La vision te mueve.. Predicas Cristianas

La visión te mueve

Prédicas Cristianas

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico:  Génesis 29:4-6Y les dijo Jacob: Hermanos míos, ¿de dónde sois? Y ellos respondieron de Harán somos. El les dijo: ¿conocéis a Labán hijo de Nacor? Y ellos le dijeron: si, le conocemos. Y el les dijo. ¿está bien? y ellos le dijeron; bien, y he aquí su hija viene con las ovejas”.

Introducción

Dios había prometido a Jacob en Bet-el estar con él, guardarlo y bendecirlo por dondequiera que fuere (Génesis 28:13-15). Y  que no lo dejaría hasta cumplir su propósito en él, que era entregarle la tierra prometida a él y toda su descendencia.

Dios guió a Jacob

Dios guió a Jacob directamente al campo de su tío Labán, hermano de Rebeca su madre. Allí encontró Jacob la visión por la cual iba a luchar sin descanso y con gozo. Halló en ella su amor, su futuro, su deleite, su felicidad, su paz y su gozo.

Raquel pastoreaba el rebaño de su padre y era la menor de las hijas de Labán. Jacob se enamoró de ella y quedó prendado desde el mismo momento que la vio. Génesis 29:11Y Jacob besó a Raquel, y alzó su voz y lloró”.

El hombre o la mujer enamorada

El hombre o la mujer enamorada hace lo que le pidan por el amor de su vida. No mide el tiempo, si es posible buscaría de estar en todo momento con la persona amada, buscando conocerle y agradarle. No mide esfuerzo, no importa el trabajo que tenga que hacer para conquistarla.

Jacob tuvo que trabajar nada menos que 14 años para pagar por ella sirviendo a su suegro Labán. El hombre o la mujer enamorada hace cualquier hazaña para conseguir su amor. No sufre cansancio ni desánimo, siempre tiene fuerzas de sobra para conseguir lo quiere.

Es más, no mira los gastos que le pueda ocasionar la conquista. Los regalos, los viajes por hacer para encontrarse con su enamorado, no importando las distancias y los kilómetros a recorrer, están siempre dispuestos a todo por su amor.

Jesucristo el único y principal amor

Cuando encontramos al único y principal amor, nuestro Señor Jesucristo, así mismo nos entregamos a Él. Le entregamos nuestras vidas, nuestro amor, nuestras fuerzas, nuestro tiempo, nuestras finanzas y todo lo que le damos nos parece poco.

Siempre deseamos darle y servirle más y más, Ese es el primer y verdadero amor. Apocalipsis 2:4Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor”. Este es el amor que nunca debemos de perder, y la visión eterna que nunca debemos olvidar.

Hoy vamos a hablar de cómo Dios te mueve hacia la visión para que cumplas el propósito que Él tiene para tu vida.

La Visión de Dios te lleva al lugar correcto

Vemos como la visión de Dios llevó a Jacob al lugar correcto. A la tierra donde le esperaba la bendición y donde luego comenzaría a ser grandemente prosperado conforme a la promesa que Dios le había dado para su vida.

Génesis 28:13-14Yo soy Jehová, el Dios de tu padre Abraham, y el Dios de Isaac; la tierra donde estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra, serán benditas en ti y en tu simiente”.

No es por casualidad

El encuentro de Jacob con los pastores en el campo no fue casual, sino que fue la providencia divina de Dios para cumplir la visión. Debemos reconocer la mano de Dios sobre las pequeñas circunstancias que nos conducen a cumplir la visión de Dios, para que se lleve a cabo cómodamente y con éxito el propósito de Dios en nuestras vidas.

Si nos encontramos oportunamente con quiénes Dios nos envía para bendecidnos y nos sirven de guía en la visión que Dios nos ha dado, no podemos nunca decir que el encuentro fue por casualidad sino que el encuentro es una causalidad, con un propósito divino ya que Dios no hace nada por casualidad.

Debemos abrir nuestros oídos para escuchar la guía de Dios, y abrir nuestros ojos a la visión que tenemos por delante si queremos verdaderamente que la visión de Dios se cumpla en nosotros.

La Visión te mueve

Te mueve al servicio, al sacrificio, al trabajo, al desvelo (2 Corintios 6:3-10). Jacob tuvo que trabajar sin descanso siete años sirviendo a su suegro Labán, para desposar a Raquel su amada.

Cuando el tiempo se cumplió, su suegro le engaño entregándole como esposa a su hija mayor, Lea. Al reclamo de Jacob por su amada, su suegro le exigió otros siete años más de trabajo a su servicio. Así cumplió Jacob con su suegro sirviéndole catorce años con respeto, responsabilidad y fidelidad por la vida Raquel.

Déjate guiar y recibe las bendiciones

Cuando Dios te entrega una visión y la recibiste en tu corazón con gozo, ella misma te mueve al propósito divino de Dios. Déjate llevar y recibe las bendiciones que Dios tiene guardada para ti. Hay muchos que no se dejan mover por la visión.

Dios les muestra, les guía, les enseña y usa todas las situaciones para llevarlos a cumplir su propósito. Pero ni aún así son movidos por la visión. Por esta razón Dios tiene que moverlos a través de muchas pruebas para cumplir su propósito en ellos. Recuerda si tu no te dejas mover y obedeces la visión, Dios mismo se encargará a través de las pruebas a moverte a cumplir la misma (Isaías 44:28).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *