El pecado de mis padres

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas.. Lectura Biblica: Lamentaciones 5:7

TEMA: EL PECADO DE MIS PADRES Y MI MUERTE

Introducción

En 2 de Reyes 21 se narra la historia del rey Manasés. Tenía 12 años cuando comenzó a reinar en Jerusalén. Manasés hizo lo malo ante los ojos de Dios al imitar las costumbres de las naciones paganas que vivían en esa región.

«Reconstruyó los santuarios paganos que su padre Ezequías había destruido. Construyó altares para Baal y levantó un poste dedicado a la diosa Asera, tal como lo había hecho el rey Acab de Israel. También se inclinó ante todos los poderes de los cielos y les rindió culto» (2 Rey. 21:3)

Ahora leamos los versos 7-9

Manasés hizo cosas que provocaron que Dios se enojara con él y con el pueblo, por esta razón, Dios envió profetas para que hablaran al pueblo, pero ellos no quisieron escuchar la voz de Dios. Dios prometía que Nunca iban a ser expulsados de la tierra que Dios les había dado para que vivieran.

Manasés llegó a ser más perverso que las naciones de esos tiempos (2 Reyes 21:11)

Dios envió profetas (Jeremías 19:3, 16:12) para que el pueblo se volviera a Dios pero no quisieron escucharlo. Hoy en día, tenemos el ejemplo de nuestros antepasados pero nosotros somos más tercos que ellos, pues a pesar de todo rehusamos escuchar la voz de Dios.

Ahora, según Lamentaciones 5:7, los que pecaron fueron nuestros antepasados pero nosotros somos los que estamos sufriendo las consecuencias. ¿Qué significa eso? ¿Por qué?

Cuando la primera familia humana fue creada en esta tierra, Dios había plantado un hermoso jardín en el cuál vivirían. Tenían todo lo que se puede imaginar, no les hacía falta nada.

En medio del huerto que Dios les había regalado, había un árbol destinado por Dios para probar la fe de la joven pareja. Dios ordenó a nuestros primeros padres que no comieran de él ni lo tocarán, porque si lo hacían morirían.

Un día, Eva se descuidó y comenzó a caminar a solas por el huerto hasta que llegó al lugar donde estaba el árbol de la ciencia del conocimiento del bien y del mal, «Vio que el árbol era agradable y razonaba consigo misma acerca de por qué Dios habría prohibido tan decididamente que comieran de su fruto o lo tocaran.» (Historia de la Redención p. 33).

Ese fue el momento en que el pecado entró en el mundo. Veamos lo que dice Romanos 6:23Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.” (Nueva Traducción Viviente).

La consecuencia del pecado es la muerte.

El mismo Dios en Génesis 2:17 lo afirmó y lo comprobamos solo unos pocos versículos más adelante, en Génesis 4:8Cierto día Caín dijo a su hermano: «Salgamos al campo».* Mientras estaban en el campo, Caín atacó a su hermano Abel y lo mató.” (Nueva Traducción Viviente).

Adán y Eva NO fueron las personas inmediatas en morir; pero sí pudieron ver las consecuencias del pecado que ellos mismos habían cometido. ¿Cómo se sentirían si uno de sus hijos muriera? ¿Y si el asesino fuera otro hijo de ustedes?

Ahora vamos a otro punto:

  • ¿De quién fue culpa la muerte de Abel? ¿Fue de Eva? ¿De Adán? ¿De él mismo? ¿Fue de Caín? ¿De la serpiente?

¿Buena pregunta verdad? Vemos que nos dice la Escritura:

Génesis 4:5Pero no aceptó a Caín ni a su ofrenda. Esto hizo que Caín se enojara mucho, y se veía decaído. 6 «¿Por qué estás tan enojado? —preguntó el SEÑOR a Caín—. ¿Por qué te ves tan decaído? 7 Serás aceptado si haces lo correcto, pero si te niegas a hacer lo correcto, entonces, ¡ten cuidado! El pecado está a la puerta, al acecho y ansioso por controlarte; pero tú debes dominarlo y ser su amo». 8 Cierto día Caín dijo a su hermano: «Salgamos al campo».* Mientras estaban en el campo, Caín atacó a su hermano Abel y lo mató.” (Nueva Traducción Viviente)

Aquí no se menciona para nada que Adán o Eva tuvieran culpa de la muerte de Adán, más bien, la culpa recayó sobre Abel al NO Obedecer Una Orden Directa de Dios. Esto lo entendemos al leer el verso 7, donde Dios le recuerda que si hace el bien siempre será aceptado y si hacemos lo malo seremos rechazados.