás padeciendo alguna necesidad, quizá Dios te use para que otros puedan servirte. O través de su sufrimiento, Dios puede usar ese bien para la salvación de tus perpetradores, o de los que están sufriendo contigo.

En cualquier caso, busca la voluntad de Dios en estas cosas. 

a. Vive rectamente.

Sin embargo, lo anteriormente dicho no funcionará por sí sólo. Tienes que vivir rectamente. El sufrimiento no tendrá su efecto completo en ti, si no eres paciente. No serás de buen testimonio para otros, si actúas pecaminosamente. Recuerda, Pablo pudo decir que era inocente. Con su vida demostró ser un hombre íntegro, y por eso fue usado. Sé íntegro mientras sufres.

b. Predica el evangelio con amor.

Por último, predica el evangelio a otros con amor. Está bien que tomes valor de tus sufrimientos para predicar el evangelio. Pero evita usar la predicación como un medio de venganza, para hacer daño a otros. Defiende la justicia. Sé respetuoso. Predica con amor.

© Julio Torres. Todos los derechos reservados.

Evangelio de Hoy… Predicas Cristianas