Evangelio de Hoy.. Predicas Cristianas

Di al miedo: detente

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico: Lucas 22:39-44

Introducción

Si estuviese frente a Ud, le daría un saludo de  bienvenida y le desearía un buen día.   Si, un   “buen día”,  no tenga temor de pronunciar esta frase.  Seamos portadores de buenas noticias.  En el  primer día de quietud de esta aislamiento preventivo a nivel mundial,  me propuse ser muy sensible a los que les rodea. 

Escuche el canto de las aves, desde el amanecer hasta las 10 u 11 de la mañana.  Escuche como un padre jugaba con su bebe,  como una familia compartían todos con risas y carcajadas y también escuche mis vecinos que oraban y clamaban a Dios por sanidad para esta tierra.

Tuve que salir de casa como lo permite la ley,  de a uno, porque un pollo que compre la semana pasada me salió dañado. Decidí caminar y me encontré con la soledad de las calles y el silencio del viento  y aun en medio de eso, tuve la confianza de que Dios está con migo, y una vez más me convenzo de que Él tiene el control.

Y es por esto que me convenzo una vez más de que como iglesia no vamos a parar,  no vamos a dejar de predicar el evangelio.  Vamos a ser persistentes para que cada persona que nos escucha y que alcancemos por los medios, tenga una voz de aliento y una voz de esperanza.

Jesús se encontraba celebrando la pascual

En este día quiero compartirles  un texto de la palabra que se encuentra en el libro de Lucas Capítulo 22.  A través de este capítulo vemos como desde que Jesús se encontraba celebrando la pascual,  ya le buscaban para matarle, lo dice el verso uno.   

Sin embargo, conociéndolo previamente, celebra la pascua,  su última cena; les enseña que lo más importante  es el servicio y es ahí cuando terminada la reunión,  dice el vers. 39. 39 Y saliendo, se fue, como solía, al monte de los Olivos; y sus discípulos también le siguieron. 40 Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación. 41 Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, 42 diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. 43 Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle. 44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.”

Nos deja ver el texto la íntima comunión de Jesús con el Padre, dice que fue al monte “como solía hacerlo”.  Algunos a la semana pasada a duras penas oraban o rezaban una plegaria, pero sé que de una semana para acá  su fe ha crecido y se sienten quizás más seguros y más cerca de Dios cuando lo hacen.

Jesús se encuentra en este escenario en medio de una crisis,  ¿Cómo  Jesús en Crisis?  No   Jesús en medio de la crisis.  Y quiero hablarte hoy de cómo enfrentar esa crisis con el mejor ejemplo,  el ejemplo de Jesús. En primer lugar:

1. LA CRISIS SE VE VENIR

Jesús tenia total conocimiento previo de lo  por vivir,  del sufrimiento  de su cuerpo, del maltrato del dolor, del desgaste físico que lo llevaría a la muerte.

Desde la primera semana de enero y en adelante, todo el mundo vio lo que venía, muchos entendidos en los tiempos se aislaron de inmediato. Vó, un pequeño pueblo italiano, tan pronto tuvo el primer contagio comenzó su cuarentena, identifico seis contagios por contacto y en adelante no hay ningún infectado.  

A diferencia de nosotros, reaccionamos algo tarde.  Pero  toco este tema de crisis, porque ahora además de esta pandemia,  vamos a enfrentar otro tipo de crisis más internas que sí nos  van a  rodear en la inmediatez.  El estar en este aislamiento preventivo hizo que muchos no pudieran tomar medidas, unos por descuido, pero otros por falta de recursos. 

En estos 19 días para Colombia,  nos enfrentaremos a crisis  de escasez de alimentos, de intolerancia, desesperación, ansiedad, irritabilidad, peleas, depresión y muchos más al interior de nuestros hogares.  Y de puertas para afuera conoceremos  de noticias de robos, vandalismo, hasta muertes en la desesperación de llevar quizás un plato de comida a un hogar.   

Y mi tarea hoy es advertirte que vienen otras crisis. Pero tal como Jesús lo hizo,  de ti depende que la crisis te rodee o que te afecte.

Y  cuál es el modelo de Jesús,  cómo reaccionó?  «40 Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación. 41 Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró.»

Iglesia, entra en oración,  no te descuides, busca a Dios,  habla con Él, no caigas en el error de que mañana oro, hazlo hoy.  La oración tiene el poder de conectarte con el Padre, y cuando oras, el Espíritu Santo te da el amor, la paz, el gozo, la mansedumbre, la bondad, la benignidad  y uno de los más importantes, el  dominio propio, que es lo necesita el ser humano para no hacer daño a los demás.     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *