Evangelio de Hoy.. Predicas Cristianas

La preeminencia del amor

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: 1 Corintios 13

INTRODUCCIÓN

Hay muchos textos en la Biblia que hablan del amor, pero 1 Corintios 13 es como el “sumacunlaude” de todos. Es lo máximo que se haya escrito sobre este tema. A este capítulo lo han llamado “El Himno del Amor” con lo que se hace honor a su contenido.   Dos grandes pensadores cristianos lo han definido así: G. Campbell Morgan dijo que examinar este capítulo es como diseccionar una flor para entenderla. Si las rasgas mucho, pierdes la belleza.

Alan Redpath dijo que uno ¡podría conseguir un bronceado espiritual del calor de este capítulo! Estamos, pues, en presencia de algo majestuoso en las Escrituras, insertado en medio de dos capítulos donde el tema predominante es acerca de los dones espirituales. Lo primero que llama la atención es que sea Pablo, y no Juan a quien se le conoce como el apóstol del amor, que lo escriba.

Los corintios habían sido dotados de muchos dones espirituales, más que cualquier otra iglesia a la que Pablo haga referencia. Pero ellos habían hecho de los dones espirituales su propia exaltación, trayendo como resultado que tenían problemas de división, y por darles más importancia a unos que a otros habían caído en errores de interpretación y de confusión.

Anuncios 1

De esta manera, la presencia de este capítulo 13 es dado, no solo para corregir la desviación de la iglesia en cuanto a temas doctrinales y prácticos, sino para fijar en la mente de los creyentes que, cualquier cosa que sea hecha en la vida personal y en la iglesia no tendrá ningún valor si no se hace bajo el ungüento del amor.

Por cierto, que la palabra para “amor” en este pasaje es “ágape”, la palabra que define el amor de Dios, las otras son “eros”, el amor sensual y “fileo” el amor fraternal. Así, pues, el amor auténtico, el que permanecerá para siempre, es el amor “ápate”; el bendito y único amor del cielo. Pablo ha dicho que nos mostraría un camino más excelente, ese camino tiene que ver con este amor. Consideremos la superioridad de este amor.

I. ES SUPERIOR A MI EXPERIENCIA EMOCIONAL

a. Hablar en un idioma sin conocerlo (vers. 1)

En el capítulo 12 y en el 14 de esta carta, Pablo sigue hablando de los dones espirituales. Y si bien es cierto que el don de lengua del que hace referencia lo ubica como el menos importante, cuando habla de la supremacía del amor por encima de esta experiencia emocional, concentrada en el recinto de las emociones, no deja de tener una gran importancia.

El elemento que añada al don de hablar en “lenguas humanas” es la “lenguas angelicales”, lo que tuvo que ser una experiencia simplemente inenarrable. La “glosolalia” es la ciencia que determina el hablar en nuevos idiomas de lo cual Pablo fue un gran dotado. Y al incluir el asunto de las “lenguas angélicas” tuvo que ser la experiencia más sublime a la que el ser humano haya tenido acceso.

Anuncios 2

El hablar el idioma de los ángeles es un privilegio dado a unos pocos y al parecer Pablo fue uno de ellos. Cuando él fue llevado hasta el tercer cielo nos dijo que estando allí oyó cosas tan increíbles que no pueden expresarse con palabras, tanto que a ningún humano se le permite contar (2 Corintios 12:4 NTV). Esto tiene que ser lo máximo como una experiencia emocional. Será por esto por lo que hay muchos que desean tanto hablar en ese idioma. Pero ¿dónde está la falla?

b. Hablarlo sin amor (vers. 1b)

Al parecer los corintios estaban enamorados de los dones espirituales. Pero la novedad de hablar en otros idiomas los estaba llevando al pecado de la presunción y la arrogancia. Cuando Pablo introduce esta cláusula condicional nos estaba revelando que es aquí donde todo, o es glorioso y sublime, o donde todo no significa nada.

Porque al final la elocuencia más grandiosa, aun la que produce la experiencia celestial sobre la humana sin amor, no significa absolutamente nada. En todo este texto el condicional “sin amor” pone a prueba mi actitud frente al uso que le doy a los dones espirituales.

Me confronta sobre las verdaderas motivaciones al usar estas gracias divinas. En el uso de mis dones espirituales como parte del servicio que presto al Señor a través de su iglesia demanda que lo haga en amor. Es una gran contradicción que los mismos regalos que Dios me dio para traer gloria a su nombre, los use con la carencia del amor.

Fue Pedro quien dijo que cualquier sea el don, Dios debe ser glorificado a través de Jesucristo (1 Pedro 4:11). Y esto fue lo que Pablo también añadió: Todas vuestras cosas sean hechas con amor” (1 Corintios 16:14).

Anuncios 3

c. Hacer ruido y nada más (vers. 1c)

Este primer versículo es muy revelador por la manera cómo Pablo plantea los hechos y compara el uso de estos espectaculares dones sin amor con algo vacío, hueco y sin ningún valor. La figura del metal que resuena y el címbalo que retiñe es una referencia directa a aquellos instrumentos que se empleaban en los templos paganos.