Predicas Cristianas.. Dios, la iglesia y la disciplina

Pecado.. Una iglesia pura

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas

Predica de Hoy Texto Biblico:Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas.” (Tito 1:15)

Predica de Hoy – Introducción

Todo lo que Dios creó es perfecto. Pero ¿por qué existe tanta maldad en el mundo? Esta es una pregunta que muchos se hacen y no encuentran respuesta. Pero una respuestas simple a esta interrogante es que donde está Dios no hay pecado y donde no está Dios ahí existe el pecado.

Pero como Dios está en todas partes entonces ¿por qué sigue existiendo el pecado? Dios nos creó con una capacidad especial, mayor a la de los otros seres creados. Esta capacidad especial es la de el libre albedrío. 

Dios puso al hombre en medio del huerto y le dijo que había cierto fruto que no podía comer, del resto de los árboles podía tomar de su fruto. El hombre desobedeció a Dios y tomó del fruto prohibido. Dios nos dio esa capacidad de decidir para que eligiéramos hacer lo correcto o no. Esta capacidad no la tienen los demás seres creados y que estaban en el huerto.

Desde entonces existe el pecado y conocemos que es lo bueno y qué es lo malo. Pero para Dios todo existe desde la perspectiva de Él, visto desde la perfección. Sin embargo para los seres humanos, hundidos en pecado, las cosas tienen un tinte de maldad, de pecado. Pero Dios quiere que nuestra mente sea renovada y que veamos las cosas a través de su prisma, que veamos las cosas con pureza.

1. Predica de Hoy – La pureza de los puros

El Señor manda a todos los cristianos que seamos ejemplo en pureza, así lo leemos en 1 Timoteo 4:12. Sabemos que nuestro Dios es perfecto y santo, quiere que sus hijos sean santos así como Él lo es. Por lo tanto una de las cosas que debemos buscar para ser santos es la pureza.

Ser puros significa no tener contaminación de aquello que nos perjudica, en este caso de pecado. Pero para ser puros es necesario que seamos limpios primero del pecado y no contaminarnos más con él. Esto solo lo puede hacer el Señor Jesucristo cuando venimos a Él arrepentidos de nuestros pecados y le reconocemos como único y suficiente Salvador. Entonces su sangre nos limpia de todo pecado y somos aceptos delante de Dios.

Desde ese momento Dios nos pide que vivamos de una manera sana, sin contaminarnos sin pecado y si pecamos, abogado tenemos para con el Padre. Ahora tenemos a Jesús que intercede por nosotros cuando nos equivocamos. Si pecamos voluntariamente, sabiendo que lo que estamos haciendo esta mal delante de Dios, no hay sacrificio por ese pecado dice su palabra.

En toda nuestra manera de vivir debemos andar en pureza. En todas las cosas debemos ver la pureza de Dios, teniendo su mente. Para la humanidad esto no es posible, pues su mente está viciada con el pecado, pero con la mente de Dios lo que pensamos es solamente el bien.

a) Todas las cosas

Dios no quiere que seamos puros en algunas cosas y en otras no. El Señor busca personas que le entreguen todo su ser, espíritu, alma y cuerpo. El Señor busca que todo nuestro ser esté entregado a su voluntad y que hagamos lo que Él nos manda. 

Todo lo que Dios nos ordena es puro, es justo, es bueno. No nos manda Dios a hacer algo que nos hará daño, pues Él es nuestro Padre y nos cuida. Poco a poco vamos teniendo esa mente de Dios, conforme vamos conociendo y aprendiendo de su palabra.

Cuando pasamos tiempo en oración y somos siervos de su obra en la tierra. Entonces la vida de Dios se hace manifiesta en nosotros y ya no vivimos para nosotros mismos, sino que vivimos para Dios.

Así como decía el apóstol pablo, ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mi. Y si vivimos es para Él y si morimos para Él también morimos. No importa, todo lo que hacemos lo hacemos como para el Señor. Entonces es que seremos puros en todas las cosas y la maldad no se hallará más en nosotros.

Cuando esto pasa, cuando la vida de Dios está en nosotros y tenemos su mente, entonces no haremos las cosas por maldad, con intenciones erróneas, sino que en todo habrá pureza, habrá verdad, gracias a la santidad de Dios en nosotros. 

b) Por el poder de Dios

Por nuestros méritos no podemos alcanzar ese nivel de santidad, pero por la gracia de Dios es que podemos ser santos como Él nos lo pide. Entonces todas las cosas son vistas desde la perspectiva de Dios, haciendo las cosas de forma correcta, no importa que estemos haciendo no hay maldad en nuestro pensamiento. 

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.