No nos cansemos de hacer bien.. Predicas Cristianas

No nos cansemos de hacer bien

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas

Prédicas Cristianas Texto Biblico: Gálatas 6:6-10

 INTRODUCCIÓN:

En esta vida es natural y hasta explicable el cansancio. Usted se va a la cama porque está cansado, esto tiene que ver con el cansancio físico. Pero también nos cansamos emocional y hasta espiritualmente. A veces nos cansamos de tolerar a una persona. ¿No es cierto que el mal carácter de algunos nos cansa? ¿Se ha cansado estar dando siempre y no recibir?

Seguramente que sí. Sin embargo, la Biblia nos dice que hay algo de lo que no debemos cansarnos; eso es, de hacer el bien. La Biblia nos exhorta a no abandonar esta tarea porque nos sentimos cansados. Así que hacer el bien es un mandato de parte de Dios. Es una tarea para cada creyente.

Es cierto que la maldad de muchos pareciera cerrar nuestros deseos de obrar bien y de labrar la dicha ajena, pero el mandato del presente texto es que no nos cansemos de hacer el bien.  El llamado es para que cuidemos nuestro corazón de modo que no se cierre o se enfríe por la maldad de los otros.

La presente pandemia está poniendo a prueba el verdadero corazón del cristiano. Pudiera revelar una actitud egoísta de “sálvense quien pueda” para proteger lo mío, o será esta la gran oportunidad para sacar lo mejor de nosotros y pensar que otros estarán en peores condiciones que la mía. Dios nos de las fuerzas para no cansarnos de hacer el bien. Ahora bien, cómo podemos hacer realidad el mandamiento de hacer bien a todos. De qué manera no nos cansaremos de hacer el bien.

I. SOBRELLEVANDO LOS UNOS LAS CARGAS DE LOS OTROS

a. El contexto de este imperativo bíblico (vers. 2)

No es extraño que Pablo ponga este versículo inmediatamente después de haber tratado el asunto de la restauración de algún hermano que ha caído en una falta. La manera cómo él hace de “terapeuta cristiano” en el asunto de tratar la culpa de quien ha cometido una falta, nos da una visión no solo de compasión por quien esto padece, sino que nos lleva a considerarnos a nosotros mismos por cuanto podemos pasar por la misma experiencia.

Así que es en ese contexto que Pablo nos habla de la importancia de llevar las cargas los unos a los otros. El imperativo de hacer el bien nos pone en una posición de humildad, pero también nos evalúa si somos los suficientemente espirituales para tratar una situación de este tipo.

La idea del texto es que nos demos apoyo mutuo. He aquí un verdadero desafío para considerar cuánto nos necesitamos los unos a los otros. Por supuesto que no tenemos que esperar que alguien caiga en algún pecado para ayudarlo. Cualquier hermano que ande apartado o desanimado frente a lo que le está pasando diariamente, es una buena razón para que llevemos las cargas los unos a los otros.

b. La razón de este imperativo bíblico (vers. 2b)

La razón que Pablo nos da inmediatamente es que al hacer esto estamos cumpliendo “la ley de Cristo”. Como Pablo es un abanderado en explicar lo que fue y lo que hizo la ley de Moisés, ahora nos revela que hay una nueva ley que se suscribe especialmente cuando se trata de este asunto de hacer bien a los demás.

¿Por qué Pablo nos dijo que el fin de la ley es Cristo? ¿En qué se diferencia la ley de Cristo con la de Moisés? Uno de los textos que vino a mi mente mientras estudiaba en esto fue cuando Jesús dijo: “Venid a mi todos los que estéis trabajados y cargados que yo os haré descansar” (Mateo 11:28-29), y al seguir leyendo, Cristo nos sorprende cuando dice que “mi yugo es fácil y ligera mi carga” (vers. 30).

El yugo de los fariseos quienes habían hecho una mala interpretación de la ley era pesado. Pero además el yugo de la ley misma, porque ella demandaba que quien fallara en una tilde, ya era condenado por ella misma. Así que la ley de Cristo es una bendición porque es escrita en el corazón bajo el espíritu de la gracia. La ley de Cristo es la de la libertad. Ahora somos libres para sobrellevar las cargas los unos de los otros.

II. SEMBRANDO EN EL TERRENO QUE DARÁ MEJORES FRUTOS

a. Dios no puede ser burlado (vers. 7)

Pablo introduce un pensamiento que al momento pudiera ser visto como fuera del contexto del tema que está tratando, pero no es así. “No os engañéis” es una advertencia para aquellos que pretenden vivir un estilo de vida sin compromisos, sin entrega y sin preocupación por hacer el bien.

El que no hace el bien terminará haciendo el mal. Así que el presente texto es una respuesta a aquellos que en lugar de hacer lo arriba mencionado, obran egoístamente y buscan solo sus propios beneficios. ¿Quién es aquel que pretende burlarse de Dios? Por un lado, están aquellos que piensan que tienen una vida piadosa pero su corazón dice otra cosa.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.